Cargando...
Gabriel Favretto, nuevo presidente de la APAC.

Agro > GABRIEL FAVRETTO

La granja, los recitales y las vacas que comen manzanas

Presionado por los veteranos, Gabriel Favretto volvió a seguir los pasos de su padre y asumió la presidencia de la Asociación de Productores Agrícolas de Canelones 

Tiempo de lectura: -'

16 de julio de 2022 a las 10:20

Como lo hizo antes en el campo, en el gremialismo Gabriel Favretto sigue los pasos de Luis, su padre, al asumir la presidencia de la Asociación de Productores Agrícolas de Canelones (APAC).

“No lo tenía pensado, pero los veteranos querían sí o sí una renovación, que agarrara gente más joven y me convencieron”, contó.

“Nunca fui dirigente, tengo sí mucho conocimiento de APAC porque mi padre fue presidente, lo acompañaba a las reuniones y a las comidas; lo que espero ahora es poder hacerlo bien”, expresó.

Algo bueno es que directivos con más experiencia, los que venían conduciendo a la gremial (entre ellos su padre), “van a estar cerca, atrás mío, para que los pueda consultar y para vigilarme por si meto la pata”, dijo sonriendo.

También tuvo en cuenta que hay poca gente que pueda y quiera trabajar en lo gremial, que demanda mucho tiempo cuando eso es lo que suele faltar para cumplir con el trabajo y las cosas de la casa; “alguien tenía que agarrar, no quería pero al tener ese apoyo sentí que tenía que dar una mano y les acepté”, admitió.

Gabriel tiene 46 años y es parte de una familia donde sus padres siguen trabajando en tareas de quinta y otras, como lo hacen él y sus cuatro hermanos. La empresa familiar desarrolla producciones de vitivinicultura, fruticultura y horticultura.

En la quinta hay montes con manzanos, la uva de los viñedos se vende una parte para consumo como fruta y con la otra parte se elabora vino en la bodega propia y en la quinta se trabaja además en varios rubros hortícolas, entre ellos cebolla, zanahoria, puerro, zapallo y melón, mercadería que se comercializa en un puesto propio en la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM).

Gabriel y un hermano trabajan en la quinta, una de las hermanas es enóloga, otra se encarga de la comercialización y la otra es ingeniera agrónoma.

“Por parte de mi padre el que empezó la viña fue mi abuelo y por parte de mi madre son los que tenían la bodega”, detalló, señalando con orgullo que ya está en la vuelta la cuarta generación. Tiene tres hijos: la menor está en la escuela, la mayor está cerca de recibirse de contadora y el varón, el del medio, ya trabaja en la quinta. “Hay que ver si sigue... pero tiene 18 años y ya está dando una mano”, dijo.

En la quinta, la estrategia es apostar a diferentes rubros.

La quinta está en Costas de Pando, a 8 km de esa ciudad, entre los arroyos Sauce y Pando, en predios propios, pero además se arrienda un campo para criar algunos vacunos, actividad de la que se encarga su madre.

El momento del granjero, definió, “es bastante difícil, porque los insumos han subido un disparate, todo lo que es fertilizantes, semillas, el combustible también, pero los productos en el mercado valen lo mismo que hace 10 años”. 

Es frecuente, subrayó, que en distintos momentos del año haya rubros en los que el ingreso “como mucho da para empatar” o directamente “se trabaja a pérdida”.

Dada esa realidad, es fundamental la estrategia que sus padres le inculcaron a los cinco hermanos y que muchos granjeros tienen como algo que no se negocia: apostar a la producción en varios rubros, de modo que como siempre alguno falla y da pérdida, otro pueda andar bien y permitir cubrir los costos, hacer las inversiones para seguir y que el sustento de las familias esté.

“Mi viejo fue armando eso, a veces falla la manzana pero anduvo bien la viña, por ejemplo”, dijo, para asegurar luego que la gente que tiene un solo rubro está muy expuesta, como pasó el año pasado cuando la cebolla tuvo un precio muy deprimido y trabajaron totalmente a pérdida.

Este año, mencionó a modo de ejemplo, “la zanahoria durante dos o tres meses estuvo bien, ahora el precio cayó de una manera tal que no cubrimos los costos, la manzana que tenemos en el frío estamos viendo los precios para sacarla a la venta y no sé si sacamos la plata que le gastamos, hubo una producción muy importante y no se por qué en el mercado no se vende bien”.

