Fútbol > LOS JUECES DEL FUTURO

"Árbitros talentos": cuáles son los uruguayos que Conmebol capacitó para internacionales

Cinco jóvenes jueces de AUF participaron del proyecto que lleva a cabo la Conmebol, un seminario dictado por sus principales instructores que brinda apoyo a las promesas que aún no lograron la categoría FIFA

Diego Riveiro

Tiempo de lectura: -'

19 de diciembre de 2020 a las 05:01

Cinco jóvenes jueces uruguayos participaron del seminario “Árbitros Talentos”, proyecto que ideó y organiza la Comisión de Árbitros de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), y que consiste en brindar apoyo a colegiados que aún no obtuvieron la insignia internacional de FIFA.

Los jueces de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) que en esta edición formaron parte del curso fueron Diego Riveiro, Santiago Motta, Pablo Llarena, Belén Clavijo y Lucía Vener.

Todos formaron parte del seminario que se llevó a cabo del 7 al 11 de diciembre y que este año, por la pandemia de coronavirus, se realizó en modalidad a distancia.

La capacitación que se realiza todos los años en distintas sedes tiene como objetivo acelerar el proceso de desarrollo de las carreras de los árbitros mujeres y hombres que dirigen en la Primera División de las asociaciones miembro y elevar el estándar de calidad arbitral en el fútbol sudamericano, indicó la Conmebol.

El brasileño Wilson Seneme

Por ser a distancia y poder tener más invitados, la de este año fue la edición que tuvo mayor participación de árbitros en los últimos años, con un total de 77 aspirantes, 43 hombres y 34 mujeres.

Para la selección de los árbitros se tuvo en cuenta que tengan proyección, por lo que se elijen aspirantes jóvenes que estén en Primera o categorías superiores.

“El seminario que realiza Conmebol lo hace para árbitros de Primera categoría con proyección a futuro, a poder alcanzar una categoría internacional”, dijo a Referí Diego Riveiro, de 33 años, quien tuvo su primer partido en Primera en la temporada 2013/14 y que este año ha sido una de las caras más visibles en los partidos del Uruguayo.

“Todos los participantes fueron elegidos por las comisiones técnicas de cada país y el seminario consistió en tratar diferentes tópicos, que son los temas más importantes o relevantes que tiene un partido. Desde el control del juego que tiene que tener el árbitro, posicionamiento y ubicación, área penal y todas las incidencias que se producen en el área penal, cómo debe ubicarse, posicionarse y qué estrategias utilizar”, manifestó.

El curso también sirvió para que estos cinco jueces uruguayos tuvieran su primer acercamiento al sistema VAR.

Santiago Motta, de 28 años, quien se estrenó en Primera en esta temporada y que este sábado dirigirá en Danubio-Peñarol, su primer partido de un equipo grande, destacó ese aspecto del curso. “Se incluyó el simulacro VAR, fue una muy buena experiencia ya que nunca había tenido la oportunidad de trabajar con el VAR. Nos explicaron cómo funciona y nos enseñaron mediante simulacros a realizar la labor del VAR. Estuvo muy bueno”, dijo a Referí.

La jueza Lucía Vener, de 20 años, también valoró esa parte del seminario. “Fue el primer contacto con el VAR, nosotros todavía no habíamos tenido esa posibilidad”, expresó la árbitra que está en AUF desde el año pasado y que tuvo su estreno en una actividad de Conmebol.

Un paso para ser internacional

Realizar y aprobar este seminario no significa que se obtenga la categoría internacional, pero es un paso que suma para llegar a ese nivel. “Estos cursos son fundamentales para la formación de todos los árbitros, no solo para refrescar conocimientos, sino también para unificarlos y conocer nuevos”, dijo Motta.

Santiago Motta en el centro junto a Christian Ferreyra

“Estar en este tipo de cursos no significa que vas a ser internacional, sino que es una oportunidad más de aprendizaje”, agregó. “La manera de poder llegar a ser internacional es realizando una muy buena actuación en lo local, tanto sea técnicamente como físicamente ya que cada vez el fútbol es más exigente”.

Belén Clavijo, de 28 años y que tiene en su currículo la distinción de ser la primera jueza del departamento de Colonia, explicó a Referí que “para llegar a ser internacional todo suma”.

