Fútbol > NACIONAL

Con los antecedentes y el equipo casi definido, Munúa empezó a preparar el clásico

El técnico puso el lunes ante Tacuarembó en cancha una alineación que aún no había probado y que se ajusta a su ideal futbolístico

Tiempo de lectura: -'

15 de julio de 2020 a las 05:02

Gustavo Munúa empezó a dar forma al equipo para el clásico ante Peñarol y el amistoso del lunes ante Tacuarembó estableció la medida de la oncena que se verá en el reinicio del torneo, en agosto.

Según pudo saber Referí, si nadie se lesiona, los 11 del lunes son los que piensa poner contra Peñarol en el partido más importante de la reanudación del Torneo Apertura.

De todas formas, en los amistosos que jugará antes del regreso a la actividad oficial le permitirán evaluar otras dos alternativas.

Agustín Oliveros o Ayrton Cougo en el lateral izquierdo y la presencia de un tercer volante en el mediocampo, son las dudas que en principio planteará la alineación tricolor de aquí al clásico, cuya fecha aún no se confirmó. Al técnico le preocupa la facilidad con que los rivales le hicieron goles de contragolpe en lo que fue el arranque de la temporada y por esa razón, durante la cuarentena, analizó jugadas por Zoom con los futbolistas, tratando de corregir posiciones.

Agustín Oliveros

El equipo que armó Munúa el lunes se integró con Luis Mejía en el arco; Armando Méndez, Guzmán Corujo, Mathías Laborda y Agustín Oliveros en la última línea; Claudio Yacob como volante central, Felipe Carballo y Rodrigo Amaral como volantes internos; Santiago Rodríguez y Gonzalo Castro bien abiertos por las bandas y arriba, Gonzalo Bergessio. El técnico no utilizó esta formación en ninguno de los seis partidos oficiales que disputó Nacional antes de la paralización por la pandemia de covid-19, pero, de acuerdo al plantel que posee y lo que supo Referí, se acerca a la idea del entrenador para el regreso al fútbol.

Después de cuatro meses sin actividad oficial el entrenador tiene la oportunidad de empezar de cero, algo que no pudo hacer en el inicio de la competencia porque los jugadores se encontraban con distintos tonos físicos (Amaral estaba en la etapa final de la recuperación de la rotura de ligamentos), algunos se lesionaron en el camino (Claudio Yacob, Mathías Suárez) y los refuerzos llegaron en distintos momentos: el último fue Oliveros, el 14 de febrero, dos días antes del inicio del Apertura.

Ayrton Cougo

Ahora, salvo Suárez que fue operado de meniscos el 15 de junio, el mismo día que sus compañeros retornaron a entrenar en grupo, están todos a la orden del cuerpo técnico, con la misma carga de entrenamientos. Nacional vuelve a jugar este miércoles ante Deportivo Maldonado y el sábado lo hará frente a Wanderers.

Viña dejó la vara alta

En la pasada temporada el lateral izquierdo de Nacional tuvo nombre propio: Matías Viña. El alto rendimiento del jugador, que le permitió ser el mejor futbolista del torneo en la encuesta Fútbolx100 que anualmente organiza Referí y luego fue transferido a Palmeiras, no admitió dudas respecto a quién tenía que jugar por ahí. Su partida generó un hueco y permitió la llegada de dos futbolistas para cubrir el sector: Ayrton Cougo, 24 años, con experiencia en Defensor Sporting y en Libertad de Paraguay, y Agustín Oliveros, 21 años, de Racing y de la selección sub 23.

Los dos tienen juego similar. Les gusta atacar, como también lo hacía Viña. Pueden jugar de volante o de zaguero, incluso lo hicieron en sus clubes anteriores. Abren la cancha y son futbolistas ideales para el esquema de juego que plantea Munúa, al que le gustan los equipos veloces por las bandas y en ese costado particular, asociarse con el Chory Castro.

Claudio Yacob

Oliveros fue el que jugó de titular en los últimos tres partidos de Nacional, frente a Alianza Lima, Wanderers y Estudiantes de Mérida, por lo que siguiendo con esa tónica es el que tiene más posibilidades de seguir en la reanudación. Cougo lo hizo en los dos primeros, contra Liverpool por la Supercopa y Rentistas, mientras que Mathías Suárez actuó por izquierda frente a Cerro Largo.

Cougo posee un mayor recorrido, que es lo que a veces los técnicos tienen en cuenta a la hora de armar la oncena para jugar un partido con las características del clásico. Además, teniendo en cuenta la tabla de posiciones (Peñarol suma 4 puntos y Nacional 2), para los tricolores es vital el triunfo.

¿Cómo fue el arranque?

Nacional jugó este año seis encuentros oficiales. Uno por la Supercopa, tres por el Apertura y dos por la Copa Libertadores. Ganó los dos internacionales (frente a Alianza Lima y Estudiantes de Mérida) y no logró victorias en los encuentros locales: perdió contra Liverpool y Rentistas, y empató frente a Cerro Largo y Wanderers.

Si bien la filosofía futbolística de Munúa pasa por un equipo protagonista, dinámico y que genere fútbol por los costados, este nuevo ciclo en Nacional no mostró aquella faceta arriesgada de su primera temporada, cuando intentaba salir tocando desde el golero Esteban Conde, generando inseguridad hasta en los hinchas.

Aún así, el sistema defensivo no ha funcionado de la mejor manera. Nacional convirtió ocho goles, pero le hicieron 10. No pudo afirmarse en la mitad de la cancha y se desarmó con facilidad. Este puede ser un motivo para que busque reforzarse y elegir jugadores más obedientes a la hora de ocupar espacios.

Tampoco pudo encontrar un rendimiento parejo de los que suelen jugar por los costados: Brian Ocampo, Santiago Rodríguez o Gonzalo Castro. De Ocampo se espera mucho en el club, pero no termina de completar una actuación redonda.

Munúa en los clásicos

Hay que remontarse a la temporada 2015-2016 para analizar cómo actuó Munúa desde el costado de la cancha frente al tradicional rival. En el primer partido que dirigió frente a Peñarol tomó todas las precauciones del caso. Si bien tenía que ganar porque estaba dos puntos abajo que su rival, el técnico armó un mediocampo combativo, con Santiago Romero, Sebastián Eguren, Gonzalo Porras y Mathías Abero.

Un esquema criticado en ese momento porque no representaba el estilo de juego que él había pregonado desde que tomó el equipo a mediados de 2015. Empezó ganando aquel primer clásico con un gol de Romero, pero Peñarol lo empató en el tramo final por intermedio de Matías Aguirregaray.

En el verano de 2016 se jugaron dos clásicos, el primero terminó 1-1 y Nacional formó con tres volantes (Romero, Eguren y Porras) y el segundo fue victoria 3-1 del tricolor, que mostró una alineación más dinámica y audaz, con Porras y Romero como volantes de contención. El mismo doble 5 utilizó en el Clausura, partido que finalizó 2-2. Estuvo a segundos de ganarlo, pero Peñarol lo empató tras un golpