Fútbol > FINALES DEL URUGUAYO

La final más aburrida del mundo: Nacional planchó los sueños de Rentistas y espera la copa

Nacional goleó a Rentistas, terminó de planchar las esperanzas de los rojos y espera el trámite del miércoles para que le entreguen la copa y para celebrar el bi, como campeón del Uruguayo 2020

Nacional goleó a Rentistas

Tiempo de lectura: -'

04 de abril de 2021 a las 23:20

Sin ser peyorativo, porque los milagros hacen del fútbol un deporte extraordinario (y muchas veces dejan margen para la sorpresa), el triunfo que Nacional consiguió 3-0 ante Rentistas este domingo en el Gran Parque Central, en la primera final del Campeonato Uruguayo, no deja espacio para más nada en la definición de la temporada 2020.

La copa será de Nacional. Los tricolores conseguirán el bicampeonato, el presidente José Decurnex celebrará su segundo título en dos años de gestión y quedarán en carrera por el tri, en una temporada 2021 exprés porque el torneo se reducirá a 30 partidos (no tendrá Intermedio).

Ahora solo queda esperar de qué forma será campeón el equipo que dirige Martín Ligüera. Si con un triunfo el miércoles en el Complejo Rentistas, con un empate o hasta con una derrota. Porque si Nacional pierde 2-0 también será campeón, debido a que la definición en dos partidos es por puntos (Nacional ya tiene tres de seis posible), y por goles (los albos llegan con un +3 que para los rojos es un muro altísimo).

Bergessio celebra su segundo gol con Ocampo

Cualquier otro escenario -que puede ser posible-, está asociado con el milagro. Y Rentistas ya lo tuvo en este 2020. Lo consiguió hace cinco días cuando venció a Liverpool, campeón del Clausura, que le sacó 24 puntos a los rojos en 45 disputados en el último torneo de la temporada. Le ganó con dos llegadas al arco en 120 minutos de fútbol, contra 14 situaciones de gol del rival, y tres penales atajados por el arquero Rossi en la definición que lo puso en esta final.

Por juego, por merecimientos deportivos y por lo que indica la tabla del año, que es el reflejo de toda una temporada, la final debió haber sido Nacional-Liverpool. Primero y segundo de la Anual. Sin embargo, los momentos futbolísticos de los rojos (la consagración en el Apertura por la regularidad en el primer torneo, y el golpe de fortuna en la semifinal) le dieron este bonus, que disfruta porque para un club como Rentistas, con el presupuesto que maneja (de los más bajos del torneo), estar en una final es como haber ganado el Uruguayo. 

Por eso ya está. Rentistas no puede pedir más. Y porque la brecha futbolística entre estos equipos de Nacional y Rentistas es enorme. Es indisimulable e indescontable después del 3-0 en el Gran Parque Central entre estos equipos.

¿Cómo podrá levantar un 0-3, cuando solo una vez en 37 partidos ganó por ese margen (4-1 a Depor Maldonado en marzo) y en su mejor versión de la temporada, que no repitió más, y en la peor de Nacional, lo máximo que consiguió Rentistas fue un 2-0 ante los tricolores en el primer partido de la temporada 2020?

Si a eso se adosa la mochila que carga este plantel que jugó 120 minutos en la semifinal del miércoles, que este domingo recibió el golpe de la goleada y que en tres días tiene que salir a levantar tres goles, no deja margen para nada. Ya no le quedan más milagros.

No es casualidad lo que ocurrió en el campo este domingo.

Rentistas fue esos cinco minutos de fútbol que quedaron expresados en la cancha en mucha presión sobre la pelota en la mitad del campo, cuando Nacional tenía el balón. Y Rentistas también fue esa ametralladora de gritos del entrenador Alejandro Cappuccio en ese inicio.

Con eso, propio del impulso de salir por todo, los rojos sofocaron en los primeros movimientos a los albos, robaron una pelota en la mitad de la cancha y quisieron atacar, sin conseguir nada. El técnico, gritando indicaciones en cada movimiento, buscó exprimir las fortalezas anímicas de sus jugadores. Pero ya no le queda jugo a este equipo.

Y Nacional le dio un golpe como para que cualquier intento por sorprender no surtiera efecto porque el impulso de los visitantes el tricolor lo plancho en el segundo córners y en la primera mala defensa de Rentistas en la pelota quieta. La misma jugada repitió en el segundo y tercer tanto.

Laborda festeja el tercer gol

A los 5 minutos, a los 28 y a los 64 ocurrió lo mismo. Córners para Nacional. Brian Ocampo, el mejor ejecutante de pelota quieta que tiene Nacional, después de Gabriel Neves, puso el balón en el corazón del área. En las tres situaciones falló Rentistas. Amondarain perdió a Bergessio en los primeros dos (y un goleador libre en el área es gol seguro), y Cristóbal a Laborda en el tercero, dejaron que sus rivales resolvieran sin oposición. Y allí se acabó esta final. Tan simple como eso.

Cappuccio ajustó el equipo en el segundo tiempo, con el ingreso de Gonzalo Vega, quien le dio otras respuestas al juego de los rojos, pero fueron insuficientes para levantar a Rentistas.

Sin grandes emociones, que suelen alimentar una definición por la paridad en las propuestas, en los despliegues físicos y en los protagonistas que individualmente llevan el partido a un lugar o a otro..

Fue y es tan grande la diferencia, que Ocampo fue la figura, Bergessio hizo dos goles, Nacional sin exigirse defendió bien, y Rochet, que no había atajado una pelota en todo el partido, en el último remate le sacó un tiro libre a Salmón Rodríguez del ángulo que podría haber establecido el 3-1 y le hubiera puesto una mínima expectativa para la revancha.

La temporada 2020, que se extendió durante 15 meses, con 120 días de receso por la pandemia de covid-19, termina como se desarrolló todo el año, en medio de la crisis sanitaria, en silencio, con tribunas vacía, sin hinchas, con positivos de covid-19 en uno de los finalistas (Nacional tuvo cinco bajas, y el miércoles los vuelven a testear antes de la segunda final para descartar nuevos casos) y con el refleja de la realidad futbolística entre los dos finalistas: los 22 puntos que separaron a los albos de los rojos en la tabla del año.

Nacional conseguirá su bicampeonato en un año cargado de drama, por los cambios de técnicos, el estrés de prepararse en medio de una pandemia y el escándalo de diciembre, pero volverá a ser el mejor del fútbol uruguayo, un sello que estableció como costumbre en el siglo XXI.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...