Fútbol > EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

¿Qué hace Nacional para blindar a sus juveniles en tiempos de pandemia?

¿Cómo trabajan a distancia? ¿Qué apoyo le dan a los jugadores de la cantera? ¿De qué forma realizan el seguimiento de la actividad de cada futbolista?

Tiempo de lectura: -'

01 de abril de 2020 a las 05:00

“Sientan que no están solos, que siguen acompañados por las mismas personas que habitualmente los acompañamos en el día a día del entrenamiento”, fue una de las frases que la psicóloga Verónica Tutte les dijo a los juveniles de Nacional en un video que les envió en la primera semana de cuarentena, cuando la actividad futbolística se suspendió por el coronavirus y cada uno ellos tuvo que regresar a sus domicilios.

Las divisiones formativas de Nacional aglutinan a unos 170 futbolistas y alrededor de 50 de ellos viven bastante alejados de Montevideo, que es donde pasan la mayor parte del año. Sus realidades cambiaron abruptamente debido a la pandemia de covid-19 que azota al mundo y desde el club tratan de acompañarlos a la distancia, de estar con ellos, de que continúen los entrenamientos, que sigan entretenidos y además están pendientes de sus necesidades y las de sus familias, apoyarlos en estos tiempos de incertidumbre general.

“Tienen tantas tareas que realizar que buscamos que hagan lo mismo que hacen en los entrenamientos. La situación presencial no se complementa con nada, pero les damos diferentes formas para que sientan que tienen los mismos apoyos y tareas que antes”, dijo Tutte a Referí, que además de ser la psicóloga de formativas coordina el equipo disciplinario del club que está junto a los chiquilines.

Tutte integra un grupo de WhatsApp con todos los cuerpos técnicos de las divisiones juveniles del club, que son los que están en contacto diario con los jugadores y le derivan a ella casos puntuales, cuando notan angustia en el chico o su familia no atraviesa por una buena situación económica o hay casos de violencia intrafamiliar.

La psicóloga le envía tareas a los técnicos para que estos los reenvíen a los jugadores: “La primera semana que nadie tenía claro qué iba a pasar y cómo iba a ser, envié un video explicándoles la importancia de tener una rutina, de los hábitos que tenían que tener como deportistas. Era como que sintieran que la persona que está con ellos todas las semanas les está dando un consejo por todo lo que estamos viviendo”, explicó Tutte.

Además, mediante la Sociedad Iberoamericana de Psicología en el Deporte, de la que ella forma parte, se generaron conferencias de 10 minutos denominadas Píldoras Solidarias, en las que distintos profesionales abordan un tema específico para los deportistas: cómo mantener el entrenamiento mental estando en casa, cómo ser deportista de alto rendimiento en el confinamiento… Esto también se les envía a los juveniles por intermedio de los entrenadores, así como juegos y desafíos alineados a la psicología del deporte y que se encuentran en una página que se llama psicoactiva.como: “Son tests y les mandé uno para trabajar la concentración, con un audio explicando qué tenían que hacer y ellos después me mandan los resultados. Trabajan la concentración y al mismo tiempo se divierten un rato”, señaló la profesional.

Asistencia total

Tutte a su vez coordina el equipo disciplinario que integran la asistente social Patricia Romero, el psicólogo Damián Benchoam y dos personas que trabajan muy cerca de ellos: la podóloga Ana María Gregorio y el nutricionista Rafael Cornes.

Con ellos se desarrolló una tarea intensa de recolección de datos de cada una de las familias, de sus necesidades actuales. Los encargados de las llamadas fueron los entrenadores. “Nosotros tenemos un relevamiento anual de cada familia, pero hay muchos casos de trabajo informal donde en este momento la realidad es totalmente distinta” comentó Tutte. Completaron fichas con las necesidades económicas, alimentarias, de higiene y psicológicas de cada familia y “a partir de eso hicimos una lista de deportistas que podrían estar necesitando urgentemente apoyo de diferentes tipos”.

Luego, la asistente social junto a la coordinadora y la comisión directiva de juveniles, respondieron a las necesidades que tenían los familiares de sus futbolistas. “Ver la necesidad de cada chico ya sea emocional o material y darles una respuesta de acuerdo a sus necesidades específicas”.

