Básquetbol > LIGA URUGUAYA

Asesorado por Navascués, Nacional intenta recuperar un punto perdido en el básquetbol

La Comisión de básquetbol de los tricolores desmintió la resolución y pidió que no se le quite el punto del segundo partido ante Aguada mientras el caso sigue en el Tribunal de Apelaciones

Tiempo de lectura: -'

12 de enero de 2021 a las 12:22

Nacional apeló este lunes el castigo que la semana pasada le impuso la Federación Uruguaya de Básquetbol (FUBB) por violar los protocolos sanitarios de la Liga Uruguaya en la previa del segundo partido semifinal de ese certamen en el que se enfrenta a Aguada.

Los tricolores, a través de su comisión de básquetbol y asesorados por la Secretaría Jurídica del club que encabeza Hernán Navascués, su máximo referente en cuestiones letradas y reglamentarias, presentaron la apelación al entender que la resolución adoptada para sancionarlos infringe los estatutos de la FUBB.

Así lo comunicó Nacional en una nota en la que quieren “desmentir especialmente determinadas aseveraciones que se expresan en la citada resolución”.

En ese sentido, apuntan que es “absolutamente falso” lo que se señala en el fallo al hacer referencia a que el día 26 de noviembre de 2020 el jugador Santiago Álvarez se había presentado a entrenar en el Antel Arena con síntomas de covid-19.

Hernán Navascués

Al respecto, indican que un día antes, “ante la manifestación de síntomas de decaimiento y 38°C de temperatura corporal, el jugador fue aislado preventivamente, como ordena la normativa sanitaria vigente”.

También se señala que el día 26 se le hizo el testeo a Álvarez, cuyo resultado positivo se les fue informado el día 27, “siendo de inmediato comunicado a la Federación y a todos sus contactos directos, procediendo a aislar a nuestro jugador, como indican las autoridades sanitarias de nuestro país”, agrega la nota.

“Tampoco es cierto -aun cuando autoridades de la FUBB y terceros se han encargado de reiterar públicamente- que el Club Nacional de Football haya infringido protocolo sanitario alguno”, señala el texto.

Los tricolores agregan que incluso la propia resolución no ha podido especificar el deber a cargo del club “que supuestamente se habría incumplido”, como tampoco la norma violada, “y mucho menos la sanción que dicha norma determina”.

Nacional también pidió que se decrete la suspensión de los efectos de resolución, la cual establece que los albos perdieron el punto del segundo partido por la semifinal, mientras el Tribunal de Apelaciones no emita el fallo de segunda instancia.

A aceptarse la petición, la serie continuaría 1-0 a favor de los tricolores, “correspondiéndose con las resultancias deportivas del único encuentro efectivamente disputado de la serie”.

Además de la pérdida de ese punto, los albos recibieron una multa de $ 400.000.

Desde Nacional destacaron que impulsarán todas las acciones legítimamente a su alcance para revertir el citado fallo.

El fallo de la FUBB

La apelación de Nacional se da luego del castigo que le impuso cuerpo de neutrales del Consejo Superior de la FUBB que encabeza Ricardo Vairo, luego de realizar una investigación administrativa que demandó un mes de trabajo, tras el episodio del partido del martes 1º de diciembre cuando ambos equipos ya estaban en cancha aprontándose para jugar en el Antel Arena y el vicepresidente tricolor, Alejandro Balbi, irrumpió en la cancha para anunciar el retiro de su club.

En el expediente de la resolución de la FUBB, al que accedió Referí, los tricolores fueron responsabilizados de la violación del protocolo sanitario que permitió que se retomara la disputa de la Liga.

El 24 de noviembre ambos equipos disputaron el primer partido de la semifinal, pactada al mejor de cinco encuentros. Ganó Nacional 97-91. El día siguiente, el jugador de Nacional Santiago Álvarez, presentó síntomas de “cansancio desmedido”, según manifestó en su informe el médico de Nacional Rodrigo Fratelli.

"No es un hecho controvertido, que en esa fecha Nacional se encontraba en pleno conocimiento de la reseñada situación. Tampoco es un hecho controvertido, que en la mañana del 27 de noviembre, el plantel de Nacional concurrió a entrenar al Antel Arena. Por su parte, Nacional comunicó a las 12:15 del día 27 de noviembre, a través del mail enviado por Valentina Pertusatti a la FUBB, que el '26/11/2020 el jugador Santiago Álvarez manifestó síntoma de alguna enfermedad (que podría ser covid)', y da cuenta que 'en el día de hoy, 27/11/2020, manifestaron síntomas similares Carlos Cabezas y Marcel Souberbielle' estando a la espera del resultado de los hisopados", expresa el expediente. Pertusatti era una de las oficiales de cumplimiento de Nacional.

"En virtud de lo expuesto, y sin lugar a dos interpretaciones, surgen claramente dos conclusiones", se agrega en los resultados del fallo. "La primera de ellas es la clara contradicción entre lo manifestado por el médico de la institución respecto a la fecha en que se tuvo conocimiento de los síntomas de Álvarez y la que manifiesta la Oficial de Cumplimiento de la misma institución. La segunda, es que la comunicación fue realizada a la FUBB el 27 de noviembre, es decir, 48 horas después de estar en conocimiento de la misma. En conclusión, Nacional, en pleno conocimiento del estado de salud de un jugador de su plantel, concurrió a entrenar, 48 horas después, sin informar a esta Federación, hasta después de concluida la práctica; lo que trasuntó en el riesgo cierto y efectivo que otros integrantes del plantel fueran potenciales exponentes de la enfermedad, lo que conllevó el evidente riesgo del contagio a terceros, como ser personal del Antel Arena, funcionarios de la Federación, y jugadores de Aguada, que también fueron a entrenar en esa mañana. Riesgo que a la postre fue confirmado, ya que nuevamente Pertusatti comunicó a las 18:07 del mismo 27 de noviembre, que Leonardo Zylberzstein, Alejandro Muro, Mauricio Márquez y Ariel Martínez dieron positivo de covid 19 (fs. 40); llegando a más de 19 integrantes del plantel, y dirigentes contagiados en los días sucesivos", señala el documento.

El partido, que se iba a jugar el viernes 27 de noviembre, se corrió primero para el sábado 28 y luego para el martes 1º de diciembre. Esa tarde, Nacional comunicó que no se presentaba a jugar. Dos horas más tarde dio marcha atrás y decidió jugar con un equipo plagado de juveniles ya que solo el estadounidense Dominique Morrison no había contraído el virus.

Los juveniles salieron a la cancha con remeras en las que Nacional manifestaba su disconformidad porque el partido no había sido aplazado. Balbi llegó para retirar al equipo y luego Sebastián Bauzá, secetario nacional del Deporte, llamó a Vairo para informarle que los deportes bajo techo se suspendían ante el aumento de casos positivos de covid-19 en el país.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...