Cargando...
Directamente para video

Espectáculos y Cultura > Cine

Ocho películas en cartelera: el cine uruguayo probó su diversidad en un "súper mes" de estrenos

Desde hace varias semanas, la cartelera de las salas del país recibieron una multitud de producciones nacionales; este es el repaso de todas ellas

Tiempo de lectura: -'

16 de noviembre de 2021 a las 05:01

Autos que se prenden fuego. Cineastas de culto confinados a grabaciones caseras siniestras. Una mujer que atraviesa la temporalidad de su vida para explorar los fantasmas de su pasado. Una mujer que encuentra en un fantasma el placer nunca experimentado. Un amor que se proyecta al arte y que se mantiene vivo a través de él. Máquinas que enseñan a ser más humanos. Una distopía entre el color y la opacidad. Un malentendido, una comedia oscura, un perro en el medio.

El párrafo anterior podría haber sido utilizado en cualquiera de las últimas semanas para contestar al cantito ya perimido, pero en algún sentido sostenido, de que el cine nacional se hunde en su propia homogeneidad. Que es siempre lo mismo. Que está sumergido en un reciclaje permanente de Whisky y otras producciones similares que despuntaron a mediados de los 2000. Quienes están más o menos atentos a los cambios de los últimos años, y por supuesto quien efectivamente vea cine uruguayo, sabrá que el prejuicio a esta altura del partido es por lo menos ridículo. Que hace tiempo que los géneros se entrecruzan, que hay margen para los experimentos, que no existe un solo registro. Tampoco un solo cine uruguayo. Pero de vez en cuando, casi que porque sí, esta percepción alterada sobrevuela, se multiplica como una especie de bacteria de otra época y termina manchando la realidad. Y la realidad es: la producción audiovisual nacional vive un momento para destacar.

Comprobarlo es muy fácil y esa lista que abre la nota está relacionada con la respuesta; basta con echar un vistazo a la cartelera actual para encontrarse con algunos de esos argumentos mencionados, que responden a su vez a las ocho películas nacionales que hoy están proyectando diferentes salas del país. En algunos casos, que estos estrenos se hayan programado ahora responde, es cierto, a algunos retrasos evidentes generados por la pandemia, pero al final lo que termina importando es que el acceso a las películas existe, que hay salas que las muestran y que hasta los espectadores más escépticos tienen la posibilidad de comprobar, en varios horarios, que aquella idea de un único cine vernáculo es insostenible.

Este “supermes” comenzó, en algún sentido, con las últimas semanas en cartelera de La teoría de los vidrios rotos, la divertida comedia de Diego “Parker” Fernández que se estrenó el 26 de agosto, que fue seleccionada por Uruguay como representante para el Oscar 2022, que lleva 12 semanas de proyecciones y que acumula más de 11 mil espectadores, con el vaivén de los aforos incluidos. 

La comedia, además, tuvo un anexo reciente con La muerte de un perro, el debut como director de un largometraje de Matías Ganz, creador de las series REC y El mundo de los videos. La película se había preestrenado en la competencia Nuevos Realizadores del último festival de Cinemateca en diciembre del año pasado, y casi un año después encuentra su camino a la pantalla con una historia que pone a un matrimonio de varios años al límite de su propia moral, tras un “accidente” en el que queda involucrado un perro y que desata una ola de represalias. Oscura, divertida y con ganas de morder hasta el hueso, La muerte de un perro podría tener guardado en su genética ese código que les permite a las películas convertirse, a partir del boca a boca y si se mantiene en cartel, en un pequeño suceso similar al que experimentó La teoría.

También dentro de la comedia aparece Muerto con Gloria, la segunda película de la dupla de Mauro Sarser y Marcela Matta tras su debut en Los Modernos. Y, de la mano con un interés por captar un público más amplio, acostumbrado a registros que no son tan habituales dentro de la producción nacional, aparece Ojos Grises, una película de ciencia ficción a cargo de Santiago Ventura que se estrena este mismo jueves. La historia plantea un mundo postapocalíptico en donde las personas perdieron la posibilidad de ver el mundo en colores. Sin embargo, aparece una niña que sí puede hacerlo y cambia las reglas de juego.

La ficción nacional tiene actualmente dentro de su oferta, también, a otra película que hace ya varias semanas que se encuentra en salas y que merece ser vista allí. Se trata de Las vacaciones de Hilda, el oscuro y formidable debut del realizador Agustín Banchero, que compitió en San Sebastián y que, si bien funciona a partir de un hermetismo que puede dejar afuera a más de un espectador, es una propuesta estética y narrativa a destacar. Tiene, además, una actuación memorable de parte de su protagonista, Carla Moscatelli.

En el borde entre la ficción y el documental, y de la mano de la misma productora que Las vacaciones de Hilda (Tarkio Film), aparece por otro lado Directamente para video. Esta producción de Emilio Silva Torres explora el fenómeno detrás de la llamada “peor película del cine uruguayo”, Acto de violencia en una joven periodista —que también tuvo funciones en estos días en Cinemateca, por lo que podríamos sumarla a la lista— y de su director, el enigmático Manuel Lamas. Un ejercicio fascinante que se desdobla y se incluye dentro del propio mito de la película, y que da como resultado una producción sumamente seductora.

Al margen de debutantes como Banchero, Silva Torres o Ganz, este “supermes” también trajo de nuevo a la pantalla otros nombres con más trayectoria audiovisual o en el arte en general. Es el caso de Pablo Casacuberta y su documental Soñar Robots, que narra el periplo de un grupo de liceales del interior en su camino dentro de la robótica, con un torneo mundial en el Antel Arena incluido a la mejor tradición de las películas deportivas. Con momentos conmovedores y la imposibilidad de salir de la sala sin haber recobrado fe en la humanidad, Soñar Robots tiene todavía varios horarios en cines a los que apuntarse. 

Por último, un caso similar al de La muerte de un perro. La intención del colibrí, documental de Sergio de León, se había estrenado hace más de un año en el festival Detour, y quienes lo habían visto en esa única función habían expresado su entusiasmo con la historia de Ulises y Juan, una pareja que, a pesar de la muerte del primero, sigue conectada a través del impulso del segundo por mantener el arte de Ulises vigente. Finalmente, La intención del colibrí alcanzó la exhibición “regular” y ahí está: esperando con su emocionante relato de amor a través del tiempo. Vale la espera entre aquel preestreno y este. Y, por supuesto, la entrada.

Dónde verlas

Todas estas películas se pueden ver en las salas de Movie, Life Cinemas, Cinemateca y la Sala B del Auditorio Nelly Goitiño. Los horarios se pueden encontrar en las distintas webs de los cines.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...