Cargando...

Nacional > CAMPAÑA

Sartori dice que llegó para quedarse y pide cancha

El empresario votó menos de lo esperado, pero igualmente celebró haber fundado “el segundo movimiento” del Partido Nacional

Tiempo de lectura: -'

01 de julio de 2019 a las 05:03

La expectativa era alta en el comando del precandidato nacionalista Juan Sartori, en Independencia 373. El empresario creía tener un piso del 30% en su interna, como marcaban las últimas encuestas de intención de voto, pero guardaba todavía la esperanza de ser la “gran sorpresa” de la noche, como él mismo lo había dicho este domingo cuando en horas de la mañana concurrió a votar. 

Pero las primeras proyecciones transmitidas por todos los canales de aire, y VTV, mostraron una realidad un poco más amarga. Con una votación de entre el 20% y 23%, el empresario quedó más cerca de Larrañaga de lo previsto, y lejos de Luis Lacalle Pou, quien con entre 50% y 55% de los votos se erigió con comodidad como candidato único del Partido Nacional.

Aquel resultado se pudo notar en las caras de quienes trabajaban en el comando de campaña, donde solo había unos pocos militantes y dirigentes. En frente, donde en plena Plaza Independencia el empresario instaló una carpa para que sus seguidores pudieran ver el discurso de su líder político, la afluencia de público también era magra. 

El empresario iba a bajar por los ascensores del edificio Unión a las 20:30, e incluso se analizó que lo haga en el momento en que se conocieran las primeras cifras. Pero cuando eran las 20:50, los periodistas y fotógrafos todavía esperaban agazapados frente a los dos ascensores del comando de campaña, con el objetivo de registrar el momento en que el empresario saliera. 

Pero Sartori se hizo esperar, y antes que él salieron algunos de los técnicos que participaron en su programa de gobierno y también su personal de call center, así como secretarios y demás personal operativo. Con caras serias y sin dar ninguna palabra quedaron también observando hacia los ascensores, que cada tanto se abrían de par en par, decepcionando en cada oportunidad a quienes esperaban.

Sartori salió recién casi sobre las 22:00 acompañado por el dirigente de Todo por el Pueblo, Alem García, el director de campaña, Oscar Costa, la senadora Verónica Alonso  y el diputado Alvaro Dastugue. Con una sonrisa, pero sin dar declaraciones, los cuatro avanzaron hacia un escenario armado, mientras el empresario repartía abrazos y besos con los militantes y el personal que se encontraba en el camino. 

 “Sartori vino para quedarse”, aseveró el empresario, que prometió que no abandonará la carrera política tras no ganar la interna blanca.  “Quería decirles que voy a seguir adelante con el proyecto de darle al país más oportunidades” dijo el empresario. 

Sin poder festejar la victoria en su interna, Sartori valoró el segundo puesto: “Somos el segundo movimiento de nuestro querido Partido Nacional, creamos una nueva realidad política”. El empresario dijo que “un nuevo viento sopla esas viejas banderas del Partido Nacional”, tras lo cual felicitó al ganador Luis Lacalle Pou. 

Sartori continúo la oratoria dando un mensaje a la unidad partidaria, luego de que se convirtiera en blanco de críticas de buena parte de su partido, quienes lo acusaban de estar detrás de la campaña sucia que apuntaba contra Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou. El hecho que detrás de la estrategia de su campaña estuviera Juan José Rendón, conocido como el mago de las campañas negras por su uso de las noticias falsas y el rumor para desprestigiar a sus rivales, así como el hecho de que buena parte del repertorio de este experto se vio desplegado en la campaña del Partido Nacional, llevaron a alimentar la teoría de que el empresario estaba detrás de esa ofensiva.

Por eso, tanto Larrañaga  como Antía adelantaron que no lo votarían si llegara a convertirse en el candidato del partido, lo que finalmente no ocurrió.  “Para ser una alternativa tenemos que tener el coraje de construir una verdadera unidad, si queremos ser el partido que convoque a todos los partidos, tenemos que empezar por la unidad en casa”, señaló el empresario.

Sartori dijo, sobre los cuestionamientos que recibió a lo largo de su campaña, que él no era “hombre de rencores” y apuntó que “llegó el momento de la unidad”.   “Hemos demostrado que las circunstancias cambian, pero seguramente los uruguayos no acompañen ninguna propuesta que deje afuera lo que ahora somos, este movimiento, esta fuerza política, de las más grandes del país”, señaló. 

El empresario abandonó su comando de campaña, seguido por un puñado de seguidores, y muchos más periodistas,  rumbo a la sede del Partido Nacional, donde se reuniría con sus rivales políticos y participaría en un acto que se llevaría adelante justo en frente al edificio. 
Frente a la sede del partido, cientos de militantes que ya celebraban en el escenario silbaron al empresario, al que también lo insultaron. Sartori subió las escaleras del directorio con la misma sonrisa con la que a lo largo de siete meses de una polémica campaña logró construir la segunda agrupación más votada de su partido, pero a costa del rechazo de buena parte de su colectividad política.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...