Economía y Empresas > AGRICULTURA AFECTADA

Transportistas esperan 50 mil viajes menos por magra zafra de soja

A los rendimientos por el piso, ahora surgen problemas de humedad que sumarán más costos

Tiempo de lectura: -'

23 de abril de 2018 a las 05:00

La previsión de los transportistas de carga es movilizar un 35% menos de soja (unos 50 mil viajes) por la pésima producción en la campaña que está en curso. Esto da producto de una estimación, conservadora, de un desplome en la cosecha de al menos 1,5 millones de toneladas frente al récord de la zafra anterior. Esa retracción se hará sentir en la cantidad de fletes que se efectuarán y el resto de la cadena logística como las silos que acopian los granos.

El directivo de la Intergremial de Transporte Profesional de Carga (ITPC), Mario González, dijo que cada camión moviliza unas 28 toneladas de carga. Si la previsión de la menor producción del grano se divide por el volumen que mueve cada vehículo el cálculo da que este año los transportistas realizarán unos 50 mil viajes menos.

"El año para el transporte de carga va a ser dificilísimo; hay muchas empresas que ya no son rentables, los números están muy ajustados", alertó González a El Observador. Recordó que durante los últimos años se estableció un precio de referencia para los fletes de soja. Para este, la paramétrica de los transportistas marcaba un incremento para el precio de los viajes de 2,33%. Sin embargo, González informó que los productores y acopiadores de granos no aceptaron la suba."Lamentablemente, siempre estamos siempre de punta con el productor porque entienden solamente la parte de ellos", se lamentó el transportista.

Más problemas

Las empresas que se dedican al acopio y secado de granos para su posterior comercialización es otra de las cadenas del sector que también se ve afectada por la magra cosecha sojera. El gerente técnico de la Unión Rural de Flores (URF), Álvaro Núñez, comentó a El Observador que el resultado de la campaña de las 40 mil hectáreas de sus socios había arrojado un promedio de 2.600 kg/ha. "Este año vemos como difícil llegar a los 1.600 kg por lo que estamos hablando de un descenso mínimo del 35%. La situación es bastante complicada", reconoció.

La trilla en el departamento de Flores recién está comenzando, pero los primeros datos no son para nada alentadores con una zafra que luce "bastante compleja" porque ahora se están registrando problemas de humedad y calidad en la oleaginosa. Una primera estimación -en base proyecciones de rendimientos de la consultora Unicampo-, arrojaba un rendimiento techo de 1.550 kg/ha para todo el país, una de las peores campañas de la última década que le restará como mínimo unos US$ 600 millones al país por concepto de exportaciones.

Embed

Por cada por cada US$ 100 generados en la exportación US$ 79 son de valor agregado en el país, según la Mesa Tecnológica de Oleaginosos.

"El problema más grave es que sojas que estaba prontas y que se estaban muriendo (secando), con las últimas lluvias de marzo y principios de abril se alargó el ciclo y las sojas están entrando con humedad. Tenemos casos en una misma chacra donde hay plantas que se están desgranando y otras que están verdes. Eso deja una situación complicada, porque no solo va a ver problemas de rendimiento, sino de calidad y costos de secado", alertó. Hay zonas de Flores que han registrado techos de producción de 2.000 kg/ha, mientras que en otro extremo hay chacras que su rinde apenas fue de 500 kg/ha.

En la zafra pasada, en un área de 1,1 millones de hectáreas (levemente superior a la actual) se produjeron 3,2 millones de toneladas y las exportaciones del rubro significaron US$ 1.189 millones, registros hasta entonces inéditos.

Embed

Los últimos datos de Cuentas Nacionales que divulgó el Banco Central de 2017 reflejaron un magro desempeño para al agro con un descenso de la producción de 0,8% frente a una expansión del año previo de 2,7%. Por su parte, durante el último trimestre del año pasado el volumen físico de esta actividad experimentó una contracción del 6,4% en términos interanuales. Según el informe del BCU, esto se dio como consecuencia de una caída en el valor agregado de los subsectores agrícolas, que fue parcialmente compensado por un crecimiento en la sector pecuario y la silvicultura.

El último anuario de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa) proyectó sobre fines del año pasado un estancamiento para la actividad para 2018 (expansión de 0,01% interanual), aunque hay que tener en cuenta que esas previsiones no contemplan un impacto tan severo del clima como el que se registró en el arranque del año por la escasez de precipitaciones.


El derrame de la soja en Uruguay
Con un fuerte incremento del valor bruto de producción, en la zafra 2016/2017 el sector oleaginoso generó impactos mayores en la economía uruguaya, al demandar insumos y servicios agrícolas por US$ 455 millones, pagar rentas por US$ 135 millones y demandar servicios de transporte, acondicionamiento del grano y comercialización por unos US$ 190 millones. Considerando todos sus impactos, directos e indirectos, a lo largo de la cadena de valor, el cultivo de soja generó un valor agregado de más de US$ 1.100 millones en ese ciclo, equivalentes a 1,8% del PIB, según la Mesa Tecnológica de Oleaginosos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...