Cargando...
El secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, en el puerto de Montevideo, donde trabaja para la naviera Tsakos como

Nacional > ENTREVISTA

Abdala: "En los próximos Consejos de Salarios se tiene que empezar a recuperar lo que se perdió el primer año"

El secretario general del PIT-CNT sostiene que el Poder Ejecutivo tiene que "cumplir su compromiso" porque, de lo contrario, "será otra cosa" en términos de conflictividad 

Tiempo de lectura: -'

25 de enero de 2021 a las 05:00

El secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, cree que 2021 será un año en el que los trabajadores tendrán "mucho protagonismo". El año que pasó, el primero del gobierno de Luis Lacalle Pou, estuvo atravesado por la pandemia, que todavía implica un "alto grado de incertidumbre" para los próximos meses. 

Abdala señaló que un momento clave en la relación con el gobierno será junio, cuando se retomen los Consejos de Salarios del sector privado. "Hay un punto de definición y es si el Poder Ejecutivo va a cumplir su compromiso de que, a partir de este año, en tanto se pueda observar una mejora en el PBI, los trabajadores vamos a recuperar el salario que perdimos en el primer año. Es decir, si efectivamente el Poder Ejecutivo cumple su palabra. Si no lo hace, será otra cosa", advierte. 

A continuación, un resumen de la entrevista con El Observador. 

¿Cómo fue el diálogo con el gobierno en 2020? 

A partir de marzo se da un cambio cualitativo, importante. El gobierno representa –con distintos matices– al gran capital y, en particular, al sector de los agronegocios. El PIT-CNT sabía que se iban a desarrollar algunas políticas de ajuste contra la inmensa mayoría de los trabajadores. Y se confirma si uno mira algunas políticas públicas y actitudes políticas, como haber quitado el 2% de devolución de IVA en la utilización de las tarjetas de crédito, rebajas salariales en el primer año, aumento de las tarifas por encima de la inflación y del salario en dos oportunidades, el cambio del cálculo del monto mínimo no imponible del IRPF con el cual los trabajadores van a aportar más y el rechazo al ingreso básico de emergencia, que permitiría sostener a los trabajadores, cosa que además están haciendo otros países, con independencia del sesgo político del gobierno. 

¿Qué países? 

En Europa, Centroamérica...

Se conoce el caso de Finlandia, pero pocos más. 

Aplicaron formas contra-cíclicas de sostener a los sectores de trabajadores que, por estar en la informalidad, cayeron inmediatamente en el ingreso cero... En definitiva, creemos que hay una política de ajuste contra los trabajadores. La ley de urgente consideración, el Presupuesto Nacional, todo apunta a eso. Eso no implica que no hayamos tenido diálogo con el Poder Ejecutivo. En Uruguay se puede conversar. Yo no puedo decir que cada vez que el movimiento sindical quiso reunirse con el presidente de la República tuvo algún inconveniente, y al revés lo mismo. Tenemos puertas abiertas en el Ministerio de Trabajo y ellos con nosotros, porque es de ida y vuelta. 

¿Pero los reclamos tienen respuestas? 

El problema son el tipo de políticas que se desarrollan. El corazón de la macroeconomía, por lo menos desde nuestra perspectiva, merece ser revisado en un sentido... A ver, hay que ser riguroso, ¿no interesa el déficit fiscal? Importa, sí. Hay que ser cuidadoso con la macroeconomía. Pero es un elemento que hay que mirarlo de manera diacrónica, en el largo plazo, podés irlo ajustando y mejorando. Ahora, cuando estás en una pandemia de este tipo y se precisa un rol de locomotora del Estado que juegue para generar trabajo, invierta y atienda la emergencia social... El déficit fiscal en el instante, sin dejar de ser importante, tiene que pasar a no ser prioridad. 

¿Mientras dure la emergencia sanitaria tendría que sacrificarse? 

Lo primero es la gente, efectivamente. La participación en la economía tiene que ser contra-cíclica. 

¿Y qué pasa con los efectos que pueda tener postergar el déficit fiscal? 

