Fútbol Internacional > INGLATERRA

Newcastle, el histórico que puede ser un nuevo rico a precio de ganga y petrodólares

En medio de la crisis por el coronavirus, Arabia Saudita va por el equipo de la Premier en una movida millonaria que esconde tintes políticos, con polémicas y denuncias

Tiempo de lectura: -'

23 de abril de 2020 a las 15:59

Newcastle United, el club inglés fundado en 1892 y que con Alan Shearer a la cabeza fue uno de los protagonistas de la Premier League en la década de los años 1990, podría pasar próximamente a ser uno de los “nuevos ricos” de Inglaterra y de Europa, al ser adquirido por capitales de Arabia Saudita.

Como Manchester City y Chelsea, también de Inglaterra, París Saint-Germain de Francia e Inter de Milán de Italia, el equipo del estadio St James' Park puede convertirse en un club potenciado por los petrodólares.

En momentos en que el fútbol mundial está calculando las secuelas que dejará la pandemia del coronavirus, un consorcio liderado por el Fondo de Inversión Pública (FIP) saudita, pilotado por el príncipe heredero Mohammed Ben Salman, está dispuesto a poner sobre la mesa un monto que asciende a € 345 millones para hacerse con el histórico Newcastle.

St James' Park, el estadio de Newcastle

La operación, que en 2017 había tenido un comentado primer intento que no avanzó, tiene ahora que recibir el visto bueno de la English Premier League (EPL), que gestiona el campeonato inglés, que como todas las ligas nacionales se encuentra en un momento de dificultades financieras debido al Covid-19.

El precio a pagar por el club por los saudíes puede parecer elevado en un momento en el que la pandemia amenaza las fuentes de ingresos de los clubes: derechos de televisión, patrocinios o venta de entradas. Pero para el poderoso FIP, que se estima cuenta con unas reservas de US$ 320.000 millones (€ 295.000 millones ), la 'era post-coronavirus' puede ser un momento propicio para dar impulso a su proyecto futbolístico en Inglaterra.

Además, la inversión sería muy positiva para el propio Newcastle, que cuando el campeonato fue interrumpido en marzo iba en el 13° lugar, lejos del nivel que tenía cuando luchaba por las primeras posiciones a mediados de la década de 1990 o a principios de los 2000, en la época de Shearer.

El equipo blanco y negro años después supo tener en su plantel a Ignacio González, el uruguayo que jugó la temporada 2008-2009 cedido por Valencia.

El ejemplo del City

En Inglaterra, la aparición de otro club poderoso económicamente podría alterar la actual jerarquía de un campeonato ya muy competitivo, con Liverpool, Manchester City, Manchester United, Chelsea, Arsenal, y ahora también Tottenham, entre sus principales protagonistas.

Para los sauditas, el objetivo parece claro y es seguir el ejemplo de Manchester City, comprado en 2008 por Cheikh Mansour, miembro de la familia real emiratí, 32 años después de su último gran título nacional. El efecto fue claro y en las nueve últimas temporadas el club conquistó once trofeos, entre ellos cuatro de la Premier League.

Además, se formó el Grupo City que se expandió por el mundo con distintos clubes, entre ellos Montevideo City Torque.

Manchester City dejó así de ser un actor secundario, aunque para ello tuvo € 670 millones de pérdidas en los seis primeros años de la nueva etapa.

Con el desplome previsible del costo de los traspasos para poder superar la crisis actual, el billete de entrada que debería pagar Newcastle para dar el gran salto debería ser mucho menos costoso.

"Los buitres y los depredadores van a hacerse con los mejores a precios de saldo", declaró a AFP Kieran Maguire, un experto en contabilidad deportiva.

Limpiar la imagen

Arabia Saudita invierte desde hace años en el deporte, organizando competiciones de envergadura y tratando de mejorar su imagen y también de diversificar su economía, ultradependiente del petróleo.

En el país se organizó recientemente el Rally Dakar, el combate de boxeo por el título mundial entre Anthony Joshua y Andy Ruiz, así como distintos partidos de fútbol, incluida la última Supercopa de España.

Pero activistas pro Derechos Humanos han denunciado en varias ocasiones que el reino se sirve del deporte para intentar blanquear su imagen internacional.

No obstante, varias organizaciones no gubernamentales, entre ellas Amnistía Internacional, preocupadas por la situación de los Derechos Humanos en Arabia Saudita, pidieron a la Premier League que estudie esta operación, ante el riesgo de que la imagen del campeonato se vea afectada.

Vista exterior de St James' Park, el estadio de Newcastle

"Si el príncipe heredero (Mohammed Ben Salman), en virtud de la autoridad de la que dispone en el Fondo de Inversión Público, toma el control del Newcastle United, nos preguntamos cómo podría ser eso positivo para la reputación de la Premier League", declaró a AFP Felix Jakens, uno de los responsables de Amnistía Internacional para el Reino Unido.

La oferta por Newcastle llega tras una época especialmente complicada diplomáticamente para los dirigentes sauditas y especialmente para el príncipe heredero, criticado a nivel internacional tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el recinto del consulado de su país en Estambul en octubre de 2018.

El nuevo secretario de Estado de Cultura, Medios y Deporte de Inglaterra, Oliver Dowden, en el puesto desde mediados de febrero, declaró que su gobierno no intervendrá en este debate de índole moral. "Como ustedes saben, corresponde a la Premier League juzgar la buena moralidad de alguien y no quiero prejuzgar este proceso", aseguró Dowden este miércoles.

Paradójicamente, las cuestiones comerciales y diplomáticas podrían acabar imponiéndose a los Derechos Humanos. Desde Catar, rival de Riad, el grupo audiovisual BeIN escribió a los dirigentes de la Premier League para reclamar una investigación que determine si los representantes sauditas son "las personas adecuadas" para dirigir a Newcastle.

BeIN afirma que Arabia Saudita puso en marcha desde 2017 un sistema de difusión pirata que toma imágenes de las diez cadenas deportivas del grupo catarí para retransmitirlas en los países del mundo árabe vía satélite.

Con estas denuncias y polémicas, queda la interrogante de si la Premier League finalmente aprobará la transacción. Mientras tanto, en portales deportivos de Europa ya se habla de que, con los millones sauditas, Newcastle iría a Barcelona para fichar a Philippe Coutinho -cedido a préstamo a Bayern Múnich- y también a Antoine Griezmann.

Con base en AFP

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...