Así se fue Peñarol tras perder

Fútbol > PEÑAROL

Más vergonzoso que en la cancha: Peñarol no fue a la ceremonia de premiación

Más vergonzoso que en la cancha: Peñarol no fue a la ceremonia de premiación
Tiempo de lectura: -'
16 de diciembre de 2023 a las 22:22

Los jugadores de Peñarol no asistieron a la ceremonia de premiación del Campeonato Uruguayo 2023 luego de perder 1-0 contra Liverpool en el Estadio Campeón del Siglo la finalíisima del certamen. 

Liverpool había ganando 2-0 en la ida en Belvedere y este sábado liquidó el partido a los 25 minutos de juego con gol del ex Peñarol (lo dejaron libre a comienzos de año), Ruben Bentancourt. 

El partido de Peñarol fue penoso. Tuvo apenas un par de aproximaciones de riesgo antes del gol de Liverpool. Una de Camilo Mayada por derecha y otra de Santiago Homenchenko por izquierda. 

El equipo no tiene idea a lo que juega. No hay concepto, no hay orden, no hay modelo de juego definido. 

Las individualidades en Peñarol fallaron estrepitosamente. 

Peñarol en un vergonzoso desenlace

A Léo Coelho le quedó grandísimo el desafío de jugársela a pasar de un grande a otro. 

Hernán Menosse se dedicó a pelear, tal vez para disimular que en las instancias definitivas no paró a nadie. 

Lucas Hernández estuvo todo el año en pésima e impresentable forma física.

¿Usted se imagina un club grande y serio a nivel mundial que tenga un jugador que en este tipo de instancias no aguante más de 45-58 minutos en cancha? No es serio. 

Sebastián Cristóforo y Santiago Homenchenko erraron pases de esos donde la tribuna se cae encima. Y cuando eso pasa, pesa. 

Matías Aguirregaray no jugó. Pero después de tantas oportunidades que le dieron los entrenadores y falló sistemáticamente en todas, debió estar en la cancha para asumir la responsabilidad de un año de terror. 

Sebastián Rodríguez se desmoronó. Hasta la recta final del Uruguayo era el mejor jugador del torneo. A la hora del cierre se evaporó. 

Ángel González jugó en todas las finales. No aportó nada. Y fue parejo. Porque desde que llegó siempre fue lo mismo. 

Matías Arezo terminó una vez más desdibujado. Fuera de foco. Fuera de puesto. Fuera de su zona de influencia. Quiso hacer cosas que no debía (tirar córners o balones largos y llovidos de 30 metros). El hincha lo aplaudió porque fue de los pocos que se vació en el esfuerzo. Pero cuando detrás de ese esfuerzo no hay conceptos, no hay socios (desde que se le fue Ignacio Laquintana), es imposible para un solo futbolista. 

Abel Hernández es otro vivo reflejo de este Peñarol que fue un sanatorio. Que terminó privándose en la finalísima de uno de sus mejores jugadores (Damián García) porque la condición física y sanitaria del equipo fue penosa. 

Peñarol se terminó arrastrando en la cancha cuando los equipos grandes que no ganan jugando ganan corriendo.

Liverpool lo terminó humillando con una sucesión de pases regados por el "ole" de sus hinchas, en un momento soñado para los de Belvedere. 

Porque detrás de esos "ole" y detrás de este triunfo hay concepto, hay una idea definida, hay un entrenador respaldado incluso cuando en un torneo corto terminó 13º no mucho tiempo atrás. Hay talentos del club a los que se les tiene paciencia y hoy son campeonísimos (Federico Pereira o Alan Medina). 

Pero lo que también hay es caballerosidad, hidalguía y respeto al rival, al hincha y a la profesión. 

El año pasado, muchos de estos jugadores perdieron 4-1 (en alargue) la final con el Nacional de Luis Suárez y se bancaron la ceremonia de premiación del rival. Recogieron sus medallas de vicecampeones y se fueron para la casa. 

Peñarol, vergonzosamente, se fue cabizbajo al vestuario.

Sin felicitar al rival, sin dar la cara ante el hincha. Sin honrar el espectáculo. 

En todas partes del mundo, el campeón siempre recibe sus medallas de vicecampeón y luego le da espacio al campeón para que celebre. 

En todo torneo serio del mundo, en todo equipo grande serio del mundo, esa debería ser la regla. 

Pero en este Peñarol, los jugadores, el cuerpo técnico y con dirigentes que no impusieron su voz de mando ante la situación, el club protagonizara un bochorno de semejante calibre.  

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...