Nacional > El rey de la cocaína en Milán

Se fugó Rocco Morabito de Cárcel Central junto con otros tres detenidos

Morabito estaba a la espera de su extradición a Italia, donde se lo investiga por tráfico de drogas

Tiempo de lectura: -'

24 de junio de 2019 a las 08:47

El italiano Rocco Morabito se fugó de Cárcel Central, junto con otros tres detenidos, informó el Ministerio del Interior. Los cuatro detenidos estaban bajo arresto administrativo internados en ese establecimiento. 

Según informó el Ministerio del Interior, los internos se fugaron en la madrugada de este lunes por las azoteas del edificio. Hicieron un boquete y coparon una casa lindera a la que entraron por una banderola. Además, le robaron dinero a la dueña de la vivienda.

Morabito estaba a la espera de su extradición a Italia, donde se lo investiga por tráfico de drogas.

Los otros detenidos que se fugaron son Leonardo Abel Sinopoli Azcoaga, preso por un delito de falsificación de documento y hurto, a pedido de la Justicia de Brasil; Matías Sebastián Acosta González, que esperaba su extradición a Brasil, y Bruno Ezequiel Díaz, detenido a pedido de Argentina por un delito de homicidio.

Desde hacía casi 20 años era Francisco Capeletto, un brasileño de 49 años radicado en Uruguay en 2002 y que se dedicaba a negocios de compraventa y al rubro de la soja. Por eso se sorprendió cuando en 2017 la Policía lo llamó por su verdadero nombre, ese que intentaba olvidar desde mediados de la década de 1990: Rocco Morabito.

Luego de meses de investigación, el pasado de Morabito se volvió presente en un instante cuando la Policía uruguaya lo detuvo en un hotel del Centro de Montevideo en el que se había alojado luego de una discusión con su mujer.

El 4 de julio de 2017 llegó una requisitoria desde Italia para que se lo detuviera, al ser uno de los cinco hombres más buscados por la Policía de ese país. Morabito era conocido en Italia como "el rey de la cocaína en Milán" y fue líder del cartel Ndrangheta de la mafia calabresa dedicado al tráfico internacional de drogas. Integró esa organización desde 1988 hasta 1994. Al poco tiempo se radicó con su familia en Brasil, donde obtuvo la documentación falsa con la que luego empezó su nueva vida en Uruguay, primero en Pocitos y luego en Punta del Este.

Con el apellido Capeletto, el italiano no había cometido ningún delito. Su prontuario estaba limpio excepto por las razones por las que la jueza especializada en Crimen Organizado María Helena Mainard lo procesó a pedido del fiscal Luis Pacheco. La Justicia le imputó "tres delitos de falsificación de cédula de identidad y de pasaportes en reiteración real en calidad de coautor y un delito falsificación ideológica por un particular en calidad de autor" luego de confirmar que su identidad –por la que tiene cédula uruguaya– era falsa.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...