Nacional > DECISIÓN 2019

Un debate con más picante pero sin nocaut

Lacalle Pou y Daniel Martínez se cruzaron en el primer mano a mano obligatorio

Tiempo de lectura: -'

14 de noviembre de 2019 a las 05:00

Por Natalia Gold y Martín Tocar

Recién sobre el final del segundo bloque, cuando iban más de cincuenta minutos de debate, Luis Lacalle Pou logró que Daniel Martínez lo mirara a los ojos. “Todo tuyo”, dijo el frenteamplista soltando una risa luego de decir que su adversario no estaba respetando las reglas. “Puedo interrumpir. De eso se trata, de tener un diálogo”, le dijo el líder de la oposición.

Forzoso al comienzo y más suelto al final, el primer debate obligatorio de la historia de Uruguay tuvo algo del ida y vuelta que faltó a la cita en octubre cuando los mismos candidatos se enfrentaron en un set de televisión. Ese mayor intercambio, que en un principio resultó aparatoso a tal punto que la periodista Pilar Teijeiro tuvo que reiterar explícitamente que estaban habilitados a debatir, buscó ser aprovechado por ambos candidatos y si bien Lacalle Pou lució más cómodo en la polémica, Martínez consiguió asestarle golpes sobre el final que emparejaron la contienda dialéctica. 

Lacalle Pou, favorito a ganar el balotaje según todas las encuestas, tenía un objetivo claro: sacar de boca de Martínez “errores” concretos cometidos en los 15 años de gobiernos frenteamplistas. Tras la primera vuelta, varios líderes del oficialismo reconocieron que había que tener más “autocrítica”. Basado en esa reflexión, el candidato blanco pidió en cada uno de los bloques temáticos que Martínez diera algún ejemplo. De lo contrario, argumentó, era solo demagogia electoral. 

“Quiero que me diga si fue un error lo de la regasificadora, el puerto de aguas profundas, de Pluna, dejar pasar la posibilidad de firmar un Tratado de Libre Comercio con Estados, seguir abrazado a la dictadura venezolana y si es un error el Fondes en las empresas amigas”, remarcó en uno de los pasajes. 

En un principio, Martínez respondió a la interpelación con pequeñas muecas: una sonrisa incómoda, una inclinación de cabeza o arqueos de cejas. El candidato frenteamplista, o “del gobierno” según la prédica del líder blanco, prefirió no darle la derecha a su adversario y recién respondió a sus reclamos en el cuarto bloque. “Problemas hay en todos lados”.

A pesar de su estrategia de menoscabar la imagen presidencial de su adversario y la oposición, Daniel Martínez dejó los golpes más efectivos para el final. Recién en el cuarto bloque, cuando faltaba menos de la mitad para el final del intercambio, puso el dedo en la llaga y apuntó a los flancos más débiles de Lacalle, como la factibilidad del recorte de US$ 900 millones, la floja gestión de algunas intendencias blancas y la incertidumbre respecto al proyecto de ley de urgente consideración. Incluso dejó para el epílogo el cuestionamiento al senador Álvaro Delgado, mano derecha política de Lacalle Pou, por usufructuar un campo del Instituto Nacional de Colonización gracias a “cercanías políticas”. 

Ese final con el frenteamplista al ataque contrastó con su versión inicial, más acartonada y evitando los golpes. El principio del debate tuvo a Martínez repitiendo que quería discutir propuestas y machacando con las diferencias de currículum respecto a su adversario, pero ninguna de esas dos estratagemas movieron a Lacalle de su zona de confort. 

En cambio, los golpes finales del ingeniero sí lo dejaron en una situación más incómoda y lo llevó a contestar que la acusación a Delgado era un “golpe bajo” que “faltaba a la verdad”. “Yo no quiero que esto se convierta en una pasada de cuentas”, dijo sobre el final el candidato de la oposición. 

Apretado por la gestión de las intendencias blancas, Lacalle retrucó hablando de “clientelismo político” en los gobiernos del FA y Martínez se guardó la carta Moreira, que no fue mencionado en el intercambio. 

El programa como “sugerencia”

Durante toda la campaña, Lacalle cuestionó las contradicciones entre el programa del Frente Amplio y sus propuestas impositivas y los dichos de Martínez respecto a si aumentar o no la carga tributaria en un eventual cuarto gobierno de izquierda. Este miércoles, esa insistencia llevó a que Martínez afirmara  –como ya había insinuado su compañera de fórmula Graciela Villar– que el documento votado por el Congreso del FA es “muy vasto” y sirve como “recomendación”, pero que es “el candidato el que gobierna y decide”. 

Por su parte, Martínez recién se refirió a los problemas de la “coalición multicolor” –uno de los principales argumentos del oficialismo contra la “incertidumbre” del proyecto opositor–  en su mensaje final, cuando ya iban dos horas de debate. 

El cierre

Eran sus noventa segundos finales para hablarle a la ciudadanía en cadena nacional por última vez antes de la elección del próximo 24. Por sorteo, Lacalle Pou fue el primero en dar su mensaje de cierre y prefirió no alejarse de lo que viene transmitiendo en sus actos, e incluso en su último spot de campaña, en el que le "habla" a Uruguay. "Es un gran país construido por mucha gente de distintos partidos políticos. Así seguirá siendo", dijo al comienzo de ese minuto y medio.

Recién en los segundos finales, el candidato blanco mencionó a sus socios de la coalición y aseguró que "el 27 de octubre comenzó la alternancia para comenzar una mayoría parlamentaria". Como hace en sus presentaciones públicas, mostró el "compromiso por el país" firmado por cinco partidos y lo definió como un gesto de "humildad y grandeza" de quienes supieron ser competidores hace menos de un mes. Finalmente cerró pidiéndole a los uruguayos la "confianza", lo mismo que les pidió en el debate del 1 de octubre. "Vale la pena y sabremos cumplir", remató. 

Martínez, en tanto, dijo que el Frente Amplio "ha sido el partido de las certezas" y una colectividad que no piensa "en unos pocos privilegiados sino en la mayoría del pueblo oriental". Auguró que un gobierno suyo sin mayoría parlamentaria igual tendrá "capacidad de generar acuerdos" y que así lo demostró en la Intendencia. "Hemos recorrido el país. Muchos de los que no nos votaron, nos van a votar. Por eso el 24 te pido ese voto de confianza para seguir construyendo el Uruguay", concluyó.

El próximo gran paso será ese domingo, cuando se definirá quién de los dos será el presidente de los uruguayos. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...