Selección > SUDAMERICANO SUB 20

Toda una prueba de carácter

Luego de sufrir en el primer tiempo, Uruguay se repuso y le ganó de atrás a Brasil por 2-1

Tiempo de lectura: -'

02 de febrero de 2017 a las 22:10

Uruguay le ganó de atrás a Brasil por 2-1 en el marco de la segunda fecha del hexagonal final del Sudamericano sub 20 en Quito, Ecuador.

El equipo de Fabián Coito mostró en el primer tiempo una versión muy alejada al debut en el cuadro final con una merecida victoria por goleada ante Argentina por 3-0 pero mejoró en el complemento.

La celeste sufrió en defensa, nunca se encontró en la generación de juego, dependió demasiado de Nicolás De La Cruz en los últimos metros y debió esperar hasta el segundo tiempo para demostrar el potencial que lo tiene líder en el hexagonal.

Jugados a De La Cruz y Amaral
Uruguay salió a defenderse desde los primeros minutos con la intención de replegarse en terreno propio para intentar salir rápido con la pelota en busca de la apertura del marcador.

Con Carlos Benavídez y Facundo Waller cuidándole la espalda a Rodrigo Bentancur, el equipo celeste salió a morder cada pelota pero Brasil se sintió cómodo en esa propuesta y manejó la pelota a placer.

Uruguay además extrañó demasiado a Rodrigo Amaral. La joya de Nacional había mostrado, a lo largo del certamen, su calidad para resolver en pocos metros, pero el trámite del primer tiempo no lo ayudó.

Con Maicon y Richarlison en gran nivel, Brasil hizo circular la pelota de izquierda a derecha, lateralizó posesiones e hizo correr a los celestes más de lo esperado.

Eso hizo que el equipo se partiera, que Nicolás De La Cruz sea el más exigido para bajar y entrar en contacto con la pelota, Nicolás Schiappacasse quedó desconectado y Rodrigo Amaral tuvo que hacer un esfuerzo extra para no perderse en el partido.

Lento físicamente y más pesado que sus compañeros, Amaral tuvo que hacer un sacrificio enorme para poder colaborar en la marca pero perdió toda incidencia en ataque.

Entre la altura y el juego de Brasil que obligaba a correr detrás de la pelota, Uruguay se quedó sin oxígeno y un error capital lo dejó en desventaja.

David Neres cruzó una pelota brillante para que Arana llegara a toda velocidad por la espalda de la defensa celeste y abriera la cuenta para hacer estéril el esfuerzo del arquero celeste Santiago Mele.
En ese escenario el único jugador que se destacó fue De La Cruz, quien se puso al equipo al hombro, asumió responsabilidades ofensivas y hasta se dio el lujo de ser la rueda de auxilio de Waller y Benavídez cuando Uruguay tuvo que retrasarse.

En el complemento Uruguay cambió la actitud, comenzó a cuidar la pelota y tras avanzar varios metros en el terreno de juego sus delanteros levantaron el nivel.

Schiappacasse logró liberarse de marcas mientras que Amaral, con el oxígeno que le quedaba, se las ingenió para lastimar.

Fue así que Uruguay llegó al empate, con Waller corriendo a todos en el medio, con Rogel convertido en muralla defensiva y con Amaral liberado para poder jugar con comodidad. La joya de Nacional se hizo con la pelota y en pleno retroceso brasileño sacó un latigazo perfecto que venció la resistencia de Perri y firmó el 1-1 a falta de media hora.

Con la igualdad en el marcador fue Brasil el que se llenó de nervios y las expulsiones de Lucas Cunha y Lyanco terminaron de inclinar la balanza. En el último minuto Matías Viña apareció para firmar el agónico 2-1. Fue, ante todo, una muestra de carácter celeste.

Embed

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...