Cargando...
Agustín Álvarez Martínez de Peñarol celebra su primer tanto contra Boston River

Fútbol > EL ANÁLISIS

Peñarol en quinta es un violín, en segunda desafina

Peñarol goleó pero volvió a mostrar dos caras muy diferenciadas, la ofensiva y la defensiva, y es que en quinta es un violín, pero en segunda desafina; Torres, Ceppelini, en su nuevo puesto de volante central, y el Canario, los puntos altos

Tiempo de lectura: -'

30 de mayo de 2021 a las 21:29

Hace cerca de 25 años, Juvenal, uno de las mejores plumas que tuvo en su historia -dentro de tantas- la revista El Gráfico de Argentina, escribió una columna de opinión cortita pero contundente en la que se refería al desempeño de la selección de su país.

Quería mostrar el contraste de las velocidades entre lo que era un ataque feroz, fortísimo, oportunista y contundente con Hernán Crespo y Gabriel Batistuta, y una defensa que cada vez que la apuraban, demostraba falencias importantes.

El título era magnífico y este periodista, nunca más lo olvidó: “En quinta un violín, en segunda desafina”.

Facundo Torres celebra su golazo para el transitorio 2-0

Y tan bueno es, que lo tomaremos prestado. Ese mismo ejemplo se puede traer a este 2021 con el Peñarol de Mauricio Larriera.

Porque cuando su equipo pasa la mitad de la cancha con pelota dominada, tiene un montón de variantes interesantes y, como pocas veces en los últimos años, jugadores muy veloces que saben jugar a esa velocidad.

Claro que no todo es velocidad, sino que hay que aportar el virtuosismo necesario como para desnivelar al rival, engañarlo con la pelota, alterarlo con inventiva en el juego.

Eso Peñarol lo tiene con futbolistas que de a poco se van entendiendo cada vez mejor.

Mauricio Larriera sonríe luego del primer gol de Peñarol ante Boston River

Una vez más, Larriera tuvo un punto altísimo en una elección táctica: como ya había sucedido el torneo pasado cuando colocó a Giovanni González como volante y lo potenció mucho más, tanto que este lunes vuelva a la selección uruguaya, ahora lo hizo con Pablo Ceppelini.

Se quedó sin su capitán, Walter Gargano, contagiado de covid-19, el hombre que manejaba los hilos del medio juego, pero no se desesperó. Esperó un par de partidos y este domingo, apostó por Ceppelini en una posición que no es la suya habitual, como doble 5 junto a Jesús Trindade. El resultado fue óptimo y el exjugador de Cruz Azul fue de los mejores de la cancha, anotando a su vez su primer tanto con la aurinegra en el pecho, de penal.

Pablo Ceppelini jugó en su nueva posición de doble 5 junto a Jesús Trindade y fue un nuevo acierto táctico de Larriera, tanto, que fue una de las figuras de la cancha

A partir de allí su equipo comenzó a mejorar con el balón, con Giovanni por derecha como extremo, Canobbio por izquierda, y Facundo Torres jugando de David Terans. Arriba, como siempre, la precisión infinita del Canario Álvarez.

Entonces los primeros 30 minutos de Peñarol fueron a todo vértigo, con desbordes, desdobles, transiciones y volumen de juego.

En 25 minutos ganaba 2-0 y con luz ante un equipo que se defendía -mal- con cinco hombres.

Pero bastó que llegara una jugada, solo una -un córner para ser más precisos-, en el que se durmió toda la defensa aurinegra y dejaron solo a Agustín Nadruz, un volante espigado, de 1,82 metros, que definió solo de cabeza para el 2-1.

Juan Tejera, el técnico rival, realizó variantes ofensivas para el inicio del complemento y a Peñarol se le vino la noche. Entraron Facundo Labandeira y el exaurinegro, Facundo Rodríguez, y sobre todo este, complicó muchísimo a la última zona de los de Larriera.

Así llegó un error de Fabricio Formiliano -quien últimamente no atraviesa su mejor momento- que entregó mal la pelota en la salida y se la dejó servida a un rival para el centro de Facundo Rodríguez y el 2-2 de Rodrigo Bentancourt.

