Fútbol > AUF

Árbitros exigen que desde 2020 se castigue a jugadores y dirigentes que los agravien

Los árbitros pretenden que las sanciones se ajusten a lo que plantea FIFA actualmente; la AUF sigue funcionando con el viejo código disciplinario

Tiempo de lectura: -'

05 de diciembre de 2019 a las 05:01

La escenografía del fútbol uruguayo en la jornada previa a la definición de su campeonato profesional más importante devuelve una imagen de desorganización.

Un grupo de dirigentes en la AUF intentando el miércoles al mediodía postergar para el viernes un partido previsto para el jueves. Un ómnibus esperando cargado en Melo para trasladar a los jugadores de Cerro Largo a El Pinar, donde concentrarán para jugar ante Peñarol por la decimoquinta fecha del Torneo Clausura. Jugadores que quieren subir al ómnibus, porque pretenden disputar un partido que vale US$ 3.000.000 (ganar y clasificar con el 1 o 2 a la Copa Libertadores le asegura esos ingresos) y dirigentes que lo impiden.

Por otro lado, los jueces, que el martes se reunieron en asamblea, esperan la confirmación de los neutrales al pedido de disponer de remises para el traslado a las canchas en esta última fecha, custodia policial a esos vehículos y reforzar la seguridad para los jueces en los estadios.

Finalmente, la AUF accede y queda todo pronto para que se dispute la última fecha del Torneo Clausura.

Entonces, mientras el Campeonato Uruguayo parece acomodar su último conflicto del año, para bajar el telón al torneo más apasionante de los últimos años, en silencio, el fútbol uruguayo prepara algunos cambios para la temporada 2020 y desde el arbitraje están dispuestos a exigir un nuevo marco disciplinario para evitar que los desbordes de jugadores y dirigentes, con sus expresiones en público o a través de redes sociales, sean sancionados bajo el código disciplinario de FIFA.

Aunque la AUF enterró sus viejas formas de funcionamiento en la asamblea del 30 de noviembre de 2018, cuando aprobó el nuevo estatuto que le exigió FIFA, todavía cargan con el peso del viejo código disciplinario. Los árbitros están dispuestos a ir a fondo el próximo año para que la Asociación ponga en vigencia un código actualizado.

En la asamblea del martes, la gremial de árbitros se plantó. Quiere integrar la comisión que estudiará las modificaciones al código de penas, y que las sanciones sean más duras. La AUF está dispuesta a avanzar en estos planteamientos de los jueces y actualizar lo que falta poner al día.

Esta semana, sorpresivamente, la AUF exoneró de sanción al manager de Nacional, Iván Alonso, quien fue denunciado por insultos al juez después del partido de los albos ante Defensor Sporting en el Franzini, pero no fue sancionado porque el club argumentó que no es funcionario del club sino contratado.

A Alonso se le instruyó un expediente en virtud del artículo 9.17 del Código Disciplinario que contempla las llamadas "Situaciones especiales". La norma dice que "cuando el responsable de una infracción prevista en los artículos 9.1, 9.2, y 9.3 (injurias), sea dirigente o funcionario jerarquizado de una institución, con excepción del entrenador de fútbol, la pena resultante será de inhabilitación de sus derechos emergentes de su condición con la A.U.F. de uno (1) a tres (3) meses". 

Nacional alegó en su defensa que Alonso está vinculado al club a través de una SRL (sociedad de responsabilidad limitada) que le vende servicios de consultoría a Nacional y no tiene en función de ello una relación de dependencia con el club.

Esta situación molestó a los árbitros, quienes también están inquietos porque las expresiones que dirigentes y futbolistas realizan en Twitter, o en público, no son castigadas con un código FIFA sino con el viejo código AUF.

Los árbitros pretenden que los futbolistas pueden ser sancionados con partidos, si incurren en esas faltas, y no solamente con advertencias o amonestaciones.

Los árbitros, que este año pusieron en jaque al fútbol con dos paros (en abril y el pasado fin de semana), están dispuestos a impulsar otro entorno para el torneo local, y la herramienta que quieren mejorar es la del código disciplinario.

De León rindió cuentas

La gremial de árbitros, integrada por 180 jueces de fútbol masculino, femenino, futsal y playa, reunió a 120 jueces en la asamblea del martes. Además de los pedidos para regresar a la actividad, también analizaron otros dos aspectos: las finanzas de la gremial y la situación del presidente Marcelo De León.

A De León le apuntan con el dedo por una supuesta su doble condición de juez y funcionario rentado de la AUF para otras tareas que no son las arbitrales, que no existe según se lo expresó a Referí y a sus propios colegas.

El presidente informó el martes que su único vínculo con la AUF es como juez, y adelantó que si le formalizan una opción rentada replantearía su gestión al frente del gremio, que implicaría dar un paso al costado.

El tercer mandato de De León finalizará en diciembre de 2020. Está en el cargo desde 2016.

Nacional ya había incurrido en el error, en el comunicado del 20 de noviembre, de pedir la remoción de un cargo que De León no tenía.

Por otra parte, en la asamblea del martes los árbitros pidieron que la directiva rindiera cuentas. La asamblea para aprobar memoria y balance fue fijada para el 30 de diciembre. Esta situación generó malestar porque en esa fecha los árbitros están de licencia. A raíz de los planteamientos de los jueces, la directiva accedió a adelantarla o postergarla al descanso anual.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...