Mundo > España

Una campaña electoral cargada de mensajes emocionales

La situación de la economía ha quedado relegada a un segundo plano

Tiempo de lectura: -'

21 de abril de 2019 a las 05:00

Por Belén Carreño y Ingrid Melander

Por primera vez en más de una década, una campaña política en España no está dominada por la situación económica y los partidos se han lanzado a enviar mensajes emocionales que apelan al corazón y no al bolsillo del votante.

El gobierno que salga electo el domingo 28 no va a dar un giro radical a la política económica, algo que algunos economistas lamentan porque creen que el país puede caer en la autocomplacencia.

Después de superar la peor crisis económica desde la guerra civil, los españoles perciben por fin cierto grado de bonanza -el desempleo casi se ha reducido a la mitad en cinco años-, justo cuando la economía enfrenta de nuevo una desaceleración que pone en riesgo a un país con reformas estructurales pendientes, como las pensiones o el mercado laboral.

El FMI proyecta un crecimiento de 2,1 % para España en 2019, mayor que el 1,3 % del conjunto de la zona del euro, lo que ha permitido a la clase política obviar la necesidad de reformas, pese a que la tasa de desocupación es del 14 %, una de las más altas de la Unión Europa (UE).

En su lugar, se han centrado en debates identitarios, como la independencia de Cataluña, los derechos de las mujeres o el uso de los símbolos franquistas, siguiendo en parte la estela de polémicas reavivadas con el auge de Vox, que según sondeos será el primer partido de ultraderecha en llegar al Parlamento español en cuarenta años.

“Rajoy nos decía: ‘es la economía, estúpidos’, y se olvidaba de que era la nación lo que estaba verdaderamente en riesgo”, lamentaba el líder de Vox, Santiago Abascal, en una entrevista en el canal de televisión Antena 3 la semana pasada.

En la misma entrevista, Abascal criticó que el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se hubiera centrado en lidiar con el rescate financiero en lugar de frenar la crisis en Cataluña que derivó en el amago de declaración independentista en el otoño boreal de 2017.
Como resultado de la dureza de aquellos años de crisis -el desempleo alcanzó el 27 % en 2013 y la economía se contrajo un 9 % en cinco años- los españoles siguen considerando la desocupación como el principal problema del país, según una reciente encuesta del gubernamental Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El aumento de la desigualdad, la precariedad laboral y la dificultad para acceder a una vivienda son las preocupaciones más habituales en las calles españolas.

La alta correlación entre las personas que sufren desempleo en la actualidad y la abstención es una de las razones que esgrime Federico Steinberg, economista de la Universidad Autónoma de Madrid, para explicar por qué los partidos prefieren no preocupar a su electorado con las reformas a abordar.

“Ningún partido quiere poner sobre la mesa que las reformas que van a hacer generarían perdedores”, explica Steinberg.

"Autocomplacencia”  


Sin embargo, esta dejadez terminará causando problemas a largo plazo, según analistas y empresarios.
“Después de las elecciones, tenemos que pasar de las medidas cortoplacistas a promover una agenda reformista con una visión a largo plazo sobre crecimiento inclusivo y cohesión social”, pidió el viernes 12 en la junta general de accionistas del Banco Santander su presidenta, Ana Botín.

En una reciente entrevista con Reuters, la ministra de Economía, Nadia Calviño, aseguraba que la prioridad para España es solucionar la falta de formación de los desempleados y una reforma profunda del sistema educativo.

“Reciclar a los parados (desempleados) y ponerlos a trabajar es tan caro que no lo va a hacer nadie”, vaticina Ignacio Conde-Ruiz, investigador de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA).

Pero frente a esta demanda de reformas, la polarización ideológica se ha trasladado a lo económico, con los bloques de izquierda a derecha simplificando sus mensajes en subir o bajar impuestos.

En el debate por televisión entre los grandes partidos, que se realizará el martes 23, no podrá participar el populista de derecha Vox porque carece hoy de representación en el Congreso de los Diputados, resolvió la autoridad electoral.

Uno de cada cuatro electores son pensionistas y, según las encuestas, tienden a votar a los grandes partidos tradicionales, el derechista Partido Popular y los socialistas del PSOE, lo que les ha llevado a rivalizar en su cerrada defensa del sistema de pensiones.

Conde-Ruiz cree que los anuncios que están haciendo los partidos en sus programas políticos implican más déficit y ninguno está aclarando cómo compensará sus medidas electorales para cuadrar las cuentas.

Vox ha marcado distancia al asegurar en su programa económico que el sistema de pensiones español -que es de reparto, similar al de Francia o Alemania- es un “esquema Ponzi” y ha propuesto crear de cero uno nuevo. El “esquema Ponzi” se le denomina a una operación fraudulenta de inversión que implica el pago de intereses a los inversores de su propio dinero invertido o del dinero de nuevos inversores. El sistema funciona si crece la cantidad de nuevas víctimas.

Pero como Vox en cualquier caso jugará un papel menor en un futuro gobierno, los analistas no creen que se genere un cambio radical en la siguiente administración.

Goldman Sachs aseguraba en una nota reciente que todos los gobiernos de coalición posibles después del 28 de abril estarán comprometidos con el proyecto europeo y con una economía de mercado competitiva.

“Es probable que los cambios en las políticas económicas serán poco regeneradoras (...) Un programa de reformas limitado implica algunos riesgos de autocomplacencia”, detallan los analistas del banco.

Mientras, la coyuntura sopla a favor de los políticos, con una política monetaria acomodaticia y un petróleo lejos de niveles máximos, dos de los factores que más favorecen a la economía española y que, junto con un presupuesto expansivo, han alimentado su crecimiento.

La derecha de la derecha
Ubicándose a la derecha de la derecha, Vox ha irrumpido en el escenario político español para marcar la agenda de las principales fuerzas que concurren a las elecciones generales del próximo 28 de abril. Aunque fue creado en 2013, llevó una vida casi anónima hasta que saltó a la primera línea tras las elecciones regionales andaluzas de diciembre pasado, en las que obtuvo 12 diputados y contribuyó a formar una coalición conservadora. Está por ver cuántos escaños consigue el próximo domingo 28 en el Congreso de los Diputados, el parlamento nacional, aunque los sondeos de intención de voto coinciden en que la cifra oscilaría desde unos 20 hasta unos 40 (de un total de 350).
La mayoría de los analistas considera que esta fuerza, dirigida por Santiago Abascal, un hombre procedente del Partido Popular (PP), la tradicional formación conservadora, es de extrema derecha. Pero hay quienes lo ubican en el casillero de la derecha clásica.
Vox, una mezcla de nacionalismo, populismo y defensa de valores del pasado, ha establecido su territorio político y ha desplazado más a la derecha a partidos como Ciudadanos y el PP. (Basado en EFE)

Fuente: Reuters 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...