Fútbol Internacional > PREVIA DE LA COPA

Boca y River se aprontan para la final más "rara" de Libertadores

El delantero xeneize Carlos Tévez aseguró que la gente sabe que en España "mucho no se puede joder"

Tiempo de lectura: -'

06 de diciembre de 2018 a las 16:17

River Plate y Boca Juniors comenzaron la preparación en Madrid para llevarse el domingo la Copa Libertadores en una final "medio rara" y bajo fuerte vigilancia policial tras los incidentes acontecidos en Buenos Aires que provocaron su reubicación.

Tras dos semanas de controversia e incertidumbre sobre cómo y dónde se disputaría el desenlace de la superfinal entre los dos archirrivales porteños, xeneizes y millonarios ya estaban instalados en la capital española con los primeros entrenamientos programados.

Y aún a miles de kilómetros de Buenos Aires, la seguridad del encuentro sigue siendo una cuestión central, como muestra la deportación a Argentina de un líder radical de Boca Juniors aterrizado en Madrid.

Se trata de Maxi Mazzaro, "uno de los Barras Bravas más significativos y peligrosos, con numerosos antecedentes" policiales, explicó a la AFP un portavoz de la policía española, que desplegó un amplio dispositivo para mantener la calma durante el partido y los días previos.

Los jugadores también llamaron a la calma: "La gente es inteligente, sabe que aquí mucho no se puede joder. Que vaya todo en paz, como tiene que ser", dijo el experimentado delantero de Boca Juniors, Carlos Tévez.

En vistas al decisivo encuentro del domingo en el estadio Santiago Bernabéu, con 81.000 asientos muchos de ellos reservados para la abundante comunidad argentina residente en España, los hombres de Guillermo Barros Schelotto empezaron el jueves la preparación en las instalaciones de la federación española RFEF en las Rozas, al noroeste de Madrid.

En un ambiente distendido bajo un tenue sol invernal, los xeneizes realizaron trabajo táctico en media cancha y después continuaron con unos ejercicios de remates.

Una treintena de seguidores los arroparon desde las verjas que rodean el recinto deportivo de la RFEF. También había más de cuarenta cámaras de televisión en un despliegue mediático propio del clásico español Barcelona-Real Madrid.

Por su parte, River Plate aterrizó en el aeropuerto de Barajas el jueves por la mañana y realizó su primer entrenamiento en el recinto deportivo de Real Madrid en Valdebebas.

 "Una final medio rara"

Lejos parecen quedar los incidentes vividos en el Monumental el 24 de noviembre, cuando el ómnibus de Boca fue atacado por hinchas radicales de River con piedras y gases lacrimógenos que lesionaron a algunos de sus jugadores.

El partido fue aplazado al día siguiente y después indefinidamente, abriendo un periodo de controversia e incertidumbre en el que los xeneises trataron de ganar la final en los despachos y River mantener la vuelta en su estadio.

La Conmebol optó finalmente por jugar en Madrid. Si bien ambos clubes lo rechazaron de inicio, finalmente se desplazaron a la capital española para decidir la final tras el empate 2-2 del 11 de noviembre en la Bombonera.

"Es una final medio rara. Como jugador creo que es importante no perder el foco porque es una final de Libertadores. Pero jugar en Madrid un River-Boca... es raro", reconoció Carlos Tévez.

"Es un partido de fútbol y creo que es importante que también los protagonistas sepamos que es una final, pero es un partido de fútbol", insistió el Apache.

Y sobre la polémica generada por el hecho de que River Plate pierda la localía al disputar el encuentro en campo neutral, Tévez no lo vio como una desventaja para sus rivales.

"River tenía más exigencia de jugar en su casa. Hoy es 50-50, totalmente diferente. Jugar de local a veces te puede jugar en contra y más en una final de Libertadores", razonó.

River llegó a Madrid: "Es un partido único", dijo Ponzio. 

Los millonarios ya se encuentran en tierras españolas donde aterrizaron el jueves a primera hora para luego dirigirse al hotel donde se alojará hasta el domingo.

El equipo dirigido por Marcelo Gallardo fue recibido por una veintena de hinchas a los que no les importó el frío y la madrugada. El entrenador podrá contar, gracias al aplazamiento del encuentro, con el uruguayo Rodrigo Mora y el colombiano Juan Quintero, quienes se recuperaron de sus lesiones.

Tras su llegada a Madrid, el volante y capitán millonario, Leonardo Ponzio, declaró que el domingo defenderán “en la cancha” a los 66.000 aficionados que estuvieron en el estadio Monumental antes de la suspensión, muchos de los cuales no se pudieron desplazar para

"Ya estamos en tierras españolas y hay que pensar en lo que viene. Hay que tratar de adaptarse al nuevo horario y al ritmo de aquí. La cabeza ya está amoldada desde que se tomó la decisión de que se jugara acá. Pasó casi un mes de la primera final pero estamos enfocados en esto y sabemos lo que queremos", dijo el jugador.

Pese a haberse jugado un encuentro de ida en La Bombonera, el resultado (2-2) no tendrá efectos sobre la vuelta, por lo que la final se disputará a partido único.

"Al no valer el gol de visitante en la final, está todo igualado. Y queda un partido que es único en todo contexto. Ahora además se le agrega que es fuera de América. Hay que disfrutarlo porque jugaremos en la 'Casa Blanca' y es un partido único contra nuestro clásico eterno", dijo Ponzio, quien apuntó que "este partido puede llegar a ser un hito importante" en su carrera.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...