Espectáculos y Cultura > CAMPAÑA

Los músicos uruguayos buscan renovar la ley de derechos de autor para extender su período de beneficios

Los artistas uruguayos promueven un cambio en la legislación de los derechos de sus discos para no perder los beneficios económicos que, hasta ahora, poseen solamente por 50 años

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2018 a las 05:00

Algunos de los músicos uruguayos de mayor trayectoria ya no poseen los derechos de sus obras. Le sucede a Hugo Fattoruso con las grabaciones de Los Shakers realizadas en Uruguay o con el trabajo realizado con el grupo Los Hot Blowers, que también integró Rubén Rada, quien a su vez está cerca de perder los derechos de su primer disco, Las manzanas. La lista incluye también a Los Olimareños y a Washington Carrasco, entre otros.

La razón de esto es que la legislación uruguaya vigente establece un plazo de 50 años para que los derechos de las grabaciones pasen al dominio público, algo que afecta a los intérpretes y a los productores de discos. Es por eso que los artistas uruguayos nucleados en Sudei (Sociedad Uruguaya de Artistas Interpretes) y la Cámara Uruguaya del Disco proponen que la cifra se lleve a 70 años, como ocurre en el resto de Latinoamérica (a excepción de Bolivia) y en la Unión Europea.

De 50 a 70 años

Si bien es algo que los artistas ya habían propuesto, la cuestión volvió a la mesa con la discusión de la firma de un Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, donde se resaltó que Uruguay estaba en desventaja al resto de los firmantes por esa razón.

En un comunicado publicado por Sudei se explica: "El futuro acuerdo entre el Mercosur y la Comunidad Europea dejará en claro la desigualdad de los artistas intérpretes y productores uruguayos con sus pares del Mercosur, de Europa y de casi todo el mundo. Uruguay estará optando por mantenerse atado a los 50 años como máximo de protección a las creaciones, cuando la Comunidad Europea y el resto de los países del Mercosur ya cuentan con 70 años como mínimo y lo proponen para todos los firmantes del acuerdo".

Cabe aclarar que la modificación no es para los derechos de los compositores, que usufructúan los derechos de autor durante toda su vida y sus herederos los disponen durante 50 años después de su muerte. Estos derechos los gestiona Agadu, que igualmente respalda el pedido de Sudei y la Cámara del Disco.

En la situación actual, cuando pasan los 50 años de la primera edición de un fonograma, estos pasan al derecho público, por lo que cualquier particular o empresa puede utilizar esas canciones para editar una nueva versión o un nuevo compilado de ese artista, sin tener que pagarle por ellos.
Artistas movilizados

El pasado jueves 17, un grupo de músicos locales se reunieron en la sede de Sudei para comunicar su intención de elevar un pedido a los legisladores para que se actualice la ley vigente, concebida en 1937, cuando la expectativa de vida era de 52 años.

"La bohemia ya no es necesaria para los artistas, que ahora viven más, y también siguen componiendo y tocando en vivo, pero ya no pueden recibir los beneficios de lo creado", consideró en el encuentro Eduardo Larbanois.

Allí también estaban presentes Rada, Fattoruso, Alejandro Ferradás, Mauricio Ubal y una representación de la banda No Te Va Gustar, aunque también hay otros artistas que respaldan el proyecto, como Samantha Navarro, Francis Andreu, Fabián "Fata" Delgado y la banda La Triple Nelson.
En el encuentro se destacó que, así como Uruguay ha sido pionero en el reconocimiento de derechos y en la legislación social, en ese punto ha quedado atrás en comparación con otros países.

Para Marihel Barboza, la presidenta de Sudei, "es algo casi macabro lo que está sucediendo". Y consideró que el pedido de los artistas es razonable, ya que además no implicaría una mayor inversión o gastos extras para los contribuyentes, por lo que han encontrado buena receptividad de parte de los políticos con quienes ya han dialogado al respecto. Aunque la esperanza no garantiza aún que los cambios se produzcan, hay una sensación de que eventualmente todo se resolverá, por más que la modificación de ley de propiedad intelectual acarrea algunos cambios delicados, ya que entrarían en juego patentes de medicamentos, por ejemplo, que también verían extendida su duración.

Alejandro Spuntone también se mostró optimista al respecto y argumentó que "es necesario actualizar una ley que ya no aplica para el mundo de hoy". Y añadió: "Hay que mirar al futuro además, porque eventualmente a todos nos puede pasar. Yo tengo grabaciones de hace 20 años, y si bien todavía me falta para perder esos derechos, el tiempo pasa".

El cantante juzgó además que "la cultura no debería tener fecha de vencimiento, sobre todo para quien la crea. Yo entiendo que hay otras prioridades al momento de legislar. Es lógico que la cultura sea algo secundario, pero crea identidad para el país, y también tiene que ser protegida".

Por su parte, Hugo Fattoruso consideró que la cifra podría llevarse incluso más allá de los 70 años o no establecerse un límite. "A mí siempre me rompieron el culo en todos lados con los contratos. Acá, en Argentina, en Brasil, en Estados Unidos, porque firmaba y chau. Pero más allá de eso, ¿quién dice que tienen que ser 50 años o 70?", se preguntó.

Los artistas destacaron también el hecho de que con cada vez mayor frecuencia los músicos son sus propios productores, ya que la tecnología facilita las grabaciones de buena calidad realizadas de forma casera; al tiempo que se hacen más ediciones independientes, lo que de cara al futuro también los puede afectar, ya que no tendrán acceso a sus derechos eventualmente.


Comentarios