¿Merecía Peñarol que le empataran? Por lo que había sido el primer tiempo, no. Por lo que había mostrado en los primeros 10 minutos del segundo, totalmente. No parecía el mismo equipo.

La cara de Larriera ya cambió y no sonríe como en el primer tiempo; no quedó conforme con algunos rendimientos en defensa

Pasó de la dinámica a la incertidumbre, de la precisión a los nervios, de la velocidad ofensiva a la lentitud defensiva, de los aciertos a los errores.

El único que se animó a algo cuando la pelota quemaba, fue Facundo Torres. Hasta que en el peor momento, llegó un penal de Nicolás Freitas sobre Gary Kagelmacher que aprovechó Ceppelini para el 3-2. No obstante, otra vez Boston River, con Facundo Rodríguez, estuvo a punto de empatar.

Así se había dado el partido, a ensayo y error, y Peñarol, por el deber de ser protagonista, estaba jugado. O goleaba, o le empataban.

Larriera había acertado otra vez dándole ingreso a Cristian Olivera en lugar de Juan Acosta. Recostó sobre el lateral derecho a Giovanni González y pasó a jugar 4-5-1, como él mismo les gritó a los jugadores y lo escuchó todo el Estadio Campeón del Siglo. Su método, sin embargo, pasó a ser cauteloso. Es que se daba cuenta que había cosas atrás que no andaban del todo bien.

Una postal: el Canario Álvarez Martínez festeja el 1-0 con el arquero Gonzalo Falcón de Boston River, en el piso

Entonces esas variantes tácticas le dieron más vuelo al juego del equipo, cierto brillo a Olivera quien, cuando tome más confianza con sus compañeros, seguramente le dará muchas alegrías a su equipo. Le cometieron un penal que no fue claro y que Canobbio tiró afuera cuando aún estaban solo 3-2 arriba, pero luego fue fundamental para el cuarto desnivelando por izquierda para el segundo del inefable Canario Álvarez, autor de 20 goles en sus 40 partidos con la amarilla y negra.

Peñarol demostró una vez más que es uno atacando y otro muy diferente, defendiendo. Desde el punto de vista ofensivo, hay momentos en los que brilla. Atrás, sin embargo, muchas veces sufre.

Esa falta de equilibrio es lo que seguramente Larriera -un obsesivo del trabajo- tratará de remediar a la brevedad, porque un equipo sin orden, es una invitación para la inestabilidad anímica y puede tener consecuencias graves a la hora de ir por los resultados que el club necesita.

 

Los detalles

Peñarol 5-Boston River 2

Cancha: Estadio Campeón del Siglo

Juez: Christian Ferreyra

Peñarol: Kevin Dawson; Juan Acosta, Fabricio Formiliano, Gary Kagelmacher, Joaquín Piquerez; Jesús Trindade, Pablo Ceppelini; Giovanni González, Facundo Torres; Agustín Canobbio y Agustín Álvarez Martínez. Director técnico: Mauricio Larriera.

Boston River: Gonzalo Falcón; Carlos Valdez; Ismael Tejería, Agustín Nadruz; Alan Rodríguez, Wiston Fernández, Nicolás Freitas, José Alberti, Pedro Silva Torrejón; Enzo Larrosa y Ruben Bentancourt. Director técnico: Juan Tejera.

Cambios en Peñarol: 38' Valentín Rodríguez x Piquerez, 63' Cristian Olivera x Acosta, 85' Damián Musto x Ceppelini

Cambios en Boston River: 45' Facundo Labandeira x A.Rodríguez y Facundo Rodríguez x Larrosa, 71' Juan Moreira x W. Fernández, 86' Elbio M. Martínez x Freitas

Goles: 16' y 85' Álvarez Martínez (P), 25' Torres (P), 44' Nadruz (BR), 55' Bentancourt (BR), 64' Ceppelini (P) de penal y 90+1' Trindade (P)

Incidencia: A los 77' Canobbio (P) tiró un penal afuera

Tarjetas amarillas: W. Fernández, A. Rodríguez, J. Tejera (desde el banco), Alberti, Freitas, Falcón, Nadruz (BR) y Kagelmacher, Ceppelini, Canobbio (P)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...