Mundo > INMIGRACIÓN

Tortura psicológica y condiciones indignas: denuncian que centros de detención de migrantes en EEUU son una “bomba de tiempo”

El Departamento de Seguridad Interior asegura que existe riesgo para la salud y la seguridad, tanto de los agentes como de los detenidos

Tiempo de lectura: -'

04 de julio de 2019 a las 11:37

Un grupo de abogados que inspeccionó los centros de detención de menores inmigrantes en Texas, EEUU, fue el primero en dar la voz de alarma sobre las lamentables condiciones que soportaban los afectados. Sin embargo este martes fue un informe del propio  Departamento de Seguridad Interior estadounidense (DHS) el que alertaba sobre los riesgos causados por el hacinamiento y la inseguridad en esos centros, donde los congresistas demócratas han denunciado unas "terribles" condiciones de vida. 

"Estamos preocupados por el hacinamiento y la detención prolongada, que representan un riesgo inmediato para la salud y la seguridad de los agentes y oficiales del DHS, así como de los detenidos", indicó un informe de la inspección general del Departamento. 

La activista estadounidense Kathy Bougher, especializada en migración y feminismo, confirmó a El Observador que las condiciones de esos centros son horribles, si bien precisó que la situación de esos mismos lugares en México es aún peor. "Son muchos los grupos organizados que están intentando cerrarlos", aclaró.

En junio, dos miembros del Departamento visitaron cinco centros de detención cerca de la frontera con México, por donde un gran número de migrantes ha intentado ingresar ilegalmente a Estados Unidos en los últimos meses. 

En mayo, 144.000 personas fueron arrestadas y detenidas por la policía fronteriza (CBP). Pero no hay suficiente espacio en estas estructuras ni en los centros de recepción donde normalmente se transfiere a menores y familias. 

Según el informe, niños de menos de siete años no acompañados llevaban más de dos semanas esperando su traslado. Normalmente estos deben ser entregados a sus familias o atendidos por agencias gubernamentales en un plazo de 72 horas.

Entre las condiciones de detención que no cumplen con los estándares del Departamento, los investigadores señalan la ausencia de una lavandería, la falta de acceso a una ducha, comidas calientes y la posibilidad de un cambio de ropa. 

Bomba de tiempo

Algunas fotos muestran a los detenidos en celdas abarrotadas o habitaciones separadas por una malla de alambre. Algunos llevan mascarillas quirúrgicas.

Según un funcionario del centro citado en el informe, la situación es una "bomba de tiempo". De hecho, ya han ocurrido varios incidentes entre los detenidos. 

Otra congresista, Judy Chu, denunció que las condiciones de detenciones eran "espantosas y repugnantes", mientras que su colega, Madeleine Dean, destacó la "hostilidad de los guardias" hacia la delegación.

La publicación del informe ocurre después de una visita a Texas de congresistas demócratas a centros de detención de la policía fronteriza en El Paso y Clint, dos ciudades fronterizas en México. 

El líder de la delegación parlamentaria, Joaquín Castro, destacó frente a la prensa, las celdas de mujeres "sin agua corriente" y donde las detenidas tienen que "beber agua de los retretes". 

Un video filmado de forma clandestina dentro de una celda común sin cama muestra a mujeres en sacos de dormir que le explican al congresista que están privadas de duchas y que no tienen acceso a medicamentos.   

"Este momento capta lo que sienten las mujeres bajo custodia de la CBP que comparten una celda abarrotada, algunas retenidas por 50 días, cuando se les niega una ducha hasta durante 15 días y medicamentos vitales", tuiteó Castro junto con un video. "Para algunas, también significa estar separadas de sus hijos", agregó.

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, quien también visitó esos centros de detención, dijo que los migrantes estaban siendo sometidos a una "crueldad sistémica". 

Tortura psicológica

A esta situación se suma la que han denunciado indocumentados que pasaron por centros de detención en Arizona, EEUU, quienes aseguran haber sido víctimas de "maltrato psicológico" por parte de autoridades federales y permanecer en condiciones deplorables, incluso junto a migrantes con "uniformes anaranjados", que usan los presos.

Javier Torres, un migrante hondureño que estuvo en los tres centros de detención de Arizona durante 65 horas, aseguró que lo mantuvieron en cuartos sumamente fríos, con música a todo volumen, intensas luces encendidas de manera permanente y en medio de reos con uniformes anaranjados.

Este hombre de 31 años, que cruzó la frontera con su esposa de 24 años y su hijo de 5, terminó en el centro de detención de Yuma, definió la situación por la que pasó como una "tortura psicológica".

"Es terrible, mi hijo se estaba volviendo loco, después de 12 horas de encierro empezó a golpearse la cabeza en la pared, como otras personas que hacían lo mismo", señaló el inmigrante, que logró ser puesto en libertad y dirigirse al albergue Helping with all my Heart, de Phoenix (Arizona).

También narró que los oficiales separan a los inmigrantes y los mantienen en cuartos llamados "hieleras", por las bajas temperaturas, donde no les permiten dormir, carecen de duchas, cepillos de dientes y solo los alimentan con comida "picante".

"Nunca apagan la luz, así que no sabes si es de día o de noche, tenían los televisores a todo volumen con música que te vuelve loco, había reos con trajes anaranjados y otros azules, uno de ellos no dejaba de golpear su cabeza en la pared la que ya estaba toda ensangrentada", dijo Torres.

Los numerosos peligros que afrontan los migrantes también se vieron reflejados el pasado 26 de junio, cuando dos migrantes salvadoreños murieron ahogados en un río situado en la frontera entre EEUU y México. La fotografía de los cuerpos arrastrados por la corriente de Óscar Martínez, de 25 años, y su hija, de apenas dos años, dio la vuelta al mundo poniendo de manifiesto, una vez más, el drama de los inmigrantes centroamericanos que huyen de la falta de oportunidades. 

El Triángulo Norte de Centroamérica, formado por Guatemala, Honduras y El Salvador, es una de las regiones más violentas del mundo y con mayor índice de pobreza, donde la corrupción y la criminalidad campan a sus anchas.

(Con información de AFP y EFE)

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...