Polideportivo > INFORME

Los 90 años del fútbol de salón, el deporte que se creó en Uruguay

Este deporte fue creado por Juan Carlos Ceriani el 8 de setiembre de 1930 en Montevideo y en la actualidad lo practican 200 millones de personas en al menos 75 países alrededor del mundo

Tiempo de lectura: -'

06 de septiembre de 2020 a las 05:03

El Manco Castro mandó a la red el cuarto gol. Uruguay le ganaba 4-2 a Argentina y se coronaba campeón del mundo. Todos los gurises querían jugar a este deporte en Montevideo y el interior. Había locura por el fútbol. Se practicaba mucho en los lugares públicos y al aire libre.

Sin embargo, quienes concurrían a los gimnasios cerrados, no tenían esa posibilidad. Pero querían jugar a ese deporte de alguna manera.

Entonces apareció una figura señorial para crear una nueva disciplina que terminaría siendo el fútbol de salón o como se la conoce hoy por el nombre de futsal. Los jugadores campeones con Uruguay aún no habían recibido sus medallas –deberían esperar a noviembre–, cuando Juan Carlos Ceriani tuvo la idea. Fue el 8 de setiembre de 1930, del que el martes se cumplen 90 años.

Juan Carlos Ceriani, el creador del fútbol de salón

“Me lo contó Ceriani. Yo era muy amigo del viejo. Uruguay fue campeón del mundo en 1930. La Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ) estaba donde hoy está Juventus en Colonia y Río Negro. Ellos tenían cancha de básquetbol y todos querían jugar al fútbol. Entonces Ceriani en esa cancha pintó en la pared dos arcos, consiguió una pelota y así comenzó el fútbol de salón”, comentó a Referí, Rolando Muniz, extécnico de la selección uruguaya y con más de 50 años en este deporte.

Ceriani había conocido en un máster de Educación Física que hizo en Estados Unidos, nada menos que al canadiense James Naismith, creador del básquetbol, y a William Morgan, quien creó el vóleibol. Se inspiró en ellos y de esa forma, inventó las reglas del fútbol de salón basándose en tres deportes: además del básquetbol, el handball y el waterpolo, este último aplicable a los arqueros. Las reglas fueron enviadas en 1933 a Nueva York para que se utilizaran en todas las ACJ del mundo.

Ceriani también fue socio fundador y presidente honorario del club Biguá y debido a ese vínculo que él tenía con la ACJ, el escudo de la institución tiene un triángulo rojo, el cual está obviamente ligado a la citada Asociación.

Desde siempre fueron cinco hombres por equipo en el campo, siendo uno de ellos el golero, que no podía salir del área y dos tiempos de 20 minutos.

“Ceriani era una persona muy afable, le gustaba hablar. Era muy introvertido, nunca quería hablar de él, sino del deporte, y era reconocido mundialmente. Era un fenómeno”, agrega Muniz.

Hoy, 90 años después, más de 200 millones de personas practican este deporte en el mundo en al menos 75 países –según la Federación Uruguaya de Fútbol de Salón– y miles lo hacen en Uruguay, la mayoría de ellos, en el interior del país en donde tuvo gran arraigo.

Años de espera

Si bien la idea de Ceriani prendió en los gimnasios, el hecho de no poder llevarlo a la calle o a las plazas, obligó a que solo se pudiera jugar allí, en lugares cerrados.

Debido a ello fue que si bien nunca fue un deporte elitista, se podía practicar exclusivamente en esos sitios y no de forma competitiva.

Entonces pasaron varios años para que comenzara una especie de Campeonato Uruguayo.

“En 1963 se comenzó a competir en Uruguay. Se hizo un campeonato en el Club Banco República, en el que además de ese club, jugaron Sporting, Club Banco Comercial, Club Banco Hipotecario, ACJ y el ISEF. Yo hice dos goles y Banco República le ganó 4-3 a Sporting la final”, recordó Muniz.

Dos años después, en 1965 –también el 8 de setiembre–, se creó la Federación Uruguaya de Fútbol de Salón y casi al mismo tiempo, la Confederación Sudamericana de Fútbol de Salón.

En su apogeo, llegó a haber tres divisionales. Se jugaban campeonatos nacionales de clubes y de selecciones, de mayores y juveniles, todos los años.

