Fútbol > CLAUSURA

Gregorio y los clásicos: "La historia se acuerda de los campeones, no de los segundos"

Dirigió 35 encuentros en Peñarol ante Nacional, ganó 20 y perdió 10, se llevó un quinquenio, hizo debutar al Cebolla Rodríguez y cuenta cómo vivía estos partidos y la importancia de los referentes

Tiempo de lectura: -'

16 de noviembre de 2019 a las 05:01

Dirigió 35 clásicos ante Nacional en sus cinco pasajes como técnico de Peñarol. Ganó 20, empató cinco y perdió 10, obteniendo el 62% de los puntos en juego. Además, obtuvo el segundo quinquenio del club –cuatro de los cinco años (de 1993 a 1995, y 1997)– y sabe de memoria lo que es jugar esta clase de compromisos.

“Voy a ser sincero, el clásico se vive mucho antes. Hay gente que lo manifiesta, otros no. Previo a la semana clásica se juega algún partido y ya estás palpitando lo que significa un clásico. Es parte de la gran historia de nuestro fútbol, no es producto de un momento circunstancial de un torneo que dos equipos van primeros y está por finalizar el mismo. No. Tiene otras connotaciones que están relacionadas con la historia”, dijo Gregorio Pérez a Referí.

Como técnico de Peñarol siempre pensaba y lo iba transmitiendo de alguna forma previo a esa semana al grupo, “el significado que realmente tiene y de la forma que el jugador tiene que estar convencido de llegar a eso y cómo disfrutarlo. Yo deseaba que llegara el clásico. Tuvimos más de 30, de las buenas y de las otras, pero yo deseaba que llegara el domingo”.

Dentro de la tranquilidad que te transmiten los años, “también tenía ansiedad”, recuerda.

El primer clásico que disputó fue en 1993, ganaron 1-0 con gol de Pablo Bengoechea. “Me comían los nervios y la ansiedad, pero trataba de dominarla. Yo quería disfrutar de esa fiesta”. 

Gregorio agrega: “Soñaba estar algún día como futbolero de Peñarol. No se me dio como jugador, pero sí como técnico. La semana previa a un clásico sentía una satisfacción interior muy grande y seguridad que trataba de transmitir. No hay nada más lindo que llegar a un clásico. Por eso digo que con la responsabilidad que se tiene, es una cosa disfrutable por lo que se vive antes y durante el encuentro con las tribunas llenas.  Ni te digo si llegás a instancias decisivas. Tengo muy fresco en la memoria las fiestas que vivimos”. 

Pero también sostiene que si perdía un clásico, al otro día “no salía a la calle, me sentía mal y trataba de recobrar fuerzas en el buen sentido porque el martes tenía que juntarme con el plantel y había que revertir la situación”.

Para el DT, ganar un torneo venciendo en un clásico o más de uno, “es lo máximo. Porque la historia se acuerda de los campeones, no de los segundos. Tuvimos suerte porque durante el  quinquenio se ganaron muchos clásicos a través de los jugadores”.

El día del partido

Los días de los partidos, ya la noche previa se mentalizaba pensando en la confianza de los jugadores. Esos días, no transmitía nervios ni ansiedad.

“Estaba tranquilo y seguro, más allá de la tensión que significa jugar un clásico. A su vez, estaba mentalizado para transmitir la suficiente tranquilidad y a través de esta, la confianza a los jugadores”, explica.

Es difícil apartarse y no hablar, pero trataba de pasar lo más desapercibido posible. También trataba de definir el equipo en los días previos.

El papel de los referentes

Lo más relevante del fútbol, son los jugadores. Siempre. Y Gregorio concuerda.

“Uno escucha las preocupaciones que hay de un lado o de otro con los arbitrajes, incluso hay gente que piensa que el técnico que está al lado del línea de la América tiene ventajas y no tiene ventaja ninguna. Nunca me preocupé por los árbitros y ojo que perdí algún partido por fallos equivocados, pero son seres humanos que se pueden equivocar. Los que determinan todo son los jugadores. Se equivocan ellos, los técnicos y los árbitros. Pero por eso no se puede dudar de la moral y la dignidad de aquellos que hacen su trabajo. Hay gente preocupada porque se cree que fuera de lo que es el juego, se puede definir un partido y no es así, lo ganan los jugadores. Lógico que los técnicos tenemos un porcentaje mínimo en tomar resoluciones. Y los referentes son muy importantes, no solo dentro de la cancha, sino lo que los mismos puedan transmitir basados en su experiencia a los jóvenes. Hay futbolistas con trayectoria que son referentes y que respaldan a los jóvenes, que son muy importantes”.

