Agro > EN SANTA CLARA DEL OLIMAR

La sorpresiva visita del ministro Uriarte al campo donde una jauría mató un toro Hereford

El ministro de Ganadería dijo a El Observador que nunca había escuchado que perros sueltos ataquen a un toro de gran tamaño y se mostró preocupado porque esos perros están cerca de una zona poblada

El toro lo compró en octubre de 2019 y era un animal con una alta carga genética.

Tiempo de lectura: -'

03 de junio de 2020 a las 15:03

Confirmando que la inseguridad en el medio rural es uno de los temas que lo desvela, el domingo pasado Carlos María Uriarte, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, lejos de utilizar esa jornada para descansar decidió visitar un establecimiento en el que una jauría había matado a un toro Hereford de pedigrí.

Andrea Clavijo, productora rural, se enteró del daño el viernes 29 de mayo. En su predio productivo de Santa Clara del Olimar (en Treinta y Tres) un grupo de perros le mató ese toro, que lo había comprado en octubre de 2019, y también a un un novillo de sobreaño, además de haber herido de gravedad a otros ejemplares.

Este martes, cuando Uriarte visitó el Parlamento para una reunión de trabajo con la Comisión de Ganadería de la Cámara de Representantes, habló de este tema con El Observador. Dijo, por ejemplo, que nunca había escuchado que unos perros maten a un toro.

“Nunca había escuchado que unos perros mataran a un toro, a un toro grande, no viejo. Mataron al toro y a un novillo. Ese día fue un toro, pero otro día por H o por B puede ser un niño, porque el casco principal de ese predio está ubicado en una zona poblada”, advirtió Uriarte.

El ministro hizo hincapié en que más allá de los daños económicos que sufrió la productora, que no son menores por cierto dado el valor genético de los animales, la principal preocupación pasa por el destino de esos perros, que aún siguen sueltos, porque no existe un mecanismo claro de acción.

“Son un peligro para la sociedad. Eso lo hablamos con la Policía. Son perros (por los) que nadie paga una patente, no les dan comida. El riesgo es grande y va más allá de las pérdidas económicas”, enfatizó.

La voz de la productora afectada

Clavijo, la productora afectada, explicó que hace 13 años que trabaja en el campo. "Toda la vida hemos convivido con la faena clandestina, el abigeato y los perros. Eso está desde siempre, pero cada vez crece más”, lamentó.

Sin embargo, resaltó que esta es la primera vez que obtiene una respuesta, dado que el 29 fue el ataque de los perros y a los dos días tuvo la oportunidad de recibir al titular de la cartera de Ganadería.

“Él manifestó todo su apoyo para la producción y reconoció que no hay controles ni mecanismos necesarios para lidiar con los perros. Esta vez me tocó a mí, pero cada vez atacan bichos más grandes, más caros y las pérdidas son cada vez mayores”, explicó.

Esta no es la primera vez que Clavijo sufre un ataque de estas características. Le ha pasado con ovejas, carneros, novillitos de sobre año, pero nunca le habían matado a un toro, un animal de gran tamaño y mucho peso.

De hecho, detalló que cuando los peones la llamaron para alertarla sobre la situación de los toros se imaginó que se trataba de un ataque a los terneros enteros y no de los machos en producción.

En lo que refiere a las pérdidas económicas, la productora contó que el toro muerto lo compró en la pasada zafra de octubre, a la reconocida cabaña de Alejandro Costa. Pagó US$ 2.800 por el ejemplar. Si se suma la baja del novillo de sobre año, las pérdidas ascienden a US$ 4.000, aproximadamente.

Sin embargo, probablemente sean aún mayores dado que hay cuatro toros lastimados de gravedad que están siendo curados todos los días, pero difícilmente puedan volver a trabajar, según el parte de los veterinarios.

El predio está ubicado en Santa Clara del Olimar, por la ruta Nº 7, entre Cerro Largo y Treinta  Tres.

Según informó Clavijo, los perros siguen sueltos, sin control, atacan en jauría y “están acostumbrados a disparar (irse corriendo)”. Actualmente los trabajadores rurales revisan todos los días los potreros, de día y de noche, para controlar que esos animales no hagan más daño.

“Ojalá que la gente vuelva a sentir la esperanza de que se van a tomar medidas. La gente se cansó de que no se hiciera nada durante tantos años y ya directamente ni avisaba. Al final eran más las incomodidades de hacer la denuncia que lidiar con el problema. Hay que volver a estimular a hacer la denuncia para obtener respuestas, porque hay señales claras de que así va a ser”, concluyó.

Cómo se gestó la visita del ministro

El consignatario rural Juan "Jaio" Brea Saravia fue el nexo entre la productora y el ministro. En comunicación con Carlos María Uriarte, acordaron encontrarse en Melo con el fin de acudir al predio donde se produjo el ataque. 
"Jaio, te levanto en Melo y vamos a visitar a la productora" dijo el ministro, según recordó el operador que trabaja en esa zona del país y conoce personalmente a la persona afectada.
Brea Saravia contó a El Observador que posteriormente acudieron a dependencias de la Policía en la zona, donde el secretario de Estado se presentó ante los trabajadores y explicó que "esto no podía pasar con nadie", porque es un flagelo que afecta enormemente a la producción nacional. El ministro también le habló a la trabajadora rural sobre "todos los derechos que tenemos los productores", contó el consignatario.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...