“Suman y contribuyen a lograr ese objetivo los cursos, tanto a nivel nacional como internacional, las pruebas físicas y por supuesto el rendimiento que tenemos partido a partido”, indicó.

Su colega Vener también destacó el plus que brinda formar parte de este curso. “Está bueno estar en la lista”, señaló. “Pero es un proceso. Algunos capaz que el año que viene tienen la posibilidad de dirigir en torneos de FIFA, y algunos que no”.

Belén Clavijo al frente de un partido femenino

La joven árbitra que dejó de ser futbolista para pasar a ser jueza, indicó que la Conmebol realizará su nueva lista de árbitros el año 2021. Según informó la casa rectora del fútbol sudamericano, quienes aprueben este seminario formarán parte de esa nómina para dirigir en partidos y torneos de su órbita.

Consultada por si las juezas mujeres tienen más accesibilidad que los varones para llegar a ser internacional, Vener expresó: “Se podría decir que no es más fácil, pero como hay menos cantidad de mujeres árbitras, a veces no es tan dificultoso. Pasa en esta asociación (AUF), en la que la mayoría de las mujeres son juezas FIFA y hay un promedio muy bajo de árbitras en comparación con los hombres”.

Por el formato presencial del seminario, las pruebas físicas y los trabajos de campo quedaron pendientes para el año que viene en Asunción, a donde viajarán los cinco jueces uruguayos si la pandemia lo permite.

Lucía Vener

Para los jóvenes árbitros, haber rendido la parte teórica ya es una gran experiencia en sus carreras, por lo aprendido y por ser capacitados por las autoridades máximas de la Conmebol en su rubro, como el brasileño Wilson Seneme, presidente de la Comisión Árbitros, o el uruguayo Jorge Larrionda, entre otros.

“Con este proyecto hemos capacitados a varios de nuestros árbitros que luego alcanzaron la insignia FIFA. Nuestros aspirantes tienen todas las herramientas y conocen de las exigencias que requiere llegar a ese sitial del arbitraje a nivel continental y mundial”, manifestó Seneme, al frente del proyecto que entre sus ejemplos destacados tiene a Leodán González, quien pasó por el seminario y hoy es uno de los jueces internacionales uruguayos.

Los instructores de Conembol

Las historias detrás de los silbatos

La tradición familiar parece ser un factor común que incidió en estos jóvenes árbitros para tomar la decisión del referato.

Diego Riveiro, una familia de jueces

“Vengo de una familia en la que son todos árbitros, mi padre árbitro de Liga Universitaria, mi tío también, mi abuelo arbitró en OFI y Liga Universitaria, mis primos también son árbitros…”, contó Riveiro, quien este año 2020 ya hizo 18 partidos entre el Apertura y el Intermedio.

“Tengo una familia donde todos eligieron la misma profesión y de chico trataron de inculcarme eso. Uno de los que más me insistió en hacer la carrera fue mi abuelo, que fue quien fue a buscar el formulario de inscripción para anotarme en AUF. Así que fue más que nada algo de la familia y que de chico ya estaba metido en el tema”, dijo al explicar por qué se decidió por ser juez.

Como la mayoría de los jueces locales, Riveiro tiene un trabajo aparte del arbitraje. En su caso en una empresa tercerizada que trabaja para OSE y en la que hace varias tareas, desde administrativas, de inspección y también en la calle.

En este año cargado de partidos luego del parate, tuvo que coordinar sus horarios y tomarse algún día de su licencia cuando le tocó dirigir en el interior. “Por suerte fueron bastante tolerantes y flexibles”.

Santiago Motta, entre el mercado y los partidos

“Todo empezó a mis 19 años porque mi padre arbitraba en la Liga Universitaria”, contó Santiago Motta, quien también se dedicó al referato por influencia familiar. “Yo lo acompañaba a los partidos, me gustaba lo que hacía y siempre me generaba curiosidad su labor. Cuando él se enteró que iban a abrir un curso en la AUF, él mismo fue y me anotó”.

Con algo de indecisión, comenzó el curso con Carlos Velázquez, Ernesto Filippi y César Figueredo como instructores de unas clases “muy interesantes”.