La experiencia que han vivido es importante y eso es importante para un técnico con mucha trayectoria y referentes dentro de  la cancha.

Cuando hizo debutar al Cebolla

Iban 72 minutos del partido ante Villa Española con el Centenario lleno debido a que Peñarol pidió esa jornada, el “Día del Niño”, que se ingresara con un juguete o un alimento no perecedero. Fue el 18 de agosto de 2002 y 50 mil personas bajo una lluvia torrencial vieron el debut de un casi niño de 16 años que era Cristian Rodríguez. Fue Gregorio quien lo hizo debutar al hoy capitán aurinegro.

El entonces juvenil aurinegro, había tenido un gran nivel en la Quinta división que en ese 2002 dirigía el exvolante del club, Julio César Giménez –desde hace años, radicado en Argentina– y fue promovido a la Primera.

“Tuvo un crecimiento que lo comenzó en Peñarol, con un recorrido muy largo. Recogió una vasta experiencia y es un jugador hecho a la medida para Peñarol, con un sentido de pertenencia muy grande.  Estuvo muchísimos años en la selección, ganó Copa América, jugó Eliminatorias, Mundiales y hoy Peñarol tiene la suerte de tenerlo. Ha mejorado y va a ser muy importante en este clásico”, dijo Gregorio.

Y agregó: “Lo mismo que Gargano, mundialista, aunque no nació en Peñarol, es un futbolista con muchísima trayectoria. Son gente que a la hora de jugar esta clase de partidos, no solo en el juego sino en otra esfera, tienen otras cosas para aportar, más allá de que se pueda ganar o perder”,

Al Cebolla lo veía con futuro ya en inferiores. El Patito Aguilera estaba muy cerca de él y le comentó sobre el juvenil de entonces. “Gregorio, mire que cuenta con un potencial bárbaro.  Tiene 16 años, pero parece que tuviera 20”.  El técnico ya lo había visto. “Cuando fue a entrar, le pedí que hiciera lo mismo que venía haciendo. No sé si me escuchó porque tenía unos nervios bárbaros, más allá de la carita de felicidad, te dabas cuenta que entraba con una gran emoción porque se le concretaba su ilusión”.

Gregorio vivía y vive los clásicos de una manera especial. Y sabe muy bien lo que significan.

 

GREGORIO, EL LOLO ESTOYANOFF Y SU ABUELO EN EL ÓMNIBUS

De este plantel de Peñarol de 2002 también había otro futbolista que actualmente está en el plantel principal aurinegro y que también estará a la orden de Diego López para enfrentar este domingo a Nacional por la fecha 12 del Clausura en el Estadio Centenario.

Se trata de Fabián “Lolo” Estoyanoff, quien el día que fue a firmar contrato a la sede del club, tenía debajo de su camisa un buzo de manga corta con una fotografía impresa de su abuelo, gran manya de siempre.

Ese día, el Lolo se lo mostró orgulloso al Cr. José Pedro Damiani, presidente de entonces, luego de estampar la firma.

Gregorio Pérez recuerda una anécdota con Estoyanoff y justamente aparece también su abuelo.

 “Un día nos encontramos con todo el plantel en la sede de Peñarol para ir hacia Los Aromos en el ómnibus del club. El Lolo fue con el abuelo y me lo presentó. Tenía una gran debilidad por el abuelo que era muy hincha de Peñarol y tenía una camiseta con su foto con la que jugaba debajo de la aurinegra. El señor estuvo un buen rato con nosotros”, recordó el técnico para Referí.

Gregorio añadió que Estoyanoff “es otro hombre con trayectoria, experiente, quien tiene un sentido de pertenencia con la institución y esa gente es muy importante en los clásicos, sin desmerecer a los otros muchachos que están jugando. Esos son el soporte de los juveniles que vienen jugando en gran nivel”. 

 

 

LAS FRASES

"Ganar un torneo venciendo en un clásico o más de uno, es lo máximo. Porque la historia se acuerda de los campeones, no de los segundos” 

"Hay gente preocupada porque se cree que fuera de lo que es el juego, se puede definir un partido y no es así, lo ganan los jugadores. Lógico que los técnicos tenemos un porcentaje mínimo en tomar resoluciones. Y los referentes son muy importantes, no solo dentro de la cancha, sino lo que los mismos puedan transmitir basados en su experiencia a los jóvenes”

"Cuando hice debutar al Cebolla no sé si escuchó lo que le pedí porque tenía unos nervios bárbaros, más allá de la carita de felicidad, te dabas cuenta que entraba con una gran emoción”

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...