Cargando...
De Arrascaeta marcado por Aranguiz

Copa América > COPA AMÉRICA 2021

El cambio de imagen de Uruguay: más protagonismo con Giorgian e intensidad con Nández de carrilero

Tabárez apostó con De Arrascaeta como enganche y Vecino de 5, el equipo tuvo muy buenos 20' iniciales pero tomó un gol y se quedó: en el segundo tiempo cambió el sistema y los ingresos de Nández y Torres lo tonificaron

Tiempo de lectura: -'

21 de junio de 2021 a las 19:25

Más movilidad, más volumen de juego, más asociaciones ofensivas, más ambición y más protagonismo. A eso apostó Uruguay para enfrentar a Chile por la tercera fecha del grupo A de la Copa América de Brasil 2021 realizando importantes ajustes tácticos con respecto a lo mostrado en el debut contra Argentina. 

El plan salió bien ejecutado en el arranque, se empantanó a mitad del primer tiempo y levantó en el complemento cuando Óscar Tabárez modificó el sistema táctico y mandó a la cancha a dos jugadores que levantaron al colectivo: Nahitan Nández y Facundo Torres.  

La celeste se fue 1-0 abajo al cabo de los primeros 45 minutos pero pudo empatar rompiendo una racha de 443' sin anotar entre sus últimos partidos de Eliminatorias (0-2 Brasil, 0-0 Paraguay, 0-0 Venezuela) y su debut en la Copa (0-1 Argentina). 

El equipo jugó 20' iniciales muy interesantes con Giorgian De Arrascaeta jugando como enganche con la intención de alimentar a los delanteros Luis Suárez y Edinson Cavani. 

Óscar Tabárez apostó a un sistema táctico de 4-3-1-2 en el que mantuvo la defensa que debutó ante Argentina y modificó posiciones y hombres en el mediocampo. 

Rebollo y Tabárez, el DT movió bien y a tiempo el banco

El equipo arrancó con Fernando Muslera; Giovanni González, José María Giménez, Diego Godín, Matías Viña; Federico Valverde, Matías Vecino, Nicolás De La Cruz; Giorgian De Arrascaeta; Luis Suárez y Edinson Cavani. 

Cavani marcado por Medel

Chile, por su parte, también modificó la estructura táctica utilizada en sus dos primeros partidos (1-1 Argentina y 1-0 Bolivia) apostando a tres zagueros para generar supremacía numérica ante el doble 9 uruguayo. Arrancaron Claudio Bravo; Francisco Sierralta, Gary Medel, Guillermo Maripán; Mauricio Isla, Erick Pulgar, Charles Aranguiz, Eugenio Mena; Arturo Vidal; Eduardo Vargas y Benjamin Brereton. El equipo pasó del 4-3-3 al 3-4-1-2. 

En esos primeros 20 minutos, De Arrascaeta se movió por todo el frente de ataque y Uruguay asumió el protagonismo en el juego. Suárez quedó bien de punta y Cavani colaboró mucho bajando para ayudar a recuperar y también para involucrar a De Arrascaeta y De La Cruz en el juego. 

De La Cruz por banda izquierda jugó en constante atención a las subidas de Isla y el perfil cambiado le impidió a Uruguay ampliar su espectro ofensivo y poder generar superioridad por afuera proyectando a Viña al ataque.

Tampoco por derecha Valverde y Giovanni lograron aprovechar las espaldas de Mena. 

El mejor momento de Uruguay coincidió con las combinaciones de Giorgian con los puntas y también con el paso al frente que dio Vecino por el callejón central anticipando a los volantes rivales y cayendo por sorpresa al espacio. 

Valverde trató de cubrirle las espaldas para sostener el equilibrio, pero nuevamente sus prestaciones con pelota fueron insuficientes para la necesidad que tiene este equipo. 

Cuando Chile le dio la pelota a Uruguay y lo esperó en su campo, dejó que los zagueros, en especial Godín, condujeran buscando presionar en el momento adecuado para aprovechar los espacios. Y esos manejos de Godín no prosperaron en campo rival. 