Luego empezó a arbitrar en una liga liceal, en el baby fútbol de AUFI y en ligas mayores como Punta Brava. “Con el correr de los partidos me encariñé con la carrera y vi que me gustaba”, señaló.

El curso de Conmebol

Motta también trabaja y en un horario poco habitual. “Tengo un negocio familiar en el Mercado Modelo en el que entro a trabajar a las 3 de la mañana hasta el mediodía”, contó. “Los martes y jueves que tenemos entrenamiento obligatorio con los árbitros me voy directamente del trabajo al entrenamiento. Luego del entrenamiento, vuelvo al trabajo”.

“El resto de los días me acomodo los horarios para entrenar por mi cuenta ya que por la tarde realizó repartos y voy a buscar mercadería para el siguiente día”, dijo el joven árbitro, quien comentó que al formar parte de un emprendimiento familiar tiene la posibilidad de coordinar su turno y liberarse para descansar más antes de los partidos.

“Además del trabajo y el arbitraje tengo dos hijos de 5 y 2 años que también requieren de mi atención y compañía en el día a día”, dijo Motta. “El apoyo familiar es fundamental para mí y para cada árbitro. Siempre está la familia presente en los buenos y malos momentos”.

El árbitro disfruta de su primera temporada en la máxima categoría con una edad poco habitual. “Dirigir con 28 años fue un gran cambio al pasar a Primera división porque los jugadores te ven joven y no te conocen”, contó. “Eso requiere de un proceso de adaptación que con el correr de los partidos y los consejos de los árbitros más experientes, fui agarrando confianza. Hoy estoy disfrutando mucho, aprendiendo, y tomando cada partido con mucha responsabilidad y humildad”.

Belén Clavijo, del pedido del padre a descubrir el amor por el arbitraje

“Elegí ser árbitra porque mi padre es árbitro”, contó a Referí Belén Clavijo, la jueza coloniense de 28 años que fue la primera jueza de su departamento cuando en 2011, con 19 años, hizo un partido de juveniles.

Belén Clavijo (izq.) junto a sus compañeras

“Él siempre me incentivó a que hiciera el curso y yo no quería saber nada con ser árbitro. Me insistió tanto que fui para darle el gusto, hice el curso, me anoté, y dije ‘por lo menos lo dejo contento de que hice el curso y después le digo que no le gustó y ya está’. Y cuando empecé el curso, me encantó. Era los sábados y nunca faltaba, quería que fuera sábado para poder estar en el curso. Y de a poquito me entró el amor por el arbitraje”, señaló.

La coloniense hizo el curso de OFI en 2010 y 2011 y comenzó a dirigir en su departamento, primero con partidos locales, luego departamentales y luego en torneos del interior. En 2014 y 2015 hizo cursos de AUF y tras graduarse, en 2016 pasó a esa órbita.

Además de su carrera en el fútbol, Belén trabaja en una administración pública entre semana que le posibilita entrenar y dirigir partidos los fines de semana sin inconvenientes.

Lucía Vener, dejó de ser jugadora para arbitrar a sus excompañeras

Con 20 años, Lucía Vener forma parte de la camada más joven de jueces de la AUF, en la que comenzó a dirigir partidos de forma oficial este año, tras recibirse en 2019 y pasar una primera temporada de prueba.

Lucía Vener en el Centenario

“Antes jugaba al fútbol en AUF. Estuve un tiempo arbitrando baby fútbol, un año, y después ya comencé en AUF”, dijo la exfutbolista de City Park.

Pasar de ser futbolista a jueza “fue un cambio importante”, contó. “Me interesaba mucho el fútbol, me gustó aprender el reglamento y más, empecé con un curso de infantil y después me interesó más el arbitraje que jugar al fútbol, preferí seguir arbitrando y tuve que dejar de jugar, porque las dos cosas no se pueden”.

En su nuevo rol en la cancha, Lucía ha tenido que pitarla a muchas excompañeras y amigas. “Al principio cuesta vernos en la cancha, pero luego se entiende que cada uno está en su tarea. Conozco a muchas jugadoras por jugar contra ellas”.

Además del fútbol, la joven árbitra estudia en la Escuela Universitaria de Tecnología Médica de la Facultad de Medicina y arregla sus horarios para participar en los entrenamientos obligatorios que debe cumplir en la semana.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...