Si te fijás en el discurso del gobierno previo a la campaña electoral había una visión terriblemente crítica de la situación macroeconómica del país. Si te fijás en el discurso del gobierno frente a posibles inversores, lo que muestran son otras realidades. Es decir, hay determinado nivel de reservas, de manejo institucional, hay estabilidad, profundidad democrática... El país tiene espalda como para hacer un esfuerzo más, que no es tirar manteca al techo, pero un esfuerzo más se puede hacer. 

El secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, en el puerto de Montevideo, donde trabaja para la naviera Tsakos como

¿Cómo vislumbra 2021 en materia de conflictividad sindical? 

Hay un telón de fondo que es que todavía hay un alto grado de incertidumbre. Cuando hay una pandemia de este tipo lo central es la salud del pueblo. La salud pública, los cuidados, la responsabilidad, el acceso a las vacunas para los trabajadores de la salud y la gente más vulnerable desde un punto de vista epidemiológico y clínico. Pero con esa prioridad nosotros hemos definido que, arriba de todo, están la salud y el trabajo, pero el trabajo de calidad. Hay un punto de definición y es si el Poder Ejecutivo va a cumplir su compromiso de que, a partir de este año, en tanto se pueda observar una mejora en el PBI, los trabajadores vamos a recuperar el salario que perdimos en el primer año. Es decir, si efectivamente el Poder Ejecutivo cumple su palabra. Si no lo hace, será otra cosa. 

A fines de junio termina el acuerdo puente para el sector privado, ¿esa va a ser una primera prueba? 

El gobierno tiene que cumplir su palabra. 

¿Cuál va a ser la postura del PIT-CNT? 

En los próximos Consejos de Salarios se tiene que empezar a recuperar lo que se perdió el primer año. Eso no es contra el empleo, es al revés: el trabajador se gasta todo su ingreso y, por lo tanto, opera su salario sobre las jubilaciones y sobre la demanda interna, que genera trabajo. El trabajo y el salario van de la mano. No aceptamos la contradicción trabajo versus salario, empleo versus salario. Creo que esta pandemia genera efectos negativos a nivel de la demanda. Es más difícil vender las cosas. Si vos deprimís el salario lo que estás haciendo es un espiral de crisis hacia abajo. 

¿Y qué pasa si el gobierno argumenta, basado en los indicadores de la economía, que no es posible aumentar el salario?

Bueno, pero eso se sabía. 

¿El tema es que cumpla el compromiso independientemente de cuáles sean las condiciones de la economía?

El PBI está cayendo, pero si empieza a crecer, en ese instante, tenemos que recuperar salario real. 

Pero entonces, ¿si no empieza a crecer? 

Habrá que negociarlo. Habrá que verlo en el propio Consejo de Salarios. Nosotros vamos a levantar la bandera del trabajo y de la recuperación salarial. Pero me imagino que antes de que se convoque a las ramas habrán distintas reuniones del Consejo Superior Tripartito. Un aspecto clave de cómo se van a desarrollar esas negociaciones es que el Poder Ejecutivo honre su palabra. Hoy no puedo decir que no lo va a hacer. Pero para nosotros es muy importante. 

¿Puede haber movilizaciones con esas negociaciones? 

Este fue un año con movilizaciones. Capaz que no hubo tanto paro general de 24 horas pero fue un año con mucha movilización. Creo que va a ser un año, con los límites que nos imponga el cuidado sanitario, de mucho protagonismo de los trabajadores. 

¿Eso implica que será especialmente conflictivo? 

Vamos a tener un primer semestre pautado por la campaña de recolección de firmas para que el pueblo decida qué pasa con estos 135 artículos de la LUC y ya entrado el mes de junio empezarán los Consejos de Salarios. En general, esos son elementos que requieren movilización de los trabajadores. Y todos esperamos que estos sean más normales que los anteriores. 

El secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, en el puerto de Montevideo, donde trabaja para la naviera Tsakos como

Mencionaba la campaña de recolección de firmas para derogar parte de la LUC, ¿a qué ritmo viene? Algunos dirigentes evaluaron pedir una prórroga a la Corte Electoral.

