Estilo de vida > PASEO EN EL ESTE

Museo del mar, la colección personal que se hizo de todos

Desde mejillones gigantes hasta un diente de narval coexisten en un espacio en constante expansión

Tiempo de lectura: -'

16 de enero de 2018 a las 19:00

Pablo Etchegaray es coleccionista desde niño. Lo primero que reunió fueron caracoles que recolectaba en la playa. Con los años fue expandiendo su tesoro con otras criaturas marinas, por lo que decidió ordenarlas en un edificio construido por él mismo en La Barra de Maldonado. Y en ese momento se dio cuenta de que guardar todo eso para sí mismo era un gesto narcisista y egoísta.

Así nació el Museo del Mar. Abierto por primera vez en 1996 actualmente es hogar de cuatro colecciones: la original, un insectario, el Museo de los balnearios –que recopila la historia de Punta del Este y otras localidades de veraneo uruguayas y de la región como Mar del Plata y Copacabana–; y el Museo de los Recuerdos, que reúne objetos antiguos, desde latas, botellas, valijas, frascos hasta álbumes y sombrillas.

El quinto museo, por eso días en construcción, estará dedicado a los libros, las frases célebres que emergen de allí y sus autores, aunque aún faltan tres años para su apertura.

La semilla del museo fue una colección de caracoles y esqueletos de mamíferos marinos, explicó Etchegaray a El Observador. "Al principio éramos menos selectivos con la selección de piezas, ahora nos controlamos más. No tenemos depósito y no quiero acumular. Aceptamos donaciones y seguimos incorporando, pero somos más selectivos en ese aspecto", comentó.

Museo del mar
Algunas de las piezas y esqueletos que pueden verse en el museo.
Algunas de las piezas y esqueletos que pueden verse en el museo.

Incluso, con ese criterio de selección, en el museo pueden encontrarse caracoles, animales marinos, aves marinas, tortugas marinas, peces, cangrejos, langostas, corales y mejillones. "Acá hay piezas que en un solo país es difícil de ver todas juntas", destacó Etchegaray.

Entre las especies albergadas en los 2500 metros cuadrados del Museo del Mar, Etchegaray destaca algunas como el albatros, o el mejillón californiano, los más grandes del mundo en sus respectivos grupos animales.

También resalta un feto de delfín encontrado en Valizas, un diente de narval y lo que es, asegura, el caracol más grande del mundo. "Bichos raros sobran. Hay de acá y de afuera, aunque la mayoría los consigo acá", contó sobre el funcionamiento de la colección.

Museo del mar
Pablo Etchegaray, propietario y fundador del Museo del Mar. 
Pablo Etchegaray, propietario y fundador del Museo del Mar.

En el Museo del Mar no hay guías: su inmensidad hace difícil poder explicar cada segmento, aclaró su propietario. Etchegaray recordó que en su primera etapa le llevaba una hora y media apenas un fragmento del recorrido. De todas formas, cada pieza está acompañada de textos explicativos e información.

El museo funciona durante todo el año, aunque sus picos de actividad se producen desde octubre hasta febrero. Entre octubre y noviembre se producen las visitas escolares de todo el país, y también desde escuelas y liceos de la región. En enero, a pesar de ser uno de los períodos de más intensidad turística, la actividad no es tan alta en el museo como se podría imaginar, algo que el responsable del lugar asigna a que el público que visita el balneario tiene un perfil más nocturno y festivo.

Luego de la primera quincena del año, con la entrada de familias a Punta del Este, es cuando el público se masifica. En los últimos tiempos, destacó, se produjo un incremento en las visitas provenientes de Brasil, donde se corrió la voz sobre el museo como atractivo turístico.

Museo del mar

Por fuera de las visitas extranjeras, Etchegaray también nota un crecimiento en los locatarios que se acercan a descubrir su museo. Dice que en los últimos 20 años, se ha comenzado a cambiar la percepción que los uruguayos tienen sobre los museos. Se los tenía como sitios estáticos, que durante años y años se mantenían idénticos, y que con visitarlos una vez en la vida era suficiente.

El giro marca una postura sobre los museos más cercana a la de los europeos, como un lugar al que ir a pasear, conocer y mejorarlo, dijo Etchegaray.

El museo abre todos los días y la entrada para visitar sus cuatro secciones es de $ 190. Tomando en cuenta su extensión, si el visitante no llega a completar todo el recorrido en una sola jornada, puede hablar con los encargados y regresar otro día para completar el tour.

Uruguay, país de tiburones

Uno de los segmentos del Museo del Mar está destinado a los tiburones, un pez que suele estar más asociado o otros mares del mundo, y no a las costas uruguayas. Pero Etchegaray aclara que está lleno de ellos en las aguas nacionales. "Son comunes. Desde cazón y angelito para arriba. Algunos llegan a los dos metros, y pueden alcanzar los cuatro, aunque es poco habitual que alcancen ese tamaño. Hay varias especies, se acercan a la costa. De hecho se sacan con reel. Esto no quiere decir que ataquen, es una fábula de las películas. Hay 400 especies de tiburón y solo tres en todo el mundo son las que atacan; y esas sí que son imposibles de encontrar acá. Las especies que hay en Uruguay comen del fondo, no llegan a atacar a un bañista. Tienen un aspecto intimidante, pero no atacan", afirmó el director del Museo del Mar.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...