Por un cajón de 20 kilos de manzana “de la buena” se logra unos $ 500. Y eso apenas da para cubrir el costo, algo que por supuesto no se consigue con manzanas de calidades menores.

A Gabriel, como a tantos en el sector granjero, le pasa que para evitar al menos más gastos ni vale la pena llevar cierta mercadería a la UAM y la producción termina siendo utilizada para que coman las vacas que su madre cría. “Si no vale la pena vender el boniato, les damos boniato, a veces las vacas comen zanahorias o le damos las manzanas que no vale la pena llevar a vender”, contó.

La alternativa, en un mercado interno acotado y en el que la demanda lejos está de crecer, sería exportar o una actividad industrial interna que aumente el uso de frutas nacionales, pero ambas cosas siguen siendo actividades que no aportan la relevancia ideal.

Gabriel mencionó otro caso, el del limón que es una fruta que tiene salida al exterior, pero este año por factores climáticos y/o productivos no tiene el tamaño adecuado, lo que limita la exportación derivando en un abasto masivo a la plaza local, con la consecuente baja en los precios.

Si bien recién asumió como presidente –el viernes 8 de julio–, Gabriel dijo que cuando se pueda y corresponda le parece importante estar en contacto con las autoridades, por ejemplo del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), de modo de considerar qué se puede hacer para encontrarle soluciones a los distintos problemas del granjero.

Uno de los focos debería estar, admitió, en ver de qué modo se puede mejorar en las ventas.

“No sé si es un tema que pasa por la educación... el otro día estaba en el mercado y justo hablamos que llega tal o cual cantante al país y hay gente que tiene una gran facilidad para ir y comprar una entrada de $ 2.000 para el recital, se agotan las entradas enseguida y no es que eso esté mal, pero a la vez esa gente se queja porque el kilo de tal o cual fruta o verdura subió $ 10”, mencionó, “con lo importante que es para el granjero pero también para la gente comer sano”.

Además, “justo ahora, en este momento, los precios en general están todos bajos, pero igual se vende poquito”.

Lo que le parece muy bien, que lo ha visto porque le pasa con su hija chica, es que en las escuelas se les de a los niños frutas. “Ese es un buen camino”, resaltó.

Para el granjero no es novedoso que haya rubros que dan pérdidas y solo permiten un empate.

Lo bueno y lo malo de la UAM

Consultado sobre cómo observa la actividad en la UAM, a un año y medio ya del inicio de la gestión en el nuevo centro de comercialización mayorista de frutas y hortalizas, Gabriel destacó que APAC es representada en ese ámbito por Luis Kurdziel.

La UAM, en lo personal, es un cambio que lo veo muy bien porque tenemos mejores condiciones para el que va a vender y para el que va a comprar, para trabajar, hablo de la comodidad, del espacio, de la limpieza, de los distintos servicios, pero al mismo vemos que hay problemas para los productores, sobre todo para los chicos, por el tema de los costos que hay que pagar”, explicó.

Otra dificultad que aprecia, indicó, “es que uno ve que hay menos gente que va a comprar, con relación al viejo mercado, hay mucho feriante o puestero chico que iba y compraba de ocho a 10 bultos y a esa gente que movía el día a día no la estamos viendo”.

Favretto y sus cuatro hermanos trabajan en la empresa forjada por sus abuelos y padres.

Menos abigeato, pero siguen los perros 

Gabriel se expresó sobre dos temas que preocupan a los productores, se trate del rubro que se trate y en cada zona del país, el abigeato y el ataque de perros.

Acá en esta zona de Canelones, por suerte, ya no se habla tanto de abigeato, estamos viendo que eso está bastante controlado con relación a lo que pasaba hace tres o cuatro años donde en cada semana se hablaba de casos de abigeato”, contó.

En cambio, “sí se sigue escuchando que hay casos de perros que atacan, el otro día escuché de unos perros que agarraron a unas ovejas, después escuché a otro vecino que unos perros le agarraron una ternera chica, una vaquilloncita”, dijo.

La mercadería se comercializa en la UAM.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...