Nacional > Joe Biden

Las veces que Biden se cruzó con Mujica y un comentario sobre Venezuela

Más allá de percibirlo como un hombre “simpático y afable”, o “inteligente” y “con oficio de político”, Mujica no cree que su triunfo implique un mejor vínculo con Uruguay

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2020 a las 05:04

José Mujica conoce a Joe Biden. Lo vio, al menos, tres veces. Está seguro de que una de ellas fue en Lima, Perú, en 2013. Ese año los presidentes de la región se reunieron de urgencia, convocados por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para analizar la crisis política que empezaba a atravesar Venezuela, apenas un mes después de la muerte de Hugo Chávez y con el triunfo de Nicolás Maduro sobre el opositor Enrique Capriles.

Después duda. En realidad lo vio en Chile, un año después, cuando las protestas en Venezuela eran diarias y los muertos en Venezuela se contaban de a decenas. Estaban en mesas separadas, durante un almuerzo de la entonces presidenta chilena Michelle Bachelet. Y Biden se le acercó. De lo que sí está seguro es de la frase que le dijo el vicepresidente estadounidense en los pocos minutos de charla: “Nosotros no tenemos que intervenir, usted no me va a creer, pero ellos se destruyen solos”. 

Ya había hablado con él antes, cuando viajó a la Asamblea General de Naciones Unidas. Y después lo volvió a ver, cuando Biden lo recibió con un almuerzo para él y para la delegación. Ahí fue cuando Biden halagó el pelo frondoso de Eduardo Bonomi. “Si yo tuviera su pelo, sería presidente de Estados Unidos”, dijo el ahora presidente estadounidense, según reprodujo Búsqueda y Mujica recordó como un momento jocoso del encuentro. 

Pero, más allá de percibirlo como un hombre “simpático y afable”, o “inteligente” y “con oficio de político”, Mujica no cree que su triunfo implique un mejor vínculo con Uruguay. “No es cliente para que nos compre mucho. No la veo”, resumió el expresidente en diálogo con El Observador. 

Según Mujica, “los demócratas son, por tradición, más cerrados que los republicanos en cuestiones comerciales, en el acceso a los mercados”. Fue durante el gobierno de Barack Obama que Uruguay empezó a exportar cítricos a Estados Unidos y hoy es el principal socio de Uruguay en el sector: compra el 65% de lo que se exporta.

Sin embargo, Mujica remarcó que con Donald Trump el vínculo comercial tampoco fue la panacea, porque “este señor”, el hasta ahora presidente estadounidense, fue a lo largo de su mandato “bastante impredecible”, “una categoría aparte” dentro de los republicanos, además de “conservador”, “soberbio” y “violento”. Con Biden “al menos se puede hablar”, dijo. 

El gobierno de Luis Lacalle Pou tiene intenciones de fomentar los vínculos comerciales tanto con China como con Estados Unidos, independientemente de que las dos potencias estén enfrentadas por el dominio de las relaciones comerciales. En ese sentido, el exsenador del MPP remarcó que esa tensión va a seguir existiendo, pero dijo que espera que “no sea explosiva y se pueda manejar”.

Más allá de que Mujica no vea que el triunfo de Biden en Estados Unidos tenga consecuencias directas importantes en Uruguay, y de lo que se pueda lograr en materia de inversiones, sí puso énfasis en otros aspectos como, por ejemplo, en la agenda de problemas globales. Uno de ellos es el funcionamiento de la Organización Mundial del Comercio. El Órgano de Apelación, que es la última instancia para resolver conflictos entre los países que lo integran, está paralizado debido a que Estados Unidos, bajo el mandato de Trump, se ha negado desde 2016 a nombrar nuevos jueces. La mayoría de los siete puestos están vacantes. “Humildemente, creo que para un pequeño país es importante, porque la OMC era el único que nos defendía en el comercio internacional”, resaltó Mujica.

Otros aspectos en los que el expresidente ve con “ilusión” de avances, es en la agenda del cambio climático y en que deje de haber recortes para la Organización Mundial de la Salud.

La victoria de Biden a la presidencia de Estados Unidos se conoció después de cuatros días de conteos de votos, en los que Trump denunció supuesto fraude electoral por considerar que no debían contarse los votos que llegaban después de las elecciones. La pandemia hizo que la votación pudiera realizarse también por correo, por lo que algunos estados permitían que el voto fuera válido incluso días después de la elección, siempre que el sobre se hubiera enviado dentro del plazo electoral. 

Los resultados de Pensilvania, Nevada, Arizona y Georgia fueron determinantes para darle la victoria al demócrata, que alcanzó los  273 votos electorales que necesitaba para consagrarse como el próximo presidente de Estados Unidos. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...