Dice Muniz: “Llegó a ser el segundo deporte en Uruguay. Había 40 equipos compitiendo y se jugaba en todo el país”.

En 1971 se creó en San Pablo la Federación Internacional de Fútbol de Salón (FIFUSA), pero por razones políticas se disolvió en 2002 y se creó la Asociación Mundial de Futsal (AMF).

El primer Mundial se llamó “Profesor Juan Carlos Ceriani” y  se iba a jugar en Uruguay, pero por distintas circunstancias se disputó en Brasil.

La diferencia: futsal y fútbol sala

Entre 1930 y 1989 solamente existió el fútbol de salón, conocido también como futsal, que funcionaba bajo la égida de la AMF. Ese año, FIFA creó el fútbol sala con el primer Mundial en Holanda. Desde entonces conviven las dos federaciones.

“Esta división se dio cuando estaba Havelange como presidente de la FIFA”, indicó a Referí Pablo De Palleja, quien desde 2014 es el entrenador de la selección uruguaya de futsal y exjugador de la misma durante ocho años.

Por su parte, Muniz recuerda que en Uruguay, el fútbol sala comenzó en 1995 “porque Peñarol se fue del fútbol de salón al fútbol sala y arrastró a Nacional. El primer año se jugó con 12 equipos”.

Con el paso del tiempo, la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), intentó “adueñarse” del término “futsal”, pero perdió un juicio en 2008.

El recordado triunfo por 2-1 de la selección uruguaya de fútbol de salón o futsal ante Brasil en el Mundial de Bielorrusia 2015

“Hubo falta de diálogo para que el fútbol de salón ingresara a jugar al fútbol sala. Hoy vende más entradas en un fin de semana en Pando en fútbol de salón que todo lo que se vende en un campeonato en Montevideo en fútbol sala por más que tienen a Peñarol y Nacional porque pueden entrar 50 personas por club por los incidentes y en el resto casi no se venden entradas”, explica Muniz.

Y añade: “Ahora hay más equipos jugando al fútbol de salón que al fútbol sala. El fútbol sala es muy caro, mientras que en el fútbol de salón podés jugar en tu cancha, podés cobrar tus entradas, los jueces cobran más barato, tenés cantina…”.

De todas maneras, el fútbol sala está muy profesionalizado y se traen jugadores extranjeros.

Respecto al fútbol de salón, en el interior hay clubes grandes como Solís y San Lorenzo de Pando, Abstemios de Mercedes –que este año no participa por la pandemia–, JAVE y Alianza de Treinta y Tres, Atlanta Juniors y El Timón de Pando, Unión e Independiente de Rocha, INVE de Melo e Independencia de Florida, dijo Diego Vergara, consejero de la Federación y dirigente de JAVE, a Referí.

En Sudamérica, hay cinco países que juegan los dos deportes: Argentina, Chile, Colombia, Paraguay y Uruguay.

Por esta división, hay dos selecciones uruguayas: una de futsal y una de fútbol sala.

Este último recibe anualmente una partida de dinero de FIFA a través de la AUF, en tanto que el futsal solo percibe lo que le puede brindar la Secretaría Nacional del Deporte.

Colombia, Argentina, Paraguay y Brasil son potencias de futsal y no permiten jugar las dos disciplinas. Uruguay está un escalón más abajo y sí permite hacerlo.

“Esa división que existe, perjudica al deporte. Jugué ocho años en la selección de futsal y llevo seis como entrenador, y no pude jugar en los Juegos Olímpicos. Ninguno de los dos deportes es tenido en cuenta debido a estas diferencias”, explicó De Palleja.

Mientras tanto, las potencias de fútbol sala son Brasil, España, Rusia, Italia, Kasajistán, Irán y Ucrania. Uruguay fue quinto en el Mundial de 1996, en España, con Muniz como técnico y es el escalón más alto al que llegó.

En tanto, en fútbol de salón, en 1997 llegó a la final del Mundial en México y perdió con Venezuela –en ese momento, potencia– 4-0.

De Palleja señala que “el caballo de batalla que tenemos es que somos reconocidos a nivel mundial por el futsal, porque lo inventamos en este país. Me gustaría que nos reconocieran por rendimientos deportivos y por copas”.