"A lo largo del año apoyamos a las familias de diversas maneras, tenemos jugadores que son padres, deportistas que viven situación de gran humildad y además del viático que puedan recibir les damos apoyo, de la misma manera se decidió en este momento hacer un listado de familias que estaban en una situación particularmente vulnerables y el club por diferentes vías fue respondiendo a esas necesidades”.

Explicó Tutte que en estos momentos la situación psicológica de mayor tensión para los juveniles -aunque subrayó que es para todos en general- es la incertidumbre. “No saber cuánto va a demorar esto, cuáles serán las consecuencias, no saber qué va a pasar con ellos cuando vuelvan a entrenar, algunos eran titulares, otros suplentes, cómo estarán sus rivales. Los que viven en el Interior lo que pueden estar sintiendo con mayor intensidad es la realidad de todos los días que hace tiempo no vivían porque estaban en la residencia del club -a raíz de la emergencia sanitaria cerró el sábado 14 de marzo- y ahora volvieron a determinadas situaciones que no estaban acostumbrados, la alimentación es diferente, en fin”.

Entrenan todos los días

Desde el punto de vista deportivo, el coordinador de juveniles Sebastián Taramaco, señaló que “la relación con el entrenamiento de los chiquilines y la continuidad de la actividad deportiva específica es muy parecida a Primera división”.

Hay un monitoreo permanente de los entrenadores con los futbolistas. “Tratamos de estar muy cerca desde todo punto de vista, deportivo, humano y social. Los que trabajan más todos los días son los cuerpos técnicos, con los aspectos relacionados a mantenimiento físico, técnico-táctico, que realmente no hay mucha diferencia entre lo que es un plantel principal y uno de juveniles. Les marcan las rutinas diarias, les monitorean los entrenamientos por videollamadas, hacen entrenamientos virtuales, según la edad la carga es distinta, pero hacen casi lo mismo que puede llegar a hacer un plantel principal”.

Taramasco indicó que cada cuerpo técnico se maneja de forma libre y “lo que diferencia fundamentalmente a la metodología es la edad, no es lo mismo lo que puede hacer un chico de 19 años de Tercera o Cuarta división, a lo que pueda hacer uno de 14. Se hacen teleconferencias a través del Zoom, charlas técnicas colectivas”.

A todo esto, los dos integrantes del equipo de video análisis de juveniles tienen trabajo extra: “Editan videos virtuales para mandarle a los chiquilines, tareas que les piden los cuerpos técnicos, compaginando partidos propios, partidos de fútbol internacional, cada cuerpo técnico se manejó a criterio de lo que venía haciendo. Cada preparador físico lo mismo desde el punto de vista físico”, indicó el coordinador.

Agregó que las pautas que se marcaron para todos por igual fue que “los entrenamientos físicos deben ser diarios, ningún jugador puede pasar un día sin entrenar, salvo los días que se planifiquen como descanso y dentro de una rutina como si fuera una semana tipo”. Contó también que hasta el momento la respuesta de los jugadores es muy buena. “Son adolescentes jóvenes que están acostumbrados a una rutina de entrenamientos diaria, y a una rutina de competencia que ya empiezan a extrañar. Hay tres cosas fundamentales que el deportista extraña en este momento: la primera y más importante es lo socio-colectivo, pertenecer a un grupo, la conexión con su compañero, el vestuario, la previa del entrenamiento; después es el entrenamiento físico, la rutina de una hora y media o dos horas de entrenamiento, que dentro de todo es lo que más llevamos adelante, y lo tercero que empieza a extrañar es la competencia, eso es fundamental, pasan las semanas y necesitan jugar, competir. Ahora hay que tener paciencia y mente fría”, dijo.

Además de los torneos locales, Nacional suele competir en el ámbito internacional y la pandemia de coronavirus ya abortó la participación del club de la segunda edición de la Sinobo Gouan Cup que se iba a desarrollar en el mes de mayo. ¿Dónde? En China, donde empezó todo este descalabro mundial.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...