Selección > ENTREVISTA

Tabárez: "La pandemia nos hizo un daño bárbaro en juveniles”

El entrenador habló con Referí sobre los efectos de la pandemia y el regreso de las Eliminatorias para Catar 2022, previstas para dentro de un mes, en el contexto sanitario actual; ¿qué hará con Cavani y Campaña? ¿Cómo ve a Suárez y Godín?

Tiempo de lectura: -'

12 de septiembre de 2020 a las 05:01

Una semana en los medios. Quince entrevistas en cinco días. Así quedó marcado el regreso del técnico de la selección, Óscar Washington Tabárez, después de un largo receso por la inactividad. La charla con Referí transcurrió este jueves de mañana en el Complejo de la AUF y el entrenador abordó cuatro temas: el regreso de las Eliminatorias, el impacto de la pandemia en las selecciones, cómo es dirigir a los 70 años y cómo vio la inesperada destitución de Diego Forlán en Peñarol.

¿Se imaginó el escenario, sobre el que se informa en los medios, que FIFA no permita a los jugadores que actúan en Europa a viajar a Sudamérica a disputar las Eliminatorias y que Conmebol establezca que debe comenzar de todas formas? ¿Lo pensó?

Sí, lo pensé. En mi opinión es algo inaceptable, porque la FIFA fue la gran promotora y la gran defensora, sobre todo en estos últimos tiempos en donde las ligas poderosas del mundo y los clubes que juegan en esas ligas, tienen la intención de sustituir los mundiales de selecciones por mundiales de clubes. Creo que ningún acontecimiento deportivo en la historia de la humanidad ha reunido tanta gente simultáneamente como los partidos que se disputan en los diferentes mundiales cada cuatro años. Y nosotros, históricamente, hemos trabajado mucho en función de esto, de estar presente en los mundiales, porque en definitiva esa es la gran meta. Por esa razón, que haya que cambiar las reglas de juego, que los futbolistas tengan que atender a su requerimiento profesional a nivel de clubes y prescindir de su venida la selección no creo que sea bueno. Y después habría que ver qué piensan los futbolistas, ¿verdad?

¿Es un escenario muy riesgoso desde todo punto de vista?

Ni que hablar, porque no se habla de cualquier tema. Me parece que esto tiene más viso de rumor y de trascendido que de hecho concreto. De todas formas, creo que de continuar en un panorama sanitario en el que hay tanta incertidumbre, con Sudamérica como zona de mayor número de contagios, habrá que buscar alternativas a la forma de disputa. ¿A qué me refiero? En la medida que pasa el tiempo, cada vez habrá menos margen para jugar las Eliminatorias sudamericanas en 18 fechas, por ejemplo. Si sigue todo igual en el aspecto sanitario, tendrían que cambiar los formatos u otras formas de definición. ¿Qué se puede hacer? Por ejemplo, algo que tenga que ver con lo que hicieron los equipos en los últimos tiempos. Concacaf, que las suspendió (hasta el año que viene) hará una eliminatoria final, y la mayoría de los equipos clasificaron a esa instancia por el ranking FIFA, y realizaron otra eliminatoria con selecciones de nivel secundario.

Sobre la opción que manejan en Europa de jugar tres partidos por fecha, usted dijo que es poner en riesgo el físico de los futbolistas.

Es así. Pero ahora surgió, no sé si ya está propuesto o no, pero en lugar de jugar en octubre, juntar en noviembre dos doble fechas y estar 15 días jugando. Ese caso no lo analicé a fondo, pero puede ser beneficioso porque tenemos que ir a jugar al exterior. Estar todos juntos y llegar juntos…

¿Generar un burbuja?

Realmente se puede hacer una burbuja en ese caso. Fíjese que si en noviembre vamos a Barranquilla, para jugar el primer partido de esa doble fecha, los jugadores llegan en diferentes días, horarios y vuelos. Ya no vendrían a Montevideo, porque nunca lo hicimos (cuando debíamos debutar de visitante en una doble fecha en Colombia)  porque no darían los tiempos, ya que antes se jugaba viernes y martes, y ahora jueves y martes. Entonces un futbolista llega el martes a la selección, y el jueves tenemos que estar jugando. Este escenario no es algo que perjudique a Uruguay sino a todos los países.

