23 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,25 Venta 39,65
26 de junio 2020 - 5:00hs

Casi en simultáneo y frente a la soledad de una cámara web, el presidente Luis Lacalle Pou y el expresidente Julio María Sanguinetti soltaron este jueves la palabra “dictadura” para referirse al régimen venezolano liderado por Nicolás Maduro. 

El término, repetido hasta el cansancio en campaña por parte de los líderes partidarios de la hoy coalición de gobierno, se convirtió hace semanas en un factor de inesperadas rispideces en el oficialismo, luego de que el canciller y líder de Ciudadanos, Ernesto Talvi, afirmara durante una entrevista con El Observador que desde su rol institucional no calificaría de esa forma al país caribeño.

En una conferencia virtual organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) y la Fundación Internacional para la Libertad, Lacalle Pou ratificó –por primera vez de forma pública como presidente– su postura de que Maduro es un “dictador”.

Consultado acerca de por qué no invitó al líder del régimen venezolano a la ceremonia de asunción el 1 de marzo, el mandatario argumentó que su discurso ese día iba a estar centrado en la libertad y que no podía haberlo sostenido en caso de haber invitado a “dictadores”. 

"En mi discurso hubo dos pilares, la defensa de derechos y la libertad en todas sus manifestaciones. Era muy difícil decirlo habiéndole dado lugar o invitado a dictadores", dijo Lacalle Pou al ser consultado por Gerardo Bongiovanni, de la Fundación Internacional para la Libertad.

Inés Guimaraens

Su respuesta fue en la misma línea con sus dichos del pasado 15 de febrero, pocos días antes de calzarse la banda presidencial. “Yo no estoy dispuesto a que en nuestra asunción esté el dictador Maduro, es una decisión personal de la cual me hago cargo”, dijo en ese entonces. 

El sábado 6 de junio, cuando se publicó la entrevista de Talvi en El Observador, varios integrantes del Ejecutivo habían recibido con sorpresa sus declaraciones. Lacalle Pou incluso transmitió a sus allegados que él estaba dispuesto a ratificar públicamente su postura de que en Venezuela hay una dictadura. 

Eso estuvo arriba de la mesa días después, el martes 9 de junio, cuando Talvi concurrió a Torre Ejecutiva para reunirse a solas con el presidente y plantearle su deseo de un “cambio de rol” en el corto plazo. Allí, según contó Talvi a la prensa, ambos concluyeron que estaban alineados en el pensamiento sobre Venezuela “más allá de la semántica”. 

A la cabeza de Cancillería, Talvi ha priorizado la búsqueda del diálogo y el acercamiento en Venezuela, incluso a través del Grupo de Contacto Internacional (GCI) creado durante la administración frenteamplista. 

En los últimos días –tras una nueva reunión con Lacalle Pou y luego de que el gobierno de Maduro designara los miembros del Consejo Nacional Electoral– la Cancillería liderada por Talvi se apegó a una posición más dura con el régimen y llegó a la conclusión implícita de que los esfuerzos de Uruguay para fomentar el diálogo entre el chavismo y la oposición no tienen futuro, según supo El Observador a partir de fuentes del gobierno.

Este jueves, Talvi tuiteó que “ante la crisis política, la asfixia del espacio democrático y el deterioro de los DDHH en Venezuela, el Grupo de Contacto que integra Uruguay busca lograr amplio apoyo internacional para aumentar la presión sobre el régimen en pos de una salida democrática”. 

El grupo se reunió este miércoles por videoconferencia y observó “un empeoramiento de la crisis política, la reducción del espacio democrático y político, así como el deterioro de la situación de los derechos humanos”, según un comunicado replicado en la web del Ministerio de Relaciones Exteriores. 

“Las recientes decisiones de la Suprema Corte designando unilateralmente a miembros del Consejo Nacional Electoral, que termina no siendo equilibrado ni independiente, así como el reemplazo del consejo directivo de algunos de los principales partidos de la oposición perjudican la posibilidad de una vía electoral consensuada y elecciones democráticas”, añadió el texto, que “insta al régimen a detener las acciones unilaterales y llama a ambas partes a entablar negociaciones significativas e inclusivas que puedan conducir a una salida democrática de la crisis”.

Sanguinetti contra “ingenuidades”

En paralelo a la conferencia de Lacalle Pou, el expresidente Sanguinetti participó de un encuentro por Zoom con dirigentes opositores del régimen venezolano, incluyendo al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y su embajador ante el Grupo de Lima, Julio Borges. 

Allí, el secretario general del Partido Colorado planteó que "desgraciadamente" el "gobierno anterior" uruguayo "fue muy prodictadura" y destacó la postura de Lacalle Pou al respecto. “Hoy ha cambiado y está en otra situación, con un presidente claramente definido en esto", afirmó Sanguinetti. 

En su larga intervención –que fue seguida también por el expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, y al encargado de negocios de Uruguay en Venezuela, Gustavo Pacheco–, Sanguinetti también planteó sus reparos con los insistentes procesos de diálogo que ha impulsado la comunidad internacional y en los que se ha embarcado incluso su correligionario, el canciller Talvi. 

"Desgraciademente en el caso de Venezuela ha habido muchos esfuerzos, de buena voluntad, que siempre hay que presumirla, pero también ha habido puntos en los cuales la negociación se transforma en una complicidad. El diálogo no es sino una herramienta. El diálogo por el diálogo mismo termina beneficiando el statu quo. Desgraciadamente ha habido ingenuidades en algunos propósitos de negociación", comentó el expresidente, y agregó que el diálogo "no puede ser una simple gimnasia", sino que "tiene que haber resultados políticos".

Temas:

Luis Lacalle Pou Ernesto Talvi Julio María Sanguinetti Dictadura Venezuela Nicolás Maduro Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar