Copa América > CRÓNICA DESDE MARACANÁ

La noche en que los botijas se hicieron grandes

González, Valverde, Bentancur y De Arrascaeta se pusieron el overol para tumbar al bicampeón Chile en Maracaná

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2019 a las 23:15

Enviado a Río de Janeiro, Brasil

Uruguay le ganó a Chile y se quedó con el primer puesto del Grupo C de la Copa América en un partido consagratorio para varios de los jóvenes del plantel que salieron a la cancha de Maracaná a realizar, muchos de ellos, roles a los que no están tan acostumbrados, poniendo su cuota de buen juego, pero más que nada cuidando los espacios y cortando los circuitos del rival.

Le costó mucho a Uruguay plantarse en la cancha ante un Chile que a pesar del cambio de entrenador mantiene su propuesta ofensiva, con un juego prolijo en el medio y rápido en ataque.

Mientras, el equipo de Óscar Tabárez, mermado por las lesiones y el cuadro febril de Lucas Torreira, tuvo una alienación totalmente nueva, una vez más en estos tres partidos de la fase de grupos.

En la zona derecha estrenó un triángulo con Giovanni González en el lateral, Federico Valverde en el doble cinco por ese lado y Giorgían De Arrascaeta como volante por la banda, en la línea de cuatro central que colocó el entrenador.

De Arrascaeta y González hablaron y se hicieron indicaciones para organizarse.

El de Flamengo, que fue local en Maracaná, tuvo un perfil totalmente diferente a cuando juega en el Brasileirao y además de su juego ofensivo le tuvo que sumar pierna fuerte y barridas para recuperar pelotas.

Lo mismo Valverde, que en el doble cinco junto a Bentancur tuvo un partido en el que se destacó más por robar pelotas, por arriba de cabeza y cortando pases, que metiendo habilitaciones o bolas filtradas. Con sus 20 años, jugó como un veterano de mil batallas.

Y González, que en su debut ante Japón estuvo muy cauteloso, se la tuvo que jugar más para ir al ataque, mostrándose más confiado y suelto, como cuando jugaba en el Saroldi o en el Campeón del Siglo. Y también tuvo que estar atento para controlar a Alexis Sánchez.

Por la otra banda, Nicolás Lodeiro y Martín Cáceres tuvieron un arranque impreciso, perdiendo pelotas fáciles, pero con el correr de los minutos afinaron el pie y lograron conectarse mejor, aunque luego volvieron las imprecisiones.

El otro volante del doble cinco, Bentancur, que este martes cumple 22 años, asumió el rol de organizador, con la pelota y la palabra. Fue el jugador con más marca del medio y cada vez se afianza más en esa zona del equipo, hablando con los compañeros y ordenando a Valverde.

La propuesta de Uruguay estuvo lejos de lo que se esperaba, de que tuviera un mayor juego colectivo en el medio por sus cuatro volantes con buen pie. Como ante Japón, se salteó el mediocampo y buscó a Edinson Cavani en el juego aéreo para que bajara pelotas.

Por esa vía, ante los nipones la selección tuvo varias situaciones de peligro, lo que fue destacado por los jugadores, y lo que puede justificar que Tabárez apostara a esa idea. Y en Maracaná, tras 15 minutos entreverados, la celeste tuvo llegadas con un remate de Giorgian, una corrida de Suárez y alguna de pelota quieta.

Para el segundo tiempo, el entrenador celeste movió el medio y colocó a Nahitan Nandez por Lodeiro. Esa fue una de las variantes que probó en los días previos al partido y la plasmó en el campo de juego.

El de Boca entró por la derecha para darle más marca y también un poco más de explosión a esa banda. Y Giorgian pasó a la izquierda, para jugar con perfil cambiado y poder hacer diagonales y meter habilitaciones.

Con el correr de los minutos, Uruguay se adelantó unos metros para presionar la salida de Chile y forzar algún error. Hubo un cambio de actitud para salir a buscar el partido, pero siempre con la idea base.

Cuando tuvo la pelota, se buscó el pase a espaldas de los zagueros, principalmente desde el pie derecho de Bentancur.

Con De Arrascaeta bloqueado, Tabárez siguió apostando a la velocidad a las bandas y mandó a la cancha a Jonathan Rodríguez, en su debut en esta Copa.

Uruguay no quería quedarse con el empate y siguió adelantándose, hasta que en una jugada  de derecha a izquierda, Suárez abrió juego para Jona, quien mandó el centró para encontrar a Cavani muy bien ubicado.

Fue la mejor conexión ofensiva en los 90 minutos y le bastó para llevarse el partido, en una noche donde varios de los “nuevos” demostraron que están a la altura para todo tipo de situaciones, ante el actual bicampeón y nada menos que en Maracaná.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...