Fútbol > NACIONAL

Viudez y Arismendi en la lupa del Cacique

El DT encontró solidez con el Mama atrás mientras Viudez es por ahora el primer cambio

Fernando Machado y Alexander Medina

Tiempo de lectura: -'

02 de marzo de 2018 a las 05:00

El Nacional de la Copa Libertadores, la mejor versión del equipo de Alexander Medina –porque es la competencia en la que utiliza a sus mejores jugadores–, permite empezar a desmenuzar el gusto futbolístico del entrenador, descubrir el provecho que le saca a cada jugador y, también, que en cierto momento las improvisaciones se comienzan a transformar en decisiones estables.

El entrenador dijo después del empate 0-0 del miércoles en el Parque Central ante Estudiantes: "Tenemos que mejorar en lograr una mayor posesión de balón, con más claridad, y debemos mejorar la presencia en el área ya que tiramos muchos centros de costado que no nos cayeron, también muchas faltas y córners. Por suerte no le dejamos crear ninguna situación de gol, los controlamos bien en defensa".

El detalle estadístico de los cinco partidos que jugó Nacional por la Copa, dejó la confirmación que Nacional repartió casi en partes iguales la posesión del balón: 49% ante Estudiantes, 50% y 53% en la revancha y en la ida ante Banfield y 48% y 51% frente a Chapecoense.

Con la pelota en los pies, la precisión en los pases varió en un rango desde 70% a 89% de efectividad. Desde el debut hasta el miércoles: contra Chapecoense 89% en la ida y 84% en la vuelta, Banfield 70% y 86% y Estudiantes 82%.

En el partido del miércoles fue el encuentro en el que Nacional realizó más pases, de los cinco encuentros. Totalizó 393; en el Parque contra Chapecoense sus jugadores habían tocado el balón solo 268 veces.

El detalle que definitivamente confirma lo que expresó el entrenador, es dónde está el balón en Nacional y quiénes tienen mayor influencia con la pelota: los zagueros o volante de marca, un registro lógico en un equipo cuya principal virtud pasa por defender y las limitaciones quedan establecidas en la ofensiva.

El miércoles, Polenta fue el jugador que más pases hizo (70, 56 correctos y 14 fallados), Fucile (42), Arismendi (30) y Oliva (38). La inquietud del técnico, que confirman los números, lo obligan a plantear un ajuste en la fórmula, con más influencia de los delanteros. La solución va más allá de las estadísticas, pero allí quedarán reflejadas.

La influencia de Arismendi

El volante es un jugador tácticamente insustituible en el plantel de Nacional. Lo sufrió Martín Lasarte cuando no lo tuvo en el cierre del semestre pasado, cuando perdió el campeonato, y lo disfruta por estos días Medina, incluso fuera de puesto.

¿Qué tiene Arismendi? Una capacidad en el manejo del balón como muy pocos jugadores en el fútbol uruguayo. Los números reafirman su influencia: el miércoles dio 40 pases, y todos fueron correctos; no falló ninguno. En los otros cuatro partidos logró una efectividad de 95% en sus pases. El equipo alcanzó 82% en esos mismos encuentros.

Sin embargo, por los recuerdos visuales que quedan del campo, el hincha enseguida asocia al momento en que en el final del partido ante Estudiantes, Arismendi trastabillo y dejó de cara al gol a Juan Otero, quien definió a la Abdón Porte. Esa situación recordó un error que le costó el triunfo contra Zulia en 2017, también como zaguero cuando entregó mal un balón, o en el clásico de la Supercopa de enero, cuando como volante central dejó un pase corto que terminó en el 1-0 de Fidel Martínez.

Sin embargo, Medina descubrió que en la defensa, con Arismendi, tiene un jugador que le da un plus táctico, un manejo de balón casi sin fisuras y una presencia de líder, y encontró en Polenta como lateral un complemento perfecto para hacer de la defensa el bloque más sólido que tienen los tricolores en la Copa Libertadores. En cinco partidos solo recibieron dos goles. Sin embargo, el equipo se le frena porque no tiene salida con vértigo como la que le puede dar Espino.

El nuevo Tabaré

En ofensiva, Medina intentó descubrir en Tabaré Viudez un jugador diferente al que utilizaron los entrenadores anteriores. A las espaldas del 9, Sebastián Fernández en estos cinco primeros partidos, Viudez dejó la sensación de un aporte escaso y un detalle en común: el técnico no lo utiliza más de 71 minutos.

Bajo la conducción de Martín Lasarte, la influencia del delantero fue mayor apareciendo casi como un puntero, con mayor presencia por afuera y con más participación en el partido. El anterior entrenador lo utilizó lo utilizó como titular y los 90 minutos en 15 de los 28 partidos.

Con Medina, Viudez no juega más de 71', y el miércoles fue sustituido a los 58'. Aparece lejos de su zona de confort, su influencia en el juego queda reducida y por su pegada desde afuera, el valor agregado desde la zona en la que se mueve, aún no pudo destacarse.

Viudez, del 2017 al 2018

Con Lasarte disputó 30 partidos de los 46 que jugó Nacional en 2017. En 28 fue titular y en 15 de ellos jugó los 90 minutos. De los otros 13 partidos, en siete jugó como mínimo 75'. Convirtió tres goles.

Con Medina lleva cinco partidos en nueve que disputó en 2018 y nunca jugó más de 71'; el miércoles salió a los 58'. En esos cinco partidos ejecutó solamente seis remates al arco. No convirtió goles. Con Chapecoense salió a los 58' y 71', contra Banfield a los 69' y 70'.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...