Cargando...
El festejo del Canario

Selección > ASÍ SE VIVIÓ EN EL CAMPEÓN DEL SIGLO

Así fue el reencuentro de los hinchas con la celeste: organización, fiesta y goles

Los hinchas de la selección uruguaya volvieron a alentar a la celeste en el Campeón del Siglo, donde el combinado jugó por primera vez bajo una gran organización y un gran marco de animación y show 

Tiempo de lectura: -'

05 de septiembre de 2021 a las 21:32

Casi 22 meses, o casi 2 años, tuvieron que esperar los hinchas de la selección uruguaya para volver a ver a la celeste desde las tribunas, que este domingo volvieron a acompañar al equipo de todos desde las gradas en el triunfo por Eliminatorias de Uruguay contra Bolivia 4-2, luego de que se levantara la prohibición de la presencia de público en los espectáculos deportivos por la pandemia de covid-19 en marzo de 2020.

El último contacto cara a cara de la selección con sus hinchas había sido el 17 de noviembre de 2020, en el Centenario. Aquella historia no tuvo un buen final: los simpatizantes de la celeste acompañaron en las tribunas, como es habitual en cada presentación, pero Uruguay perdió 2-0 con Brasil. Para peor, Edinson Cavani se fue expulsado tras intervención del VAR, que en ese entonces era novedad en el inicio de las primeras fechas para las Eliminatorias para Catar 2022.

Este domingo la historia fue diferente. El partido no fue en el Estadio, que se encuentra en obras para recibir las finales de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana en noviembre, una designación que fue otro de los efectos de la pandemia, y fue trasladado al Campeón del Siglo, el escenario de Peñarol que por primera vez recibió un partido del combinado celeste.

La previa a toda música

Los hinchas volvieron a decir presente con cambio de locación para ver a su equipo. Y nuevamente respondieron en buena forma, agotando las 15.000 entradas disponibles para el partido por el aforo permitido para el encuentro. Como es habitual, desde varios departamentos llegaron para alentar a la celeste.

El Campeón del Siglo se vistió de fiesta

Fue el primer partido organizado por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) tras la pandemia (el Peñarol - Sporting Cristal de la Copa Sudamericana fue por Conmebol) y para eso se dispuso un espectáculo a modo de festejo, con música y animación, también para que el público llegue con tiempo y evitar aglomeraciones en los controles de vacunación, requisito obligatorio para acceder al encuentro.

Sobre la hora 14:00, cinco horas antes del partido, se abrieron las puertas del Campeón del Siglo y comenzaron a llegar los primeros hinchas de la selección uruguaya.

Sobre las 15:30, en las afuera del escenario, la llegada de los seguidores de la selección fue muy fluida, sin filas ni colas. Familias, padres, madres e hijos, se fueron acercando con camisetas celestes y banderas, y con tapabocas, de uso obligatorio en el perímetro y en las tribunas.

Hinchas coparon las tribunas con banderas

La única aglomeración a esa hora era de los coches que llegaban, pero rápidamente personal a cargo de la organización indicaba a dónde debían estacionar y la fila se disolvía.

En lo que respectó a puesto de ventas, se vieron algunos con banderas de Uruguay y muy pocos con comida.

Ya dentro del Campeón del Siglo, el estadio fue decorado acorde a la presencia de la celeste. El hall de ingreso estuvo adornado con globos celestes y blancos.

En las tribunas, hubo banderas negras y celestes, las habituales de los hinchas de Peñarol, pero esta vez con los colores del combinado. Además, hubo verticales celestes que bajaron en la Henderson.

Una bandera de Cerro y las tirantes celestes

Los hinchas fueron ingresando y se acomodaron en los distintos sectores, respetando distancia social, pero en pequeños grupos familiares de dos, tres o cuatro personas.

Hubo reparto de cotillón con inflables celestes que fueron agitados según distintos momentos del espectáculo previo. El Gran Gustaf fue el animador en los espacios entre las bandas e hizo cantar y agitar a los hinchas, quienes movieron las banderas y los inflables.

Así fueron pasando las bandas, con Soledad Ramírez cantando sus temas con su dulce voz, con el Pitufo Lombardo y sus clásicos, al igual que Francis Andreu, con Los Fatales y su batería de hits, y con la DJ Vala Nirenberg, una habitual en el Campeón del Siglo, con una selección con mucha música tropical uruguaya, que luego tuvo los temas del momento y mucho rock, acompañando a Gustaf, quien también hizo sorteos de camisetas oficiales.

