Fútbol > RUMBO A LA FASE 2

Los cuestionarios de Danubio y la bronca de Rocco por los vestuarios cerrados

Un jugador, un entrenador y un preparador físico hicieron un balance de la fase 1 y se preparan para los nuevos elementos que se sumarán en la fase 2

Leonel Rocco, DT de Progreso

Tiempo de lectura: -'

26 de junio de 2020 a las 05:00

La fase 1 de los entrenamientos del fútbol uruguayo van llegando a su fin luego de que el 15 de junio los equipos de Primera División retomaran las prácticas. El próximo lunes comenzarán con la fase 2 en la que podrán sumar nuevas tareas y tendrán a su disposición los vestuarios, algo que será un alivio para los jugadores. 

"Es muy complicado esta situación con el frío del invierno", dijo a Referí el delantero de Wanderers Diego Riolfo. 

Riolfo contra Gargano en el Clausura 2019

El bohemio entrena en el Complejo Walter Devoto con el grupo dividido en tres. Los primeros entran a la hora 9, los segundos a las 9.45 y los terceros a las 10.30. Disponen de tres vestuarios y de cinco canchas y hasta el momento han realizado trabajos intermitentes y ejercicios con pelota en línea recta, pero según el protocolo aprobado para el retorno de las actividades no pueden utilizar vestuarios ni duchas.

"Lo del vestuario carece de sentido común", expresó por su parte Leonel Rocco, entrenador de Progreso. 

"No poder utilizar por lo menos las duchas en grupos de cuatro o cinco jugadores no tiene lógica. Buscamos cuidar a los jugadores y es un despropósito que en pleno invierno no se puedan bañar y que en un día de lluvia se tengan que ir transpirados y embarrados. Estamos exponiéndolos a que contraigan una gripe o una congestión", agregó.

La misma preocupación había expresado la semana pasada Matías Jones, volante de Danubio. 

"Pasamos tanto tiempo parados que la forma de entrenar, que es diferente, no nos importa con tal de poder estar con el profe y hacer físico; el cuerpo lo sintió, siempre te vienen ganas de hacer fútbol, pero no hay necesidad de apurarse y pasar por arriba del protocolo", Diego Riolfo.

"Con los compañeros lo hablamos y nos reímos, de solo dominar la pelota y con cambios de dirección aparecieron los primeros dolores de espalda y musculares, pero es normal luego de tanto tiempo parados; de todas formas, la mayoría se mantuvo entrenando y con la motivación que tenemos no se nota tanto la fatiga", explicó Riolfo.

Tanto los jugadores de Wanderers como los de Danubio no tuvieron a disposición estas dos semanas el gimnasio para hacer musculación. 

"Los trabajos de musculación los hemos hecho con nuestro propio cuerpo con ejercicios funcionales o sacando alguna mancuerna que luego limpiamos con alcohol en gel", dijo Riolfo. 

"La semana próxima vamos a sumar triangulaciones y pases porque por ahora trabajamos con una pelota por jugador. Los trabajos de marca, oposición y espacios reducidos recién los vamos a poder hacer en la fase 3", explicó Riolfo. Si la pandemia sigue bajo control, dicha fase comenzará el 14 de julio y ahí los equipos podrán comenzar a hacer partidos amistosos. 

Rocco también mostró su disconformidad con el hecho de que los jugadores no pudieran compartir pelota. "Es algo que también carece de sentido, es una tomadura de pelo, por eso en estos últimos días lo empezamos hacer, es lamentable y no lo podemos entender cuando los científicos dicen que el riesgo al contagio en un 99,5% de los casos se da en espacios cerrados". Desde diciembre del año pasado, Progreso entrena en las instalaciones de la Mutual. 

¿Cómo tomó la decisión Progreso de realizar pases entre los jugadores? Rocco contó que sus dirigidos comparten grupos de WhatsApp con colegas de otros equipos y "ahí recibieron la noticia de que uno de los médicos que participó de los protocolos dio vía libre para hacer los pases y por lo que tengo entendido ya todos los equipos lo están haciendo".

Los cuestionarios de Danubio

Fabián Boyaro, preparador físico de Danubio en el cuerpo técnico que encabeza Martín García, dijo que el nivel físico en el que encontró a los jugadores lo sorprendió gratamente: "Observamos con beneplácito el abordaje de los futbolistas durante la pandemia y el nivel de condición física en que los recibimos fue bueno y muy bueno en algunos casos", explicó a Referí.

Martín García en Danubio

"El objetivo inicial fue respetar un criterio de progresividad para homogeneizar la condición física del plantel para después, en la fase 2, aumentar los volúmenes, las intensidades y las especificidades del entrenamiento", agregó. 

"Hemos respetado el protocolo en todo momento en cuanto a lo que es explícito y claro: las distancias, la organización grupal de las tareas, el tipo de tareas sin contacto cercano ni oposición ni marca. La semana que viene, en la fase 2, los trabajos serán más específicos con tareas tácticas pero aún manteniendo distancia, sin duelos ni oposición cercana, pero ya con circuitos de pases, definiciones, técnica individual y en cuanto a la condición física ejercicios de resistencia, de base y de fuerza funcional", expresó el profe.

Desde la pretemporada, Boyaro trabajó con un sistema de cuestionario con los jugadores para controlar las cargas de los entrenamientos. "El control previo a la carga se hace sobre la base de un cuestionario que los jugadores llenan on line y que consta de varios ítems: la fatiga, el dolor muscular, nivel de stress y humor. Con eso otorgamos un puntaje que nos orienta para determinar si el jugador puede hacer el trabajo normal, si necesita hacerlo en forma diferenciada o si no tiene que entrenar. Posteriomente al entrenamiento, hacemos una valoración subjetiva del entrenamiento de cada jugador y lo retroalimentamos con los datos del cuestionario". 

Los preparadores físicos en Uruguay se dan maña con su capacidad para suplir la falta de soportes técnicos: "Al no contar con elementos tecnológicos que son costosos, le damos mucho valor a ese cuestionario y en estos momentos, al volver tras un largo período de inactividad le damos más valor y cuidado a ese análisis", admitió Boyaro. 

"Estamos atravesando una situación distinta, poco habitual pero a la vez saludable porque nos obliga a salir de la zona de confort y tenemos que verla como un desafío", Fabián Boyaro.  

"Para esta fase 2 se van a aumentar las cargas, esto es progresivo y se van a ir intensificando, ya tenemos previstos cinco amistosos a partir del 16 de julio contra Plaza Colonia, Liverpool, River Plate, City Torque y Rampla Juniors", indicó Rocco, DT de Progreso.

"Tomamos esta vuelta como una pretemporada pero no podemos tener una semana o 10 días de concentración ni la posibilidad de hacer doble o triples turnos, por lo que nos tenemos que adaptar a trabajar intenso todos los días, entre una hora y 45 minutos o dos horas diarias", agregó el entrenador. 

Se termina la fase 1. Desde el lunes se viene la segunda y el fútbol está cada vez más cerca: "Esperemos que el regreso sea el 1° de agosto, no da para más", concluyó Rocco.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...