Fragilidad en defensa

A Uruguay le faltó la otra parte del libreto: la solvencia defensiva, su fuerte histórico, su sostén y puntal a lo largo de todo el proceso Tabárez. 

Porque Chile le anotó la primera vez que le pisó el área. Con un delantero menos (salió Joao Menezes), Brereton y Vargas tuvieron más espacios y comodidades para hacer daño. Cuando se combinaron a los 25' fueron letales. ¿Quién falló? Viña por no seguir la pelota, Godín por no cortar el pase de Brereton y Josema por llegar tarde, muy tarde, para cerrar a Vargas que con poco ángulo la colgó del ángulo anotando un golazo. 

A partir de ese gol, el partido tuvo un quiebre porque Chile y en especial Vidal se hizo dueño del partido. 

Vidal y Vargas, dupla letal

Vidal, un especialista para presionar en salida, para ocupar los espacios, para manejar los ritmos del partido, para asistir y para defender (es decir, un todoterreno de nivel mundial) hizo que la pelota pasara a la órbita de Chile y así, en el segundo tramo del segundo tiempo Uruguay perdió claridad para canalizar los ataques y anduvo más corriendo atrás de la pelota con tocando la misma. 

Cambio de sistema

Para el complemento, Uruguay salió con dos cambios buscando replicar el sistema de Chile por lo que pasó a jugar 3-4-1-2.

Martín Cáceres entró por Giovanni y pasó a la zaga, por izquierda. Nahitan Nández sustituyó a De La Cruz entrando como carrilero por derecha. Por izquierda quedó de carrilero Viña y Valverde-Vecino quedaron en el doble 5. 

El ingreso de Nández fue muy importante

Nández, con más ímpetu que manejo prolijo, le dio al juego de Uruguay otra intensidad por banda. 

Vecino se hizo dueño del mediocampo. Cortó varias líneas de pases, distribuyó juego y se prodigó por el campo para asociarse. Volvió Vecino. Esa fue tal vez una de las mejores noticias del empate ante Chile. Además bajó la pelota para el gol demostrando su fortaleza en el juego aéreo. 

Vidal y Vecino, duelo de compañeros en Inter

Además, la línea de tres le dio a Godín y al fondo de Uruguay mayor seguridad para conducir la pelota y superar la primera línea de presión de Chile. 

A los 60' Tabárez mandó a la cancha a Facundo Torres por De Arrascaeta. El jugador de Peñarol tonificó el ataque moviéndose desde el centro a la derecha. Aprovechó el ida y vuelta de Nández y lo lanzó con criterio al ataque para generarle problemas a Mena.

Un remate desde el borde del área de Torres propició el córner que él mismo ejecutó y que derivó en el empate de Uruguay. 

Suárez, el gol del empate

Otra vez cuatro al fondo

Para los 10' finales (5' del tiempo reglamentario y 5' de tiempo de adición), Tabárez mandó a un tercer delantero a la cancha: Jonathan Rodríguez. El el que salió fue Matías Viña por lo que Uruguay volvió a defender con cuatro pero con un bloque defensivo bien alto, con los centrales plantados en campo rival.

Como en los minutos finales ante Argentina, Nández volvió a jugar de lateral derecho, posición en la que ocasionalmente jugó en Peñarol y un par de veces en Boca Juniors. 

La celeste terminó atacando con cuatro jugadores, con Torres y Rodríguez abiertos por las bandas y Cavani-Suárez en el área. Lucas Torreira relevo de Vecino, se repartió el medio con Valverde.   

El asedio final no le alcanzó para llevarse el triunfo. También sufrió un contragolpe peligroso y se favoreció con un par de lesiones sufridas en Chile (Maripán y Vidal). 

Pero Uruguay mejoró mucho con pelota y supo sobreponerse a un momento complicado en el partido. Con las variantes, Tabárez supo encausar la situación y encontrar las respuestas para llevarse al menos un empate con Chile. 

 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...