Fútbol > EL ANÁLISIS

Peñarol volvió con sus fantasmas, sin fútbol y con una obsesión a la improvisación

Peñarol tiene compulsión a la repetición, al juego entreverado que no mostró buenos controles y una tendencia bastante obsesiva a la improvisación; empezó el torneo que tiene que ganar sí o sí con un rendimiento bajísimo y un empate

Tiempo de lectura: -'

16 de enero de 2021 a las 20:51

El comentario casi a gritos de uno de los encargados de seguridad de Peñarol para un periodista un tanto distraído sonó fuerte al término del partido en el Tróccoli y tras el 1-1 de Cerro y Peñarol: “¡Señor, señor! ¡No puede pasar para ahí! ¡El equipo está encapsulado!” (sic), le dijo cuando el hombre intentó pasar a una zona prohibida, a la que acceden igualmente los dirigentes.

Sin quererlo, el joven de la seguridad dio en la tecla. Porque Peñarol parece estar dentro de una cápsula de la que le va a costar salir.

Una cápsula que lo tiene atrapado y que no lo dejó mostrar nada, absolutamente nada. Dueño de un juego lento, cansino, anunciado, el equipo de Mauricio Larriera defeccionó en todas las líneas. No se salvó ninguna.

¿Se le puede exigir al técnico que empezó hace 11 días a trabajar? Sí. Entre otras cosas, porque el otro entrenador, el de Cerro, Santiago Paz, tiene solo tres días de trabajo en cancha, y muchos menos recursos económicos.

¿Se puede poner como excusa que lo que hizo el Ministerio de Salud Pública con los futbolistas de Peñarol, haciéndole hisopados de apuro a las 11 de la noche del viernes, jugó su parte psicológica? Sí, se puede.

Pero los jugadores de Cerro recién a las 9 de la noche de ese mismo viernes tuvieron la certeza de que iban a jugar. El club –una vez más y como ya es característico lamentablemente–, pidió prórroga hasta esa hora para poder abonar la deuda de US$ 230.000 que tenía. Lo hizo. Sus futbolistas también padecieron y terminaron jugando mejor que Peñarol.

El equipo de Larriera tiene a siete futbolistas positivos de covid-19, dos de ellos, Alejo Cruz y Randall Rodríguez, que no han debutado en Primera. Debido a ello es que el entrenador debió improvisar a futbolistas en algunos puestos.

Si bien Robert Herrera ya ha jugado en las cuatro posiciones de la zaga en Defensor Sporting, en los laterales sufre muchísimo.

Su precariedad en velocidad ya la había mostrado –por derecha– en el clásico del Apertura. Ante Cerro, la volvió a mostrar, desde el inicio, aunque por izquierda.

El flamante técnico de Peñarol mostró de entrada libertad para jugar y eso es interesante. De la línea de cuatro hacia arriba, todos se movían, no existían posiciones fijas. El Cebolla Rodríguez jugó por delante del doble 5 conformado por Walter Gargano y Agustín Álvarez Wallace. Incluso muchas veces apareció con Ariel Nahuelpán en ofensiva.

Pero, ¿qué sucedió? La figura del equipo, el juvenil Facundo Torres, no jugó casi nunca de frente al arco, donde más hace valer su doble ritmo y su “desfachatez”, como le dijo Larriera a Referí.

De esa forma, el argentino quedó muy solo contra sus cuatro marcadores de Cerro que, dicho sea de paso, jugaron muy bien.

Se vio algo de Jonathan Urretaviscaya y muy poco más en ofensiva. Peñarol tuvo dos jugadas de gol en 90 minutos: el tanto de Urreta –gracias a la repentización de Facundo Torres que encaró como debía y como sabe– y un cabezazo casi en la hora que marró Fabricio Formiliano, sorpresivamente, mostrando un nivel bajísimo para lo que acostumbra.

Cerro no solo era tesón y ganas. También era fútbol y un juego asociado, con llegada y jugando de igual a igual sin mirar la tabla que prácticamente lo tiene condenado a jugar el campeonato que viene en la Segunda división.

Peñarol no mereció irse en ventaja en la primera parte. Y su falta de mérito se vio cuando ya en el complemento, su rival comenzó con 15 minutos de gran factura técnica para lo que era el partido, y logró la igualdad.

La jugada comenzó con un lateral tras un error de Kevin Dawson en la salida –había salvado un gol de Martín González en la parte inicial– y tras el mismo, Formiliano marcó muy mal, un rival se le fue, y el arquero cometió penal. No era para expulsión, pero Fernando Falce no lo entendió así. Maicol Cabrera marcó la igualdad ya con Thiago Cardozo en el arco.

Aquí se pudo ver un error de Larriera. Cuando ingresó Cardozo por la expulsión de Dawson, sacó al juvenil Álvarez Wallace, uno de los pocos que daba aire al medio a las piernas ya un poco cansadas del Cebolla y de Gargano. Después, con los minutos, enmendó su error y colocó a Krisztián Vadócz, quien dio una buena mano en los minutos que jugó.

También hizo debutar al juvenil Valentín Rodríguez en el lateral izquierdo y ese fue un mérito. Sacó a Herrera, quien debió haberse ido expulsado al inicio del complemento por doble amonestación, pero Falce lo dejó en cancha.

Lo que a Peñarol le debería doler no es solo el resultado y comenzar el Clausura que debe ganar sí o sí para intentar meterse en la definición del Uruguayo, sino también la forma en que se dio. Porque no se vieron sociedades en la cancha, ni suficiencia con la pelota.

Es un equipo que tiene compulsión a la repetición, al juego entreverado que no mostró buenos controles y una tendencia bastante obsesiva a la improvisación. Así todo le será muy cuesta arriba.

¿Se puede ser tolerante con Peñarol? Sí, claro, si recién comienza el torneo. Pero ese mismo torneo no es para nada tolerante con Peñarol, no lo perdona, no le deja escapar una, y este sábado en el Tróccoli, a Peñarol se le escapó la primera.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...