Vala Nirenberg sabe cómo animar al Campeón del Siglo

A pedido de los futbolistas de la selección, según dijo la DJ, sonó un tema especial: Pepas, de Farruko, uno de lo de más rotación en la actualidad.

Las tribunas se fueron llenando, siempre dentro del aforo permitido, con distanciamiento y con tapabocas.

La noche del Canario

Llegó la selección y hubo una pequeña ovación cuando un grupo de futbolistas salió a reconocer el campo de juego. Luego, ya pasadas las 18:00, hubo un aplauso mayor cuando los tres arqueros celestes, Fernando Muslera, Martín Campaña y Sergio Rochet, salieron a hacer la activación. Fue el primer gran saludo de los hinchas a la celeste.

Minutos después salió el resto de los jugadores y en ese momento el apoyo fue mayor. Los futbolistas devolvieron el gesto saludando a las gradas, antes de comenzar a calentar con la música de Opus y Live is life.

“¡Cómo se extrañaba esto!”, fue uno de los comentarios en la cabina de prensa, en referencia al aliento de los hinchas, y también a todo ese clima típico de los partidos de la selección, como la voz del Estadio, que estuvo en el Campeón del Siglo, los jingles de los avisos publicitarios y los fuegos artificiales que sonaron con fuerza, desde afuera del escenario, en la salida de los equipos.

La presentación de la alineación de Uruguay tuvo los mayores aplausos cuando fueron mencionados los jugadores vinculados a Peñarol, con el Canario Agustín Álvarez como el más aplaudido, y también con un reconocimiento a Óscar Tabárez.   

El festejo del Canario

Ya con los protagonistas en cancha, los hinchas volvieron a cantar el himno junto a los jugadores.

El partido tuvo nervios en el comienzo, con las pelotas que no querían entrar, pero con los goles de Giorgian De Arrascaeta y Federico Valverde, Uruguay  tomó el protagonismo y el clima fue más calmo, con la expectativa de que llegaran más goles y de que llegara el gol del Canario Martínez, el 9 celeste que tuvo un par de intervenciones de peligro.

Sobre los 42 minutos, volvió el “soy celeste”, entonado por todas las tribunas en el cierre del primer tiempo.

El complemento comenzó con el gol de Álvarez Martínez y los hinchas, que esperaban su tanto, lo festejaron a viva voz, para luego corear el “Canario, Canario”, en el primer reconocimiento personal de la noche que bajó desde las tribunas.

¡Uruguay nomá!

Luego, hubo un murmullo en el minuto 59, cuando la defensa falló de forma increíble y Marcelo Moreno Martins aprovechó para descontar. No podían creer el error ni el gol boliviano.

La visita se acercó al arco de Fernando Muslera tras su tanto y hubo minutos de incertidumbre, pero Uruguay se recuperó y tuvo un penal en otra carga por la banda izquierda.

Sin Cavani ni Suárez, ¿quién pateaba el penal? Los hinchas volvieron a corear “Canario, Canario”, para que el juvenil se hiciera cargo del remate, pero quien lo ejecutó fue De Arrascaeta, quien puso el 4-1.

Oscar Tabárez hizo cambios inmediatamente y les dio ingreso a David Terans y a Manuel Ugarte, quien tuvo su debut oficial con la celeste. Salieron Matías Vecino y Brian Rodríguez. Cuando ambos se retiraron, fueron a saludar al DT, quien estaba en su silla en el área técnica. Primero fue Vecino, a quien el entrenador le dio un abrazo, y luego fue Rodríguez, quien lo fue a saludar con la mano, pero el seleccionador lo tomó para darle un abrazo y lo retuvo para además decirle algo.

El hombre bandera

Luego, volvió la incertidumbre. Penal para Bolivia y el juez Aquino tuvo que ir a ver el VAR. Los hinchas se exasperaron con la espera, mientras los jugadores trataban de no enfriarse. Ronald Araújo, que iba a entrar junto a Gastón Pereiro, miraba la pantalla y gesticulaba. Hasta que paraguayo ratificó su fallo y Martins, en medio de una inmensa silbatina, puso el 4-2 con un remate al medio.

Finalmente, se hicieron los cambios, con aplausos para Giorgian y el capitán Godín, quienes dejaron el campo de juego y saludaron a los espectadores.

El partido entró en su último tramo, con Bolivia más atrevida, buscando descontar un poco más, pero Uruguay bancó bien los últimos minutos para quedarse con la victoria. El reencuentro de los hinchas con la celeste, en el primer partido de Uruguay en el Campeón del Siglo, terminó con aplausos para los jugadores, que saludaron en el medio de la cancha, bajo las luces de los fuegos artificiales.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...