Rusia 2018 > SELECCIÓN

Hijos del sufrimiento pero acostumbrados a sacudir la lógica: así se vivirá el partido de Uruguay

No esperen un partido de juego vistoso. Uruguay es un equipo preparado para sufrir

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2018 a las 10:59

Si hay algo que a los habitantes de esta tierra no se les enseña es el sentido de agonía. Conviven con ella. Para pagar la luz, para llegar a fin de mes, para la pelear el día a día. El del estudiante que termina preparando el examen final sobre la hora de entrega, estudiando en la madrugada solo acompañado por el mate. Así somos.

Ese poder se traslada al fútbol de manera inexplicable. A los uruguayos les seduce ganar con sufrimiento. En la agonía del partido. Con aquello en la garganta. Los jugadores son formados a sacrificio puro. Primero para conseguir la plata del boleto para ir a entrenar, los que no la tienen van caminando, para entrenar con los pies en el barro, para salir y no tener agua caliente para ducharse y apretar los dientes y meterse abajo del agua helada.

El propio entrenador de la selección, Oscar Tabárez, destacó en más de una oportunidad el sentido de agonía de su equipo. Lo define como una virtud.

¿Qué se puede esperar para el partido del viernes con Francia, por los cuartos de final del Mundial? Los uruguayos ya lo saben.

Jugarán como lo hacen siempre. De la forma que solo ellos lo saben hacer, con coraje y épica. Y los de este lado del mundo, los del país de los tres millones de habitantes, se sentarán frente al televisor con la consigna clara: sufrir hasta el final.

No esperen un partido de juego vistoso, de predominio de pelota del conjunto celeste. Uruguay es un equipo práctico, dispuesto y preparado para sufrir y, en el momento menos esperado, sacudir los cimientos de la lógica.

Vistas las cartas y conocidas las noticias que llegan desde Rusia, es probable que el equipo se para con un solo hombre en ofensiva: Suárez.

A la distancia, queda la sensación de que si se confirma lo que se presume: que Cavani no sea de la partida, el equipo se puede plantar con un 4-4-1-1.

Limitar a Francia

Está claro que Tabárez diseña la táctica pensando primero en el rival y luego en la forma de vulnerarlo. Lo que Francia mostró ante Argentina generó cosas en los uruguayos. Pero, por otro lado, por su forma de ser, no ven la hora que llegue el partido por esa seducción que tienen de derrotar al poderoso.

Hay un detalle claro: Francia no dispondrá de los privilegios que le permitió Argentina. Mbappé no contará con tantos espacios como para explotar los espacios. Uruguay es un equipo más prevenido, sabe lo qué quiere en cancha. Se puede deducir que va a esperar.

¿Eso que permite? Qué Mbappé no disponga de tantos espacios como para lastimar en velocidad.

¿Stuani sobre Pogba?

Los volantes centrales de Francia son los que manejan el juego. El exuberante Pogba ejerció un amplio dominio de la zona ante los albicelestes. Y metió miedo cuando cambió de marcha y se mandó al ataque por el callejón central desnudando a la Argentina de Sampaoli.

Es probable que el Flaco Stuani tome referencias sobre el 5 galo. Algo similar a lo realizado por Cavani cuando Uruguay jugó contra Italia e Inglaterra en el Mundial de 2014.

Para los que van por bandas, el elenco charrúa tiene contención antes de que lleguen al mano a mano con los laterales. En ese sentido, el repliegue de Nandez y Bentancur será vital. Ellos tendrán la doble función de desprenderse para llegar a la ofensiva. En síntesis el equipo puede volver a lucir compacto.

¿Es un problema que Suárez juegue solo?

Ahora entra la otra pregunta. ¿Cómo va a hacer Uruguay para ganarle a Francia? Es decir, ¿cómo llega al arco de enfrente? Por lo pronto queda la sensación de que Suárez jugará solo arriba. ¿Es un problema esto?

No, Suárez se las arregla solo. Es mañero, sabe meter el cuerpo para ganar posición, le gusta ese juego de sacar provecho del mínimo error. Y otro aspecto es que, con Stuani en cancha, Luis queda liberado para aprovechar la segunda pelota.

Cada saque del golero o largo de la defensa será buscando la cabeza de Stuani para que Suárez saque provecho.

Carlos Bianchi le dijo a un diario francés: "No se les puede dejar nada, ni una miga". La tiene clara. Las migas se pueden traducir como faltas cercanas al área. Queda la sensación que el del viernes puede ser el típico partido que se defina sacando provecho de una oportunidad de pelota quieta. Un arma temible de los charrúas. Y un detalle es que los franceses defensivamente muchas veces se van un rato del partido.

Está claro que nadie puede vaticinar el resultado de un partido ni saber cómo se puede dar porque el fútbol está plagado de imponderables, pero los uruguayos saben lo que les espera. Si hay algo que tienen claro es que, al margen de cuestiones futbolísticas, gustos o estilos de juego, entrega no faltará. Eso no se negocia.

El equipo será sometido a nueva prueba de carácter. Otra más. No importan las dificultades. Los uruguayos van dispuestos a sacudir los cimientos de la historia.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...