Este es un problema que afecta al mundo.

Hemos sufrido muchos costos, pero todavía no tengo la certeza que esto haya acabado aquí. Todavía puede ser mayor la cosa, sobre todo si no se reinicia o no están dadas las condiciones para volver a competir.

¿En qué aspecto? ¿Económico? ¿Deportivo?

En todos los aspectos. Ahora se van a jugar partidos en la Libertadores, lo que tiene valor en sí mismo, pero será un banco de prueba. Hay que ver cómo sale la cosa. Porque una cosa es planificar un partido y otra es ganarlo, hay que jugarlo primero. Aquí pasa lo mismo. Todos sabemos que hay países que tienen problemas, y el caso de Argentina es evidente.

¿En algún momento le pasó por la cabeza exponerse al contagio?

No. No. Inclusive me molestó cuando salió un trascendido que yo no iría (a los viajes en las Eliminatorias). Alguien estaba decidiendo por mí. Me preocupé de consultar a la gente que realmente me podía dar una opinión, a la sanidad de la selección para saber si había algún problema de salud, y luego consulté a la gente de la AUF. También me dijeron que no había nada de eso. Entonces estoy metido en esto. No hace tanto firmé un nuevo contrato para hacer esto que estoy haciendo. No sé por dónde vino el trascendido, pero si un periodista publica algo debe tener una información, su fuente que vaya en él que la diga o no porque es su derecho, pero yo me tengo que quedar con la opinión de la gente que podría tomar una decisión en ese sentido y lo que me dijeron fue que no, y que esa es la historia. Y yo lo doy como tema terminado.

¿Consultó y pasó la página?

Exacto. Tras recibir las respuestas, tema cerrado. Y nos enfocamos en la información oficial de FIFA, que el 8 de octubre se reiniciaba la eliminatoria. El profe Herrera hizo el calendario desde 2020 hasta 2022, con todo lo planificado por Conmebol y FIFA. El 18 tenemos que hacer la lista de reserva y no vamos a estar desesperados reuniéndonos todos los días, sino cuando llegue el momento, nos reuniremos con toda la información que tenemos, sobre la que conversamos cada vez que nos juntamos y lo vamos a hacer. Después tendremos un panorama de situación. Hay que tomar las cosas por sectores. Por ejemplo, ¿futbolistas lesionados? Nada que hacer. Son contingencias de esta profesión. Mala suerte. Después hay un grupo en el que sí es motivo de preocupación, saber cómo están las cosas de los jugadores que no tuvieron una competición relevante en los últimos tiempos. Los dos casos significativos y no alcanzo a ver otro más, son los de Cavani y Campaña.
Cavani tuvo una lesión rebelde, se reintegró a PSG desde el banco, ganó minutos, logró otro título, y en el primer semestre de este año, en el tiempo que le quedaba de contrato dejó de jugar, no de entrenar porque es muy responsable, pero no tuvo el contacto del trabajo específico de un equipo de fútbol, de estar con la pelota, repetir y todo lo que se hace en ese ámbito. Es un tema que estamos evaluando. Buscando información. Todavía no hay novedades a qué equipo podría ir. Paralelamente es un histórico de la selección. Estamos sobre el tema, pero no tenemos nada concreto.
Campaña tuvo un litigio con Independiente, pidieron libertad de acción, la FIFA le dio la razón, pero impiden que inmediatamente se pongan a trabajar, pero Martín está entrenando en Maldonado con un equipo. No es lo mismo que jugar un partido con Independiente, pero no está parado. Además tiene un entrenador personal, se concentra en un hotel en Maldonado para hacer todos los trabajos. Y esto es común a todos los jugadores, trata de hacer cosas, inclusive cuando están decidiendo sobre su futuro para el caso que tengan que salir de la institución en la temporada que terminó y pasar a otra, y lo hacen pensando en la selección. No se me antoja que Campaña, después de saber esto que hizo, no esté en condiciones de ser uno de los tres arqueros.

¿Campaña es el sustituto natural de Muslera?

Seguro.

¿Esto que está viviendo pone en duda su titularidad?

Sí, porque tenemos que confirmar como está, pero tengo una gran confianza en él.

Usted siempre dijo que los jugadores deben estar en competencia, pero, ¿Cavani necesita estar en actividad para jugar en la selección?

Todos necesitan estar en competencia. Pero ese concepto que antes era mucho más drástico, se tiene que relativizar con esta incertidumbre que hay. No es como en otros momentos. No podemos decir “no competiste en tantos partidos no vas a estar”, y estoy planteando una exageración para diferenciarlo. Pero hay que respetar saber qué piensa el jugador. Aún no pude hablar con él.

Antes que me pregunte, sobre los otros casos: Suárez y Godín, que son casos parecidos, jugaron en sus ligas, terminaron jugando; estuvieron en la Champions casi hasta el final, después salieron de vacaciones. Los dos entrenan en los equipos con los que tienen contrato, en grupo. Confío en la madurez que tienen estos jugadores a la hora de tomar decisiones importantes. No le veo problema a Suárez que en un mes esté aquí para jugar un partido, y a Godín tampoco.

También tenemos jugadores que llegaron a un nivel de evolución como Valverde y Bentancur, que ahora se consolidaron en sus equipos. Y en el concepto que se tiene de ellos que habla que están un paso más adelante cuando los dejamos de ver. El otro día le hicieron una nota a Del Bosque, con quien tengo amistad, y le preguntaron por Valverde y dijo: “Me resulta muy llamativo y sorprende que un jugador de 22 años, en Real Madrid (enfatizaba Del Bosque) esté alternando con dos de los mejores mediocampista del mundo como Modric y Kroos. No es común en Real Madrid, y es todo un mérito”. En la primera rueda de la liga española mostró un nivel exuberante. Eso pasa por la evolución que tienen todos los jugadores, la mentalización y el clip que hacen porque es como si fuera un interruptor, entre todos los que juegan muy bien al fútbol y todos los que llegan a Europa, algunos hacen ese clip porque tomaron la decisiones, eligieron el rumbo, se apoyaron en personas que hicieron un estado de situación en el que empezaron a ganar confianza. Todo el potencial los lleva a cosas importantes. Como el caso de Darwin Núñez, más allá de los momentos difíciles que tuvieron, como las críticas feroces que recibieron acá, como las que tuvo Suárez cuando debutó en Primera.

¿Si esta pandemia hubiera llegado en 2019 hubiera sido más problemática, porque le cortaba el proceso de integración y maduración de esos jugadores a la selección?

Sí, pero, ¿qué pasa con la pandemia? Nos atacó esto. Ya no pudimos jugar este año.

¿Frenó el proceso?

Sí. En juveniles nos hizo un daño bárbaro, y todavía tenemos que esperar ver si no se agrava, porque cuando se buscó el reinicio de la actividad en Uruguay hubo que meter calendarios que no se modificaron en tiempos menores que los que se consideraban normales. Por eso juegan cada tres días. Eso trae consecuencias. Y en las selecciones juveniles tenemos muchos sub 20 que juegan en Primera. Por suerte en Uruguay hay casos de clubes que ven a los juveniles como una parte de su razón de ser institucional, que se han preparado, se han organizado, tienen infraestructura, cuadros técnicos y humanos. Eso determinó que, cuando además de todo eso propician la llegada de esos jugadores a Primera, muchos juegan y hay una interferencia para venir a entrenar acá (al Complejo de la AUF). Eso que es muy bueno para el fútbol uruguayo, por esta pandemia ataca esa convivencia que tendría que haber entre la selección y los clubes. Esos tres días estaban con nosotros, y luego volvían a los clubes.

En enero se juega el Sudamericano sub 20.

¿Cómo hacemos si no entrenamos con esos jugadores?

¿Qué hará?