Y agregó: “Lo que no ayuda es el amateurismo. Vamos a jugar mundiales y en mi plantel hay dos o tres jugadores que viven del futsal. En el grupo hay repartidores de pizzería, abogados, uno tiene una casa con venta de empanadas. Los rivales son atletas y existen diferencias de todo tipo, de alimentación, de entrenamientos, etc”.

Pablo De Palleja, el técnico de la selección uruguaya de fútbol de salón en el encuentro ante Brasil en el Mundial de Bielorrusia 2015

En tanto, el fútbol sala, no el de salón, tiene su rama femenina en Uruguay desde 2004 y cada vez cuenta con más adeptas.

Mientras el fútbol de salón está yendo cada cuatro años a todos los mundiales, el fútbol sala no concurre a los mismos desde 2008.

Si bien se puede tener una visión errónea de que el fútbol sala es de la capital, en realidad los clubes que lo juegan son Nacional, Peñarol, Club Banco República (solo tres de Montevideo), Urupan de Pando, Ituzaingó de Maldonado, Rocha, Río Branco, Old Christians de Colonia y Nacional de San Ramón.

En tanto, el fútbol de salón se disputa exclusivamente en el interior y en el torneo son 14 equipos.

El fútbol de salón o futsal cumple 90 años y se creó en Uruguay. El mundo entero lo festeja.

 

 

LAS DIFERENCIAS ENTRE FÚTBOL DE SALÓN O FUTSAL, CON FÚTBOL SALA

Desde 1989, el fútbol de salón o futsal, y el fútbol sala, son dos deportes diferentes. Son muy parecidos, pero no iguales. Las principales diferencias son: en fútbol sala existen las tarjetas amarilla y roja (debe salir el que recibe la roja y el equipo juega con cuatro durante dos minutos si el rival no mete un gol, no puede entrar el mismo jugador y para el próximo partido está suspendido) y en el futsal existe la tarjeta azul: expulsan a un futbolista pero puede volver a los 2’. Los saques del lateral y de córner se hacen con la mano en el fútbol de salón y en fútbol sala con los pies. En futsal, un compañero se la puede pasar siempre al golero y con las manos, este no puede pasar la mitad de la cancha. En fútbol sala, un compañero no se la puede pasar dos veces seguidas.

 

CUANDO UN EXILIADO URUGUAYO DEFENDIÓ A LA CELESTE

En el Panamericano de México de 1980 en el que Uruguay terminó siendo el vicecampeón, Rolando Muniz, el técnico, hizo jugar al hijo de un exiliado político quien vivía allí y lo anotó a último momento, lo que le costó tres años de suspensión internacional para dirigir a la celeste. Así lo recordó para Referí a modo de anécdota: “Se llamaba Alfredo Gravina y era hijo del escritor y periodista uruguayo afiliado al Partido Comunista que llevaba su mismo nombre y se tuvo que ir al exilio. Estaba radicado allá y era un fenómeno. Lo fiché de golpe y jugó. Le ganamos 1-0 a Paraguay y al otro día salió en el diario El Día que jugó Gravina. Ahí se armó lío. Honestamente, me salvé porque salimos segundos, sino, estaba hasta las manos en plena dictadura”.

 

Diego Maradona jugando al fútbol de salón

LOS ASTROS QUE PRACTICARON ESTE DEPORTE EN EL MUNDO

Varios jugadores que se transformaron en astros del fútbol, también tuvieron su pasaje por el fútbol de salón. En Brasil se destacaron jugadores como Pelé, Zico, Sócrates, Romário y otros tantos, que practicaron lo que hoy se llama futsal. En Argentina, Diego Maradona (foto) lo hizo en el Club Social Parque cuando fue suspendido por FIFA en 1994.

 

LAS FRASES

“Hubo figuras como Carlos Peinado quien fue arquero de fútbol de salón en Sporting antes de comenzar en el básquetbol; el relator Carlos Muñoz también jugó en ese club y en River Plate”

Rolando Muniz

Director técnico de la selección uruguaya de fútbol de salón durante más de 15 años

"Lo que no ayuda es el amateurismo. Vamos a jugar Mundiales y en mi plantel hay dos o tres jugadores que viven del futsal. En el grupo hay repartidores de pizzería, abogados, uno tiene una casa de venta de empanadas. Los rivales son atletas y existen diferencias de todo tipo, de alimentación, de entrenamientos, etc.”

Pablo De Palleja

Director técnico de la selección uruguaya de fútbol de salón desde 2014

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...