Cargando...

Nacional > Seguridad

Temporada y delitos: se mantuvo caída en el primer mes del año

En el caso de la Jefatura de Policía de Canelones, hasta el 28 de enero las autoridades registraron un descenso de 39% en las denuncias de rapiñas, de más del 20% en la de los hurtos y de cerca de un 60% de los abigeatos

Tiempo de lectura: -'

01 de febrero de 2021 a las 05:00

En la peor temporada turística en muchos años, una de las cifras positivas que podrá rescatar el gobierno es la de los delitos cometidos durante el primer mes de 2021. Las principales conductas delictivas descendieron en enero, tanto en Montevideo, como Canelones y Maldonado, informaron a El Observador fuentes policiales y del Ministerio del Interior.

Las fuentes aseguraron que –salvo una excepción– en los tres departamentos las denuncias de hurtos, rapiñas, homicidios y abigeatos continuaron descendiendo a un ritmo similar al que venían bajando en los meses anteriores, aunque el Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad de la cartera de seguridad todavía no terminó de procesar los datos.

Sin embargo, las jefaturas de los departamentos costeros ya cuentan con algunos números. En Canelones, por ejemplo, hasta el 28 de enero se registró un descenso de 39% en las denuncias de rapiñas, de más del 20% en la de los hurtos –robos sin violencia– y de cerca de un 60% en las de robo de ganado, en comparación con el primer mes de 2020. La excepción la constituyeron los homicidios, ya que se cometieron los mismos asesinatos en el enero anterior: un total de cuatro.

En Maldonado todavía no cerraron los números, pero desde la Jefatura departamental se comunicó que el descenso es generalizado, aunque se estaba a la espera de si la baja "se consolida" en el tiempo, como ocurrió durante los primeros diez meses de la gestión del ministro Jorge Larrañaga a nivel nacional. De hecho, el 11 de enero, en entrevista con El Observador, el jefe Julio Pioli dijo que en este departamento la caída estaba en línea con el "descenso generalizado de los delitos" y que aunque aún era demasiado pronto para ver si seguirían cayendo este año, creía que "la tendencia va a ser igual".

En Montevideo, en tanto, las fuentes informaron que también tuvo lugar una baja de los tres delitos (hurtos, rapiñas y homicidios).

Primeros diez meses

En el último informe oficial de la secretaría de Estado, difundido el 10 de enero pasado, la cartera informó que entre el 1º de marzo y el 31 de diciembre de 2020 los homicidios habían bajado un 20,83% – siempre respecto al mismo lapso de 2019– . Es decir, mientras en 2019 se cometieron 336 asesinatos, el año pasado se registraron 266 homicidios.

Las rapiñas, por su parte, descendieron 11,17% –pasaron de 25.119 denuncias a 22.415–; los hurtos un 19,25% –de 115.392 robos sin violencia se pasó a 93.499–; las denuncias por violencia doméstica bajaron 4,57% –30.318 contra 28.931– y las de abigeato lo hicieron 1,29% –1.860 contra 1.836–.

Contando solo diciembre, los hurtos se redujeron un 25,06%, pasando de 11.646 en diciembre de 2019 a 8.727 en comparación al último mes de 2019. Los homicidios descendieron 44% –de los 45 en 2019, se pasó a 25; las rapiñas bajaron 19,31% –2.764 contra 2.156; las denuncias por violencia doméstica tuvieron una baja del 18,30% –ya que pasaron de 3.661 a 2.991– y las denuncias por robo de ganado descendieron 34,35%: se registraron 151 eventos de abigeatos en diciembre de 2020, contra 230 en el último mes de 2019.

Delincuencia y pandemia

Los factores que incidieron en el descenso general de los delitos a partir del cambio de gobierno son objeto de discusión pública. Larrañaga y la cúpula ministerial han asegurado que se debe a las nuevas directrices impartidas el 2 de marzo a todos las jerarquías policiales, y que se han reflejado en mayor presencia de efectivos en las calles, producto de un cambio en la forma de organizar el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) –ahora depende de las Jefaturas departamentales y ya no exclusivamente del Centro de Comando Unificado–. Además, han destacado el mayor respaldo otorgado a los policías, tanto por Larrañaga como por el presidente Luis Lacalle Pou.

Sin embargo, para otros actores el fenómeno se explica por una razón coyuntural: la emergencia sanitaria por la llegada del coronavirus, que ha tenido como consecuencia una obligada restricción de la movilidad. Uno de los exponentes de esta teoría ha sido el fiscal de Corte, Jorge Díaz. En entrevista con el semanario Búsqueda el jueves pasado, aseguró: "Nosotros vimos a partir del 14 de marzo una disminución abrupta; lo que pasó es que después cuando empezó a haber más movilidad, no hubo un efecto rebote, no se volvió a las cifras anteriores. Además, el sistema de persecución funciona cada vez mejor y eso también tiene un impacto".

En abril de 2020, después de que Díaz hiciera declaraciones en similar sentido, Larrañaga dijo a El Observador que no compartía ese análisis. "Los delincuentes no estuvieron en cuarentena, vamos a entendernos", dijo el ministro, y agregó: "Los delincuentes no razonaron 'hay pandemia, no delinco'. No. Nosotros sabemos perfectamente bien que el accionar criminal siguió intensamente, y además, en la jerga policial, recogimos un pensamiento que es muy gráfico: se la están dando entre ellos".

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...