El cuerpo técnico de la sub 20 está buscando una solución. Ahora bien: el daño se produjo, nos perjudicó. ¿Qué actividad internacional podemos darle a las selecciones? Muchas cosas que fueron importante para este camino que recorrimos ya se interrumpieron y no sabemos por cuánto tiempo. Esto afecta generaciones.

¿A la sub 15, sub 17 o sub 20?

A todas. Hace poco me preguntaron qué jugador de esta sub 20 en un tiempo prudencial puede estar en la mayor. Y le dije “no sé”, porque los cambios a esta edad son muy grandes en poco tiempo (y no tenemos a los jugadores). Igual vamos a competir, pero con las carencias que da salir de lo que estamos acostumbrados a hacer y que nos hace sentir fuertes.

¿Y en la mayor para las Eliminatorias?

Vamos a seguir apostando a los históricos y a la memoria colectiva que puedan tener ellos.

¿Es el tesoro preciado en este tiempo?

Es el punto fuerte que tenemos. Pero si esto perdura en el tiempo, el daño será cada vez mayor.

Va a ser para todos.

No sé cuántos países de Sudamérica se apoyan en lo mismo que nos apoyamos nosotros, y tienen este tipo de modelo.

¿Cómo imaginaba los últimos años de estas figuras históricas?

¿Usted se refiere a los de más de 30 años? Tienen total vigencia. Después el paso del tiempo va a decir qué sucederá, pero por qué ahora hay que adelantarse al tiempo y andar vaticinando que este va a jugar hasta tal fecha o hasta tal otra. Parece que aquí pasar la faja de los 30 los pone afuera. ¿Cómo se llamaba el centrodelantero de Camerún? Roger Milla… y se destacaba. También hay que ver cómo fue su vida profesional. No hay que adelantarse.

¿Para los jugadores, el retiro es un duelo?

Lo tomo como algo natural. Sin drama. Es lo mismo que yo dijera, me voy a morir algún día. Si sé que va a ocurrir. El tiempo pasa, los organismos envejecen, pero no hay una regla que diga en tal edad cronológica a va a pasar esto, más allá de tendencias, pero hay diferencias individuales y contextos en los que se desarrolla la actividad. Tener la oportunidad de estar en la selección no es muy común. Y tratar de aportar. Estoy acá porque creo que puedo aportar, más allá que alguien dice que a los 70 años no se puede ser más entrenador. No sé. Podría haber un decreto y se cumpliría, pero no existe. Otto Rehhagel, el técnico alemán, ganó la Eurocopa con Grecia en Portugal cuando tenía más o menos mi edad.

¿Va por las ganas, el entorno?

Y como esté de acá. (Lleva su mano derecha hacia arriba y con el índice se toca la cabeza).

¿De la cabeza? Y, ¿cómo está de la cabeza?
Yo me siento muy bien. Con la mediocridad de siempre, pero no estoy peor. La otra vez leí algo que me resultó agradable, gracioso y además es así: que bueno que pueda hacer todas las cosas, disfrutar de lo que hago y poder dedicarme a eso, entonces está todo bien, pero estoy viejo. Esto quiere decir: sé en el momento de la vida en que estoy, pero no me pongo a pensar, ¡pah, qué bueno si fuera más joven!

¿Disfruta estar en la selección?

Disfruto.

¿En qué nivel de plenitud se siente?

Uno trata de vivir el presente y mirar para adelante, pero por todo el camino que he recorrido, cosas que se presentan, una persona que hacía tiempo que no veía, personas que fallecen, uno siempre va a atrás. Por eso siempre pongo la imagen que hay que tener un lugar donde está el pasado y hay que visitarlo de vez en cuando, pero lo peor que puede suceder es quedarse ahí y hay gente que se enferma de eso. Hay que apoyarse en lo que ha vivido uno, en los errores cometidos, pero siempre apuntando para adelante. Y yo estoy muy apoyado, fundamentalmente por jugadores que van en el mismo sentido y son los responsables de todo esto que se ha escrito. Porque más allá de lo que se proponga, planifique o se logre de cohesión, todo el andamiaje del fútbol está basado en el apoyo al jugador.

