Cargando...
Óscar Tabárez lleva 15 años en la selección

Copa América > EL ANÁLISIS

Brasil 2021: la piedra en el zapato de Tabárez y la difícil decisión de calibrar el lugar de los históricos

En el sufrido Brasil, donde Uruguay acumula una larga lista de tropiezos, la celeste busca las semifinales ante Colombia y al técnico le espera la decisión más difícil: calibrar el equipo entre los históricos y la renovación

Tiempo de lectura: -'

03 de julio de 2021 a las 05:04

Brasil es un lugar (y un rival) que no le queda cómodo a Tabárez. Allí vivió dos de los mejores momentos de su último ciclo en la AUF, que comenzó en 2006: los triunfos ante Inglaterra e Italia en el Mundial de 2014. Sin embargo, eso queda perdido de un lado de la línea que divide lo positivo de lo negativo, porque del otro, se acumula una larga lista de adversidades.

Brasil es al único seleccionado de Sudamérica al que nunca le ganó en 15 años (empató dos y perdió seis). Suele cargar con goleadas y derrotas sin levante, incluso desde antes de la llegada de Tité. Vivió el trauma de la expulsión de Suárez del Mundial 2014, en aquella decisión inexplicable de la FIFA de Blatter. Jugó Copa Confederaciones 2013 y Brasil lo eliminó en semifinales. También Brasil lo eliminó en semifinales de la Copa América 2007. Jugó el Mundial 2014, con la mejor generación de Uruguay en muchas décadas, y se fue en octavos. Jugó la Copa América 2019 y se fue en cuartos, por una posición adelantada de Cavani que solo podían ver a través del VAR. En Brasil 2014 Diego Lugano, a sus 33 años, culminó su ciclo de la selección abruptamente, cuando tras lesionarse la rodilla después del estreno ante Costa Rica, no jugó más con la celeste. También Brasil como sede apagó definitivamente a Diego Forlán, a los 35. Ahora, Brasil amaga con bajar a Diego Godín, también a sus 35 años.

Brasil como sede y como rival, es todo eso que aturde a Tabárez, y deja un gusto amargo en el hincha.

Sin embargo, en esta Copa América 2021, en este último baile que está protagonizando el entrenador con un grupo de históricos jugadores de la selección –como definió Tabárez al trazar un parangón con la serie The last dance de los Chicago Bulls de Michael Jordan–, el recorrido y evolución de la celeste en los últimos seis partidos dejó margen para alimentar ese cierre soñado al que aspiran los futbolistas que van llegado a su final.

Lo que ocurrió el último mes, desde el 3 de junio (0-0 con Paraguay en el Centenario por las Eliminatorias), hasta el triunfo ante Paraguay en el cierre del grupo A de la Copa América, llevó a la selección desde su peor escenario, cuando tocó fondo ante Paraguay (0-0), Venezuela (0-0) y Argentina (0-0), en su funcionamiento, con récord de tiempo sin marcar goles incluido, y volvió a expresar paulatinamente un tono firme, con cambios de jugadores y variantes tácticas que revitalizaron el equipo, frente a Chile, Bolivia y Paraguay.

El bajón futbolístico de Uruguay llevó al entrenador a realizar este viernes en Brasilia, en una conferencia de prensa previo al partido con Colombia, una profunda autocrítica.

“Estábamos mal”, reconoció ante la prensa. “Las causas pueden ser muchas: esto de la pandemia complica un poco, pero también puede haber habido errores míos en la integración del equipo, en planificación... Cosas que tuvimos en el juego, no convertimos goles, nos acercamos a un récord en toda esta etapa de 15 años de partidos sin convertir goles (estableció un récord de 443 minutos sin marcar)”, dijo.

La falta de partidos amistosos en fechas FIFA desde noviembre de 2019 para probar jugadores es un contrapeso enorme con el que cargó la selección, igual que los errores del técnico en la integración y en la planificación.

Este sábado a la hora 19 de Uruguay, ante Colombia, en Brasilia y en el cierre de los cuartos de final de la Copa América (si empatan en los 90 minutos van directo a penales), Tabárez tiene la opción de resarcirse con los últimos desaciertos. Uruguay rinde otra prueba de carácter y de calidad, en medio de una semana que estuvo marcada por la baja de Godín, quien se retiró lesionado ante Paraguay, la presencia de Sebastián Coates en la defensa titular durante los entrenamientos previos a Colombia, y el regreso de Suárez al ataque, en lugar de Nicolás de la Cruz (está con una sobrecarga muscular) o Giorgian de Arrascaeta.

Edinson Cavani y Luis Suárez

Si Tabárez confirma este sábado a Suárez y Cavani, habrá confiado en la historia por encima de la última actuación que definitivamente transmitió confirmaciones futbolísticas como no ocurría desde el Mundial de Rusia 2018. Será su decisión la que marcará el camino y la actuación de los futbolistas las que establecerá el destino.

El entrenador eligió el lunes pasado innovar con un 1-4-3-2-1. Le dio descanso a Suárez. El equipo tuvo el control del juego. La mitad de la cancha manejó los tiempos y De Arrascaeta-De la Cruz, a las espaldas de Cavani, le dieron una intensidad al ataque, como no había conseguido hasta ahora.

Esa actuación terminó de cerrar, en una semana, un proceso de evolución que inició en los últimos tres partidos de la serie A.

Por lo que trabajó en el campo, según confirmaron desde la delegación de Uruguay en Brasil, Tabárez proyecta volver al 1-4-4-2, que se puede transformar en un rombo en el mediocampo (con De Arrascaeta en el vértice superior, Vecino en el inferior y Valverde y Bentancur a los costados), o uno con De la Cruz a la izquierda y Valverde a la derecha con Vecino-Bentancur en el medio.

Tabárez habla con un histórico de la selección, Martín Cáceres

Tabárez tiene que elegir entre Suárez y su historia, o la última actuación ante Paraguay, exitosa en el funcionamiento colectivo y resultado, que llegó con aires de renovación en el equipo, si De la Cruz consigue su mejor forma física.

Definitivamente Brasil le plantea a Tabárez una situación especial. En un país en el que carga con estadísticas adversas, el entrenador ingresa en la etapa en la que debe calibrar como nunca a su viejo plantel, a ese que lo llevó a escribir este proceso histórico, y hacer los ajustes en el campo, a tiempo. En sus decisiones, estará que este viaje por Brasil acabe con el sabor amago que tiene ese país como sede y como rival para Uruguay o que le devuelva el cierre soñado. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...