Fútbol > NACIONAL

Webó, el africano más uruguayo

El camerunés regresó a Los Céspedes, su “casa”, para ponerse una vez más la camiseta blanca y buscar un nuevo título 

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2018 a las 05:04

Quince años después, Pierre Achille Webó Koumano, regresó a Los Céspedes, el complejo del Club Nacional de Football al que el delantero camerunés llamó su “casa”, luego de su paso por el tricolor a principios de los años 2000.

Tal como había anunciado públicamente tiempo atrás, el atacante africano cumplió con su palabra y se dará el gusto de volver a lucir la camiseta blanca. 

Luego de que la semana pasada se confirmara su sorpresivo pase a los albos, a los que llega en condición de libre y a falta de seis fechas para el cierre del Torneo Clausura, este martes aterrizó en Carrasco y de ahí se fue directo a Los Céspedes, donde se le hicieron los chequeos médicos e hizo un breve entrenamiento individual.

Desde que se arregló su retorno al club, Webó les comunicó a Alexander Medina y a los dirigentes con los que habló, que estaba físicamente pronto para estar a la orden. Y eso quizás haya sido lo que intentó mostrar en el complejo tricolor, poniéndose a practicar luego de un largo viaje.

“Hice todos los trabajos físicos en Mallorca y estoy para jugar, tengo ganas de volver a Los Céspedes, donde muy buenos recuerdos tengo”, dijo en una conferencia de prensa en el aeropuerto.

En una mañana en la que los recuerdos deben haber estado a flor de piel del camerunés de 36 años, fue al gimnasio del complejo albo y luego trotó alrededor de la cancha principal, para después hacer unos leves estiramientos y dirigirse a las duchas. 

“Estoy muy contento, ilusionado de estar donde he querido estar, en casa. Muy contento por la gestión del club y del Cacique”, había dicho en Carrasco.

Tras salir del vestuario de los jugadores, el africano, caminó junto a Anderson Silva, exvolante brasileño de Nacional que llegó con él a Montevideo y lo acompañó al predio tricolor, habló con Alejandro Lembo, uno de los responsables de su llegada, y saludó al Cacho Blanco.

“Siempre lo dije, todo me motivó para volver a Nacional. En diciembre pasado estuve aquí de vacaciones visitando a los compañeros y me junté con Lembo, le dije que en junio se terminaba el contrato y que íbamos a ver, pero surgió otro tema importante. Cuando se acabó, le dije: ‘ahora sí’. Y como es mi casa, acá estoy”, manifestó en su arribo. 

Después, Webó se sacó una foto junto a un par de niños que estaban en Los Céspedes, a los que sus padres le habrán contado sobre el africano, y se dirigió a la sala de prensa, para sacarse sus primeras fotos oficiales con la nueva camiseta blanca y hacer declaraciones para las redes sociales del club. ¿Usará la 9? No lo confirmaron. Lo cierto es que en la sesión se puso una camiseta con el número 2. 

“Uno siempre se queda con los buenos recuerdos y ahora es la misma idea, la de salir campeón, que es lo único que me acuerdo de Nacional y de Uruguay. Es la ilusión que tengo, de volver a repetir el éxito de aquellos días”.

“Recuerdo muchas cosas positivas, no solo futbolísticas. De crecimiento personal, lo que era para un chico de África salir y venir aquí, el Parque Central, estar allí con los chicos que vivíamos... Ha sido una familia. Lo repetiría. He sido un uruguayo más en Europa, durante toda mi carrera”. Pierre Webó a las redes de Nacional

De Bandjoun a Turquía

Tras los flashes, el delantero se dirigió a la cocina del complejo albo, donde almorzó junto a sus nuevos compañeros. Del equipo de las finales de 2002, en las que fue campeón antes de despedirse, con Daniel Carreño como entrenador, hoy quedan Gonzalo Castro, más Fernando Machado y Leo Romay, en condición de integrantes del cuerpo técnico, y Lembo, como gerente deportivo. Además, también se encontró con Ruben Sosa, otro con el que compartió cancha. 

El africano comenzó su carrera en Bandjoun de su país. Luego, con 17 años, llegó a Uruguay y jugó un año en Tacuarembó FC, para luego sí hacerse su lugar en los albos, ganado tres campeonatos uruguayos (2000, 2001y 2002).

Luego, llegó el momento de hacer las valijas y se fue a España, donde fue fichado por Osasuna, club que lo dio a préstamo a Leganés para foguearse en La Liga. Al siguiente año retornó al club navarro dueño de su pase y se quedó hasta 2007, anotando 23 goles, para luego ser transferido a Mallorca, donde jugó hasta 2011, con 28 conquistas en la red.

Webó volvió a emigrar en 2011 para jugar en el fútbol turco. Primero, lo fichó Büyükşehir, en el que estuvo dos años y marcó 24 goles. Su notable rendimiento llevó a que Fenerbahce, uno de los grandes de ese país, se lo llevara para las temporadas 2013 a 2015, en las que metió 33 tantos.

Luego, pasó a Osmanlıspor, de 2015 a 2017, donde anotó 16 goles, y su último club antes de regresar a Uruguay fue Gaziantep, en el que registró ocho conquistas en la pasada temporada.

Además de su carrera por esos clubes, el africano ha sido figura de Camerún, compartiendo delantera con su primo Samuel Eto’o, la gran estrella de “los leones indomables”, y disputando los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Con la camiseta verde de su país jugó un total de 58 partidos y anotó 18 tantos.

Ahora, con 36 años, pegó la vuelta a su casa, en un momento complicado del club, por los salarios adeudados al plantel, y en lo deportivo, tras perder la punta de la Anual y quedar a seis unidades de Peñarol en el Clausura. 

“Conozco la realidad del club, a los jugadores de mirar los partidos cuando se puede, vengo a ser uno más para poder contribuir para ser campeón. La ilusión no se la quita nadie a la gente, espero devolverle el cariño a la hinchada y contribuir todo lo que pueda”, señaló en su llegada.

En un momento en que el equipo de Medina siente la falta de gol, Webó se pondrá la blanca para volver a ilusionar a los bolsos. Para los que tienen dudas sobre su vigencia a los 36 años, comentó: “Ya verán lo que puedo aportar”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.