Por ejemplo, perder partidos en las Eliminatorias puede suceder, pero si tiene una historia, un recorrido, recuerda lo que le sucedió, está con las mismas personas más afianzadas en lo que piensan, en muy difícil que el equipo se caiga, para una competición que es muy difícil, muy larga y más allá de casos excepcional que clasificaron con anticipación, la mayoría clasifican en las dos últimas fechas.

A los 40 años iba y venía en la cancha, entrenaba a la par de sus jugadores, a los 70 la diferencia pasa por saber que la cabeza decide, estar bien rodeado…

Lo de los 40 ya no lo puedo hacer, y se sustituye por trabajar en equipo. Formar equipo es una misión fundamental para un entrenador de selección o de equipo. Y yo me siento muy bien en eso. En algunos lados me fue mal, pero en mi historia, a todos los lugares a los que llegué en donde no se habían hecho cosas y donde parecía más difícil fue donde quedé más satisfecho: Boca, Cagliari de la primera época, porque no se esperaba nada y se terminó dando.

Me siento muy seguro de los pensamientos, mi convicción, mi visión global del fútbol y de su historia. En ese sentido está todo bien. Eso sí, no puedo hacer lo de antes que estaba al ritmo de los jugadores y estaba al ritmo de la jugada.

No solo el paso del tiempo sino también algún inconveniente físico que tuve, me llevó, con el gran apoyo de mis compañeros del cuerpo técnico que me aconsejaron en ese sentido, a que puedo reivindicar la importancia que creo tener en este grupo y apoyarme en otras personas que me ayudan sobre todo en lo que no puedo hacer de manera efectiva. Antes estaba dentro de la cancha, ahora me tengo que poner a un costado, y dar algún grito. No quise establecer ningún medio auxiliar, aunque, por ejemplo, en un momento hasta me compré un megáfono, que lo doné acá, porque me pareció que eran para reivindicar que tenía que ser yo y sino no podía ser otro. Fue entonces cuando empecé a andar por otro camino, y estamos muy satisfechos porque esto viene ocurriendo desde hace un tiempito.

¿Qué hizo en la cuarentena?

Salí poco de casa. Recibí a mis hijas con distancia, en un momento me visitaron mis nietos con las precauciones del caso. Eso fue muy importante.

La televisión pasó muchos recuerdos.

Sí, algunos los vi. Permitió una revisión de todo lo que se hizo. El de 2010 era un equipo pesado para los rivales. Capaz que no teníamos ciertas características, pero lo que era el equipo en cuanto a intensidad y los trabajos defensivos, no solo en la última zona sino en todos lados.

¿Fue una instancia para valorar el camino recorrido?

Capaz que fue una oportunidad para ir a esa casa de los recueros del pasado, pero miro y salgo enseguida para no quedar atrapado allí, ni quedar allí.

¿Habló con Forlán sobre su salida de Peñarol?

No.

¿Qué sintió cuando lo sacan después de nueve partidos en el torneo local?

Lo lamenté. Es una contrariedad. Es un inicio que obviamente no pensaba. Se lo veía fuerte como para seguir encarando la responsabilidad, pero a veces las decisiones vienen del lugar que tienen que venir las decisiones pero los entornos que tienen algunos equipos, sobre todo los de mucho poder de convocatoria, generan presiones desde todos los ámbitos. Ahora me animé a decirle que estaba muy contento con la aparición de instituciones que agregan a sus andamiajes las mejores canchas de fútbol, escuchan a sus entrenadores o gerentes deportivos porque saben lo que es cuidar una cancha. Pero hay otro tipo de decisiones, que he sufrido en algún equipo, que no las comparto, pero las acepto. Respecto a las consecuencias para Diego, va a ser simplemente eso, un contratiempo en su recorrido. Sigo pensando, como lo dije antes que asumiera, por lo que hizo en el fútbol, por lo que fue como jugador, por los componentes en su familia, para mí no interfiere nada. En la vida de un entrenador profesional y en un equipo que quiere tanto cuando ocurre una primera vez debe tener un peso especial, pero hay que convivir con que los entrenadores somos aves de paso. Y eso de que somos todos interinos, es cierto.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...