Cargando...
Scarrone ejecutando un penal

Polideportivo > HISTORIAS

Alejandra Scarrone, una uruguaya en el olimpo del handball

A los 27, Alejandra Scarrone cursará su segunda temporada en la tercera de Francia, el país que ganó los dos oros en Tokyo 2020: mirá cómo evolucionó aquella juvenil que en 2012 hizo 156 goles con Uruguay

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2021 a las 05:03

En 2012, cuando tenía 18 años, Alejandra Scarrone hizo 156 goles en cuatro torneos internacionales con las selecciones juveniles uruguayas. Fue MVP panamericana, disputó dos mundiales y recibió ofertas para emigrar a las ligas de Brasil e Italia y también para ir a escuelas de Noruega, Alemania y Dinamarca. Sin embargo, recién a los 25 años se animó a pegar el salto. Ahora prepara su segunda temporada en la tercera división de Francia, el país que en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 se quedó con las medallas de oro en hombres y mujeres. 

Con siete años, empezó a jugar en Olimpia. Después pasó por Islas Canarias y Goes, siempre con Miguel Berger como entrenador. Fue campeona federal en 2013, 2014 y 2016. 
“Para prepararme para venir a Europa comencé a entrenar a tiempo completo”, explica a Referí desde Rouen, una ciudad ubicada en la región de Normandía, que está a una hora y media de París. 

En Uruguay entrenaba por su cuenta en Go Up con Ignacio Silva de mañana, trabajaba ocho horas como auxiliar contable en una pañalera y por la noche entrenaba con su equipo. 
“En Uruguay los equipos entrenan fuerte, pero el hecho de que todas las jugadoras estudien o trabajen hace que lleguen a las prácticas con el cansancio del día”, cuenta.  

En 2020, un agente la contactó para ir a completar la temporada 2019-2020 en Morvedre, equipo de la segunda división de España. 

“Me costó mucho la adaptación, llegué a un equipo formado entraba pocos minutos que fueron de mucho aprendizaje porque tenía que hacerlos rendir para demostrar que estaba para ganarme un lugar”, recuerda. 

El arte gótico francés

La temporada no pudo terminar por la pandemia, pero el equipo logró el ascenso. 

Terminada esa experiencia fue contratada por Rouen con el que hizo toda la preparación para la temporada 2020-2021 donde solo llegó a jugar dos partidos oficiales. “Para venir acá me contactó otro representante, Manuel Arango que es argentino, porque el equipo necesitaba una armadora central o izquierda. Me sentí muy bien tanto con el equipo como con la ciudad, por lo que aceptó la renovación cuando me lo propusieron”. 

Con la pandemia y el final de la temporada pasada, se volvió a Uruguay. 

Tres semanas antes de pegar la vuelta, a principios de agosto para iniciar la pretemporada de la liga 2021-2022, se desgarró el sóleo.

La uruguaya en el armado central, en la toma de decisiones

Hizo la recuperación con Diego González y la parte física en Athlete Growth. “Todavía no me puedo exigir porque me falta para estar al 100%”, dice. Llegó con las dos vacunas Sinovac, pero para poder ingresar le exigieron que debía darse la Pfizer. 

El idioma es una complicación pero lo viene mejorando. “El club nos paga un curso que es obligatorio hacer y estudio dos veces por semana. Cuando me hablan entiendo bastante bien ya, pero me cuesta más hablarlo. Al técnico  (David Ruch le entiendo todo”, dice. Fundamental, porque ocupa el puesto más importante en la cancha (el armado central). 
“Ahora estamos haciendo la pretemporada en parques y en cancha. El invierno acá es muy frío pero las canchas tienen aire acondicionado”, cuenta.

La temporada comenzará el 19 de setiembre. 

“Me encantó el nivel de la liga, está muy fuerte, jugué muchos amistosos el años pasado, algunos con equipos de la división D2 (la segunda categoría), y ya es otra nivel. La primera es una de las mejores ligas del mundo, muy fuerte”, dice la jugadora que en 2014 arregló su llegada a Salerno de Italia pero que al arribar no se adaptó al cambio y enseguida pegó la vuelta a Uruguay

“Nuestro objetivo es lograr el ascenso y para eso tenemos que ganar nuestra serie”, agrega. 

En el equipo cuenta con una compañera argentina, Marianela Tarbuch, y una tunecina. Por problemas de visado, no pudieron ingresar una brasileña ni la puntera uruguaya de Malvín, Belén Camacho. El pasaporte europeo salvó a Scarrone. 

Además de mejorar en la cancha, la armadora también tuvo que adaptarse a vivir sola y cocinarse. “Me defiendo con lo básico, pero como equilibrado. Trabajé con muchas nutricionistas en Uruguay y aprendí a comer”. 

Hizo un curso de personal trainning, un área donde quiere seguir formándose de cara al futuro. 

La uruguaya eligió vivir sola en el apartamento que le brinda el club y también que le den el dinero para la comida y no que se la ofrezcan preparada. 

De paseo por París

“En el apartamento de al lado la tengo a la argentina que nos llevamos bárbaro, así que estoy muy cómoda”.  

Scarrone ya tiene todo arreglado para poder disputar en octubre el Panamericano de Paraguay con la selección, torneo que otorgará tres plazas para el Mundial de España que se llevará a cabo en diciembre.

“Si bien octubre no es una fecha IHF que obligue a liberar a los jugadores, el equipo me permite que me pierda el partido del 2 de octubre porque el Panamericano va del 4 al 10”. 
Scarrone, a los 27 años, se siente mucho más madura dentro y fuera de la cancha. Ahora espera llevar su juego a otro nivel en Francia. 

 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...