Cargando...
Tréboles en pradera para uso ganadero.

Agro > TRIBUNA / PABLO CARRASCO

Un salto cualitativo

Pablo Carrasco: "Hoy tenemos la obligación de cambiar la cultura ganadera"

Tiempo de lectura: -'

15 de octubre de 2021 a las 21:37

Por Pablo Carrasco (@confin48), especial para El Observador

Un salto cualitativo. Esta fue la expresión con la que el senador Sebastián Da Silva calificó este miércoles a dos artículos aprobados en la rendición de cuentas, que incluyen a las pasturas y otras medidas biológicas favorables a la productividad de los suelos, dentro de la ley de inversiones administrada por la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (COMAP).

Con esta ley, ya no solo los activos fijos podrán ser amortizados con créditos fiscales, sino que tecnologías y procesos productivos podrán ser objeto del beneficio.

Concuerdo con el juicio, porque es con este tipo de inversiones con las que se aumentará drásticamente la producción.

Simplemente me gustaría colocar esta ficha en el mapa del tesoro que representa una ganadería pastoril intensiva que constituyó un sueño eterno para nuestro país y en la que hemos incursionado episódicamente.

Para que el proceso se complete, se requiere que las inversiones fluyan combinando la existencia de un negocio, la liquidez necesaria para encararla y el premio fiscal que sirva de envión para tomar la decisión.

Esta ley ha garantizado el premio, pero veamos las otras patas.

Cuando llegó la soja al Uruguay, la ganadería pastoril intensiva se mudó de pago, dejando el litoral agrícola que la incluía en una rotación agrícola-ganadera. En su lugar quedó una agricultura continua sustentable y el engorde a corral como actividad ganadera. La salida de las recrías e invernadas del litoral fue bastante drástica, pero el aterrizaje en lugares alejados del río Uruguay tuvo sus bemoles en cuanto a los niveles de inversión y a la convicción del retorno esperable. Con el tiempo y los precios de la carne, la ganadería pastoril vuelve lentamente al nivel que recordamos, y es en este sentido muy oportuna la promulgación de la ley. Ya tenemos la zanahoria, falta la decisión y la plata.

¿Porqué no nos decidimos?

Es mi impresión que ni los que aportarían el dinero ni los que lo recibirían están convencidos de tener un negocio, y esta es una sensación que no se condice con la verdad.

Una pradera o verdeo de alta producción consumida por categorías eficientes tanto ovinas como bovinas, con una estructura de divisiones y abrevaderos cercanos, tiene históricamente números difíciles de superar, aún con la soja a US$ 600 por tonelada.

Este paquete obviamente tiene un costo elevado para los montos a los que estamos acostumbrados, pero constituye la menor distancia entre dos puntos.

El plan B, al que la mayoría de los productores se ha plegado, consiste en el pago en cuotas de algo que no es rentable en lugar de un contado rentable. Para demostrarlo, podemos comparar los US$ 350 por hectárea que cuesta una pradera y que dura cuatro años con una suplementación en el mismo período de US$ 60 sobre campo natural durante el invierno y  para la misma cantidad de cabezas por hectárea. El lector hará la cuenta por sí mismo, solo le aporto como dato que el costo por kilo producido en el primer caso es US$ 0,90 mientras que sobre el campo natural será US$ 2,50.

Igual sensación inunda las mentes de quienes deberían poner dinero en apoyo a este tipo de emprendimiento. Basta una constatación para demostrarlo y es que un banco es capaz de financiar un monto varias veces superior en un cultivo agrícola que no tiene revancha y cuyo riesgo es varias veces superior.

Nuestra autocensura es hija de nuestro aislamiento, pero este análisis excede los objetivos de esta columna.

Hoy tenemos la obligación de cambiar la cultura ganadera, para lo cual precisamos que los organismos de investigación se conviertan en líderes en producción rentable y sean ellos los que tomen los riesgos y que los financiadores dejen de premiar al ejecutivo por las garantías exigidas y empiecen a desarrollar su carrera con base en el éxito de sus tomadores de crédito.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...