Al final no se adoptó una resolución sobre ese aspecto. Creo que lo que hizo el movimiento social, la Intersocial y también las fuerzas políticas que están de acuerdo en someter a una consulta popular la LUC, es formidable. Solo el PIT-CNT imprimió, en menos de un mes, un millón de papeletas que están desparramadas por todo el país. A nivel de los trabajadores las firmas crecen como reguero de pólvora. Es un sector que, tal vez, está más concentrado y es más proclive a la firma, pero creo que se va a llegar. Y eso le va a hacer bien a la democracia porque se va a desarrollar en la sociedad el debate que no se pudo dar por el formato de urgente consideración que el Poder Ejecutivo eligió. Vamos a llegar y, por lo que se ve en el mundo del trabajo, viene rápida la cosa. 

¿Si se pensó en pedir una prórroga no es un indicador de que el ritmo de recolección no es el esperado? 

No tiene que ver con el ritmo de recolección. La idea que tuvieron algunos compañeros de pedir una prórroga fue pensando en que esta es una instancia constitucional y ciudadana. Si el país, a pesar de la Constitución de la República, corrió las elecciones departamentales por la pandemia, en un momento en el que se agudiza la pandemia, ¿por qué no generar más tiempo para que la gente se exprese? Ese era el razonamiento. 

¿Y cuál era su postura?

Estaba de acuerdo con el razonamiento pero no compartía hacer una solicitud formal porque podía interpretarse como una señal de debilidad. Y la verdad que en los lugares de trabajo las firmas son masivas. Esta semana voy a proponer hacer una operación retorno de las papeletas, es decir, que vuelvan las que están firmadas de ese millón que se repartió. Van a aparecer miles. Ahí sabremos cuántas firmas generamos y en cuántos días. El plan es que el 1° de Mayo el PIT-CNT pueda decir que, solo él, tiene más de 300 mil firmas. Y para junio tener las 800 mil. 

El PIT-CNT se va a integrar al Compromiso por la Vida que propuso Marcos Carámbula, junto a otros actores, como el rector de la Universidad de la República, Rodrigo Arim, ¿cuál va a ser el aporte de la central sindical en ese ámbito?

Lo primero es el conocimiento que nos viene de nuestros gremios de la salud, lo segundo es nuestra sensibilidad de tratar de que se tomen en cuenta las dimensiones sociales de la pandemia. Esto que hablaba del ingreso básico de emergencia, de formas de apoyo, que nosotros no solamente las pedimos sino que también las implementamos con las ollas populares. Esa sensibilidad de atender a los más infelices es el mayor aporte. Y vamos a interactuar con todos los demás. 

¿Y va a haber algún representante del Poder Ejecutivo? 

No lo tengo claro porque todavía no se hizo la primera reunión, pero creo que no. 

¿Y qué sentido tiene entonces el diálogo si son actores que de por sí dialogan?

Me imagino que va a haber un canal fluido de conversación con el Poder Ejecutivo. Pero está todo muy verde. 

¿Mantiene la esperanza de que el Poder Ejecutivo revise su postura sobre el ingreso básico ciudadano? 

Insistimos hasta el final. Ha sido claro el Poder Ejecutivo, hasta ahora viene diciendo que no. Hasta ahora no lo viene considerando. Es más, la ministra (Azucena) Arbeleche dijo en determinada oportunidad que lo que ya se estaba dando era muy similar al ingreso básico de emergencia contando cosas que son conquistas históricas, como el seguro de paro, las asignaciones familiares, otras partidas sociales, pero esto es para aquellos sectores que reciben menos de un salario mínimo nacional, que el piso básico de atención sea un salario mínimo nacional por núcleo familiar. Hay gente que está por debajo de eso. Y si alguien con las partidas actuales llega a la mitad, le falta la otra. Entonces eso no fue correcto. Nosotros vamos a persistir, si hay algo que somos es persistentes. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...