Nacional > Pandemia

Gobierno define si mantiene fronteras cerradas y va al Parlamento por tema vacunas

El presidente Luis Lacalle Pou convocó al gabinete para evaluar la efectividad de las medidas que rigen hasta el 10 de enero

Tiempo de lectura: -'

05 de enero de 2021 a las 05:02

Con martes y miércoles como mojones, el gobierno inició una semana definida como “clave” por las autoridades en la gestión de la pandemia, ya que el presidente Luis Lacalle Pou resolverá junto a los ministros si mantiene las fronteras cerradas y aspira a anunciar acuerdos para empezar a vacunar contra el coronavirus. Todo ello en un contexto de presión por el aumento de casos y “preocupación” entre los jerarcas por la alta movilidad en la franja costera durante el fin de semana largo.

Tras comenzar el año en La Paloma, el presidente llegó al mediodía del lunes a la Torre Ejecutiva para trabajar en dos frentes: el cierre de la negociación con el laboratorio Pfizer/BioNtech para adquirir las primeras dosis de vacunas contra el covid-19, y evaluar las medidas que que pretendían reducir la movilidad para contener los contagios.

El mandatario convocó para el miércoles a sus ministros con el objetivo de evaluar en conjunto las disposiciones tomadas en diciembre. Uno de los puntos que discutirá el gabinete es la necesidad de calibrar la perilla de las fronteras, poniendo por encima la situación sanitaria pero sopesando las pérdidas económicas que generan para el turismo y el empleo prohibirle el ingreso a los ciudadanos extranjeros.

A mediados de diciembre, cuando se decretó el cierre de fronteras –con contadas excepciones– y se reglamentaron límites al derecho de reunión, el gobierno fijó el 10 de enero como un mojón cercano para evaluar las medidas y ajustar las perillas, para un lado o para el otro.

Las imágenes que llegaron desde la costa en el fin de semana largo de Año Nuevo, sin embargo, generaron “preocupación” respecto al manejo sanitario y dirigentes del oficialismo consultados por El Observador coincidieron en que la persistencia de la alta movilidad dificultaría una apertura.

El razonamiento previo era que un acatamiento masivo del distanciamiento y las demás medidas haría posible pensar en abrir un poco más la frontera, con la posibilidad de establecer un cupo máximo de ingresos. 

De todos modos, en el gobierno dicen que monitorearán la evolución “día a día” y confían en que la situación se descomprima una vez que se deje atrás la primera semana de enero, pico de la temporada, y eso permita estudiar flexibilizaciones.

A pedido de los comerciantes de la zona, el gobierno trasladó estos primeros días de enero la aduana del Chuy hacia La Coronilla, y llevó hasta ese balneario ubicado a 27 kilómetros de la frontera con Brasil la barrera sanitaria del Ministerio de Ganadería. 

La gestión fue realizada por el intendente de Rocha, el nacionalista Alejo Umpiérrez, y criticada por los trabajadores aduaneros, que denunciaron las condiciones en que se encuentra ese punto debido a que hace años no se utiliza. “Fue una decisión política para beneficiar a los empresarios de ahí”, dijo a El Observador el presidente del sindicato de aduaneros, Roberto Valdivieso.

En tanto, el director nacional de Pasos de Frontera del Ministerio de Defensa, Milton Machado, afirmó que buscaron que la población circule con “más libertad” pero aclaró que no significa haber quitado los controles de ingreso entre un país y otro. “Siguen operativos, hay funcionarios nuestros, de migraciones y del Ministerio de Transporte en la balanza para pesar camiones. No ingresan brasileños de forma ilegal”, subrayó. 

El presidente y los ministros también evaluarán el miércoles si mantienen la medianoche como hora de cierre de restaurantes, bares y pubs, o si acceden al pedido de los intendentes de los departamentos costeros de extender el horario hasta al menos la una de la mañana. 

Además, resolverán si continúa la suspensión de los espectáculos públicos; el exhorto a adelantar las licencias de los funcionarios públicos; la exigencia del teletrabajo en todo el Estado; la limitación al 50% el transporte interdepartamental con un subsidio para las empresas que sufran pérdidas, y la extensión del horario de shoppings y centros comerciales.

Las negociaciones con Pfizer/BioNtech por la vacuna contra el covid-19 vienen siendo encabezadas por el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, quien también tiene a su cargo las otras gestiones que realiza el Poder Ejecutivo para acceder a las inmunizaciones. El gobierno tiene sobre la mesa adquirir dosis a otros tres laboratorios, según supo El Observador.

Delgado será quien acompañe este martes al mediodía al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, en la comparecencia ante la comisión de Salud del Senado, citado por los senadores del Frente Amplio. Los legisladores esperan que dé explicaciones sobre la compra de las vacunas, aunque se prevé que los jerarcas también brinden información genérica acerca del proceso.

Debido a la confidencialidad de las negociaciones, una posibilidad que manejan entre el Ejecutivo y legisladores de la coalición es solicitar –en algún momento– la suspensión de la toma de versión taquigráfica, para de esta forma informar sin que quede registro, según dijeron fuentes políticas a El Observador.

Lacalle Pou, Delgado y Salinas se reunieron en la tarde de este lunes por más de dos horas en el piso 11 de la Torre Ejecutiva para coordinar la presentación ante los senadores. 

La intención del gobierno era cerrar con Pfizer/BioNtech a inicios de esta semana, pero eso no se logrará -al menos- hasta el miércoles, porque el acuerdo requiere la firma de un contrato de confidencialidad con el departamento legal de la farmacéutica, ubicado en Nueva York, y que está cerrado hasta el 6 de enero.

Para el gobierno las dosis que lleguen a Uruguay deben tener tres aspectos fundamentales: que estén disponibles para la población, que sean eficaces y que sea viable montar la logística que requieren, debido a que vacunas como las de Pfizer/BioNtech tienen que ser conservadas en freezers que tengan una temperatura de -70 grados.

En este sentido, el ministro de Defensa Nacional, Javier García, dijo este lunes que las Fuerzas Armadas estarán a disposición para trasladar las vacunas en caso de ser necesario y que el anuncio sobre la compra será “serio y seguro”.

En el gobierno insisten en que la compra de vacunas es sensible y genera expectativas en la población, y por lo tanto prefieren no hacer comentarios públicos hasta que el calendario esté acordado.

Uruguay también evalúa adquirir dosis de la vacuna elaborada por la farmacéutica Astrazeneca y la Universidad de Oxford, una opción relativamente económica que no necesita ser almacenada a una temperatura tan fría como la de Pfizer/BioNTech. También mantiene un contacto permanente con tres laboratorios chinos para tener un abanico de posibilidades para adquirir las dosis porque el plan de vacunación puede abarcar el suministro de vacunas de diferentes laboratorios en función de las que estén disponibles. Estos contactos los está llevando adelante el canciller Francisco Bustillo. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...