Su dron, cero ficha: uruguayos diseñan terminal de taxis aéreos

Dos proyectos creados por Humphreys and Partners Architecs en Montevideo son finalistas del concurso convocado por Uber para el skyport del futuro

Tiempo de lectura: -'

02 de junio de 2018 a las 05:00

Su UberAIR está en camino. La empresa ya presentó su sistema de taxis aéreos con los que prevé transportar cuatro pasajeros por vehículo a partir de 2020. Para llegar ahí necesitará lo que dio a llamar skyports, áreas para que estos drones eléctricos puedan aterrizar, cargar y descargar pasajeros y remontar vuelo. Un estudio de arquitectura uruguayo es finalista de una competencia internacional convocada por Uber para diseñar los aeropuertos del futuro cercano.

"Cada vez va a haber menos autos porque los compartiremos y no se van a necesitar los estacionamientos ya construidos. Y habrá dos problemas para resolver: la gran cantidad de paquetes que llevarán los drones de delivery (como los de Amazon) a los edificios y el uso de los taxis aéreos", apuntó el arquitecto Walter Hughes, vicepresidente de Humphreys and Partners Architects. La oficina de Montevideo –la casa central está en Dallas, EEUU– es la creadora de un proyecto seleccionado por Uber y que, de resultar ganador, se convertirá en un skyport.

La propuesta

Uber hizo flotar la idea de un transporte urbano aéreo por primera vez en 2016. En ese entonces se habló de un servicio de despegue vertical para trasladar personas a una distancia máxima de 96 kilómetros entre las terminales ubicadas en las ciudades, logrando que los pasajeros lleguen a su destino y los vehículos recarguen las baterías. Recientemente presentó el prototipo de su primer taxi volador: un dron gigante, con cuatro aspas y con la capacidad de volar hasta 600 metros de altura.

¿Dónde operarán? Un requerimiento impuesto por Uber era que todo concepto de skyport soporte un movimiento de mil drones y cuatro mil pasajeros por hora en un espacio no mayor a una hectárea y media. Además, la propuesta debía garantizar una recarga fácil entre viajes. "Es una barbaridad. Cada cuatro o cinco minutos estaría aterrizando una máquina. Es dificilísimo y eso lo hacía más divertido", dijo Hughes a Cromo. A modo de comparación –y evidencia del optimismo de Uber–, uno de los aeropuertos más activos del mundo, el Atlanta International, gestiona 184 vuelos por hora.

La principal dificultad era que había que pensar una propuesta desde cero. Si se hubiese tratado de un aeropuerto o helipuerto tradicional, solo había que resolver la estética, explicó el arquitecto. Pero, en este caso, ninguna ciudad del mundo ha visto un skyport y, muchos menos, ningún pasajero se ha subido a un taxi aéreo operativo.

uber skyport.jpg

Los arquitectos uruguayos pensaron lo siguiente: el pasajero llega a la estación y desde su smartphone consulta la ubicación de su dron. Una app le notifica, por ejemplo, que lo está esperando en el anillo 4, puerta 11. Así que el pasajero "toma el núcleo vertical" del edificio y va hacia esa puerta. "Así se sube al dron con otros tres pasajeros y se va", resumió Hughes. Este proceso no puede durar más de cuatro minutos. Además, el dron tiene un minuto más para tocar tierra, recibir pasajeros y salir a su destino.

El proyecto de Humphreys and Partners Architects es un cilindro conformado por una serie de discos. En la parte exterior circula el tráfico de drones; el intermedio es para los peatones y en el centro es donde ocurre el tránsito vertical de los pasajeros hasta sus puertas de embarque. Los drones aterrizan de un lado del cilindro y salen volando por el otro. "Es una estructura muy fácil de construir, muy replicable en otros lados, muy eficiente en cuanto área y volumen y muy segura de operar", explicó el arquitecto.

La idea presentada en la competencia alojó el skyport sobre una autopista de Los Ángeles y lo conecta con la red de subterráneos.

Pero no quedó ahí. Humphreys and Partners Architects presentó, además, otro proyecto más específico para un skyport de menor envergadura: para 150 aterrizajes y despegues por hora pensado para los futuros deliveries aéreos o los autos voladores particulares. Se trata de una terminal sobre un estacionamiento existente en el centro de Los Ángeles.

uber skyport estacionamiento.jpg

John Badalamenti, jefe de diseño de Uber para programas avanzados y aviación, calificó a los diseños uruguayos y a los otros cinco finalistas como "la culminación de cientos de diseñadores e ingenieros que han creado docenas de diseños para un skyport altamente eficiente y modular". Y, según el sitio The Verge, agregó: "Si bien UberAIR podría sentirse como un sueño lejano, está más cerca de lo que se cree y la infraestructura urbana debe comenzar ahora a evolucionar para mantenerse al día".

Desafíos

Antes de poner la piedra fundamental del primer skyport, Uber necesita poner en producción su taxi aéreo. Y, para ello, debe conseguir antes algunas cosas que todavía no existen como una batería con una autonomía lo suficientemente alta como para hacer que la aviación eléctrica sea práctica. Pero hay otros aspectos importantes que trascienden a Uber. Cada ciudad deberá contar con un sistema de control de tráfico aéreo para administrar cientos de taxis voladores autónomos que vuelan muy cerca uno de otros y de los edificios; y la industria, en general, debe garantizar la seguridad del nuevo medio de transporte.

Uber ha reclutado a una impresionante variedad de socios para su proyecto aéreo. Además de la NASA, cuenta con Bell Helicopters, Embraer y Aurora Flight Sciences para desarrollar su propio vehículo; al tiempo que ChargePoint tiene a su cargo el desarrollo de las estaciones de carga.

La ciencia ficción nos ha enseñado que el futuro no está completo sin autos voladores; Uber está en el camino de demostrar si eso puede convertirse en realidad.

El apartamento del futuro

apartamento futurol.jpg

La firma de arquitectura Humphreys and Partners Architects presentó su visión del edificio del futuro en la Feria Internacional de Constructores 2018 a principios de este año. El diseño incluye plataformas de aterrizaje para drones y pasarelas generadoras de energía, una tienda Amazon Go (sin cajas) en la planta baja, apartamentos con vidrio fotovoltaico, que, según la firma, reducirá el consumo eléctrico hasta en un 34%, turbinas eólicas y paneles solares. Las paredes verdes se utilizan para la agricultura vertical y para filtrar el aire.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...