Fútbol > PEÑAROL

Canobbio, el nuevo Rossi

Ramos volvió a probar con Agustín como volante por afuera: cumplió el libreto a la perfección

Tiempo de lectura: -'

16 de enero de 2018 a las 19:00

Lentamente Leo Ramos va perfilando cosas. A simple vista, poco va a cambiar. No tiene motivos para hacerlo. Peñarol es el campeón, el plantel es el mismo, salvo excepciones y encontró sociedades que vienen desde el pie.

Como en aquellos tiempos en los que ganaba seguido, Peñarol no contrató, solo suplantó: los lugares que quedaron vacíos por transferencias al exterior, fueron ocupados con incorporaciones puntuales contemplando los pedidos del entrenador.

Del equipo titular, Ramos perdió una pieza del engranaje. Y ya parece haberla encontrado. Es cierto que transcurrieron dos amistosos, que son pruebas, pero a simple vista Agustín Canobbio se transformó en el nuevo Diego Rossi, en el equipo.

Cómo son las cosas. Juntos hicieron el camino. Rossi y Canobbio compartieron horas en la selección sub 20. El chico que militaba en Fénix era titular y Rossi esperaba. Pero en su club Diego era titular. Se ganó el lugar a fuerza de sus producciones futbolísticas.

Rossi emigró, Canobbio fue incorporado y Ramos lo comenzó a meter en el equipo.

¿Posición? Por la banda. Ayer ante Progreso comenzó por la derecha y luego cambió a la izquierda. Y jugó con sus compañeros como si los conociera de toda la vida.

Lo más llamativo es que dejó en claro interpretar lo que le pidió el entrenador. Abrió la cancha cuando fue necesario, conectó por el medio con el Cebolla y Maxi Rodríguez. Se entendió con el lateral de su sector, presionó de forma adecuada y se metió en la línea de volantes para colaborar en el aspecto defensivo.

Canobbio no necesita tarjeta de presentación. Ya mostró sus virtudes en la selección sub 20, que ganó el Sudamericano en Ecuador en 2017. Y Ramos ya lo empezó a perfilar como titular.

¿Quién va por Viatri?


Por estas horas Peñarol tiene otro interrogante. Está claro que el delantero argentino Lucas Viatri no está para el inicio del Apertura. Al menos los tiempos son muy apretados como para que pueda llegar debido a que se recupera de un accidente que sufrió en el ojo izquierdo con fuegos artificiales, en Nochebuena.

Entonces Ramos comenzó a buscar alternativas. Una primera opción es Gastón Rodríguez, y lo incluyó en el equipo de ayer.

El delantero se mostró participativo pero no pudo marcar diferencias jugando como el punta más adelantado de un equipo donde, unos metros más atrás, contó con el argentino Mari Rodríguez.

El equipo que paró frente a Progreso


El primer equipo de Peñarol igualó 0 a 0 con Progreso en la práctica de fútbol realizada en el Campeón del Siglo. Ramos paró la oncena con Dawson; Guillermo Varela, Formiliano, Ramón Arias, Lucas Hernández; Guzmán Pereira, Cristian Rodríguez, Canobbio, Estoyanoff; Maxi Rodríguez y Gastón Rodríguez. Progreso: Techera, Alex Silva, Méndez, Makuka, Loffreda, Santos, Gottesman, Millacet, Lemmo, Onetto y Yoel Burgueño.

Se suma Fidel


Ahora se sumó el delantero ecuatoriano Fidel Martínez que llega con buenos antecedentes, como seleccionado en su país. En el encuentro frente a Progreso no fue tenido en cuenta. Recién llegado, se limitó a trotar alrededor del campo de juego con el lateral Rodrigo Rojo.

En el ataque es en donde Ramos tiene las principales dudas y no las podrá evacuar hasta no ver en acción al ecuatoriano, para saber cómo se acopla al equipo.

Después, con las lógicas deficiencias generadas por el período de preparación, el carbonero mostró la misma cara con la que terminó el año pasado coronando como campeón: presión alta, lo que genera un alto contenido de vértigo a los partidos como ocurrió en el Clausura, volantes ocupando el ancho de cancha, desdoble de laterales y asumir riesgos. De eso se trata en un grande, de salir a proponer en procura del triunfo.

Lo que fuimos

Previo al entrenamiento de Peñarol en el CDS ante Progreso

Previo al entrenamiento de Peñarol en el CDS ante Progreso

Previo al entrenamiento de Peñarol en el CDS ante Progreso

Leonardo Ramos, como se ve en la foto, paró a los titulares en el campo de juego y tomó una especie de pizarra donde explicó los movimientos. Fue una especie de clase de historia reciente, algo así como "lo que fuimos". Peñarol, en el amistoso con Progreso, reiteró mucho de lo que venía mostrando en el campeonato. Claro, la diferencia fue que le faltó el gol.


La defensa

La defensa y el mediocampo de Peñarol

undefined


En la primera toma se puede apreciar que Peñarol es un equipo que toma riesgos y que procura siempre tener el protagonismo. En algunos pasajes quedaron solos Formiliano y Arias atrás. En la otra imagen se ve la línea de cuatro en la mitad de la cancha, achicando espacios hacia adelante y con Guzmán Pereira tomando referencia del rival.

El Cebolla doble cinco

El Cebolla de doble cinco

undefined


Cristian Rodríguez volvió a actuar de doble cinco parado al lado de Guzmán Pereira. En la foto se lo puede ver en su propio terreno apenas unos metros adelante de Guillermo Varela. El Cebolla lanzó, colaboró con la marca y se desdobló gozando de total libertad por los carriles centrales para armar circuitos de juego.

Presión alta

Peñarol ante Progreso

undefined

Acá se ve claramente como Peñarol ejerció la presión en la salida del rival. El golero de Progreso sale con pelota al pie y ya están ocupando el ancho de cancha para marcar e intentar recuperar Canobbio, Gastón y Maxi Rodríguez. Esta es una de las fórmulas predilectas de Ramos desde que inició su carrera como entrenador. La practicó en Danubio y lo realiza en Peñarol.

Salida con pelota

Ramón Arias sale jugando

undefined

En la medida de las posibilidades, Peñarol quiere mantener una de sus virtudes del pasado torneo que fue no abusar del pelotazo. Desde los primeros amistosos se intenta salir con pelota al pie. En la toma se ve cuando Dawson toca corto con Arias que, pese a ser presionado por un rival, salió jugando.

El rol de Canobbio

Peñarol ante Progreso

undefined

Agustín Canobbio, una de las nuevas incorporaciones, demostró aprender rápido el libreto. Se paró siempre por afuera. Indiferentemente por derecha e izquierda. En la última fue más desnivelante. Pero no solo de se ocupó de atacar sino que, como queda graficado en la fotografía, cumplió la doble función. Tácticamente se recostó contra la línea media para tapar espacios y colaborar en la recuperación de la pelota. Una de las acciones más aplaudidas de la mañana fue un trancazo, en el sector donde se lo ve en la imagen, que le permitió llevarse la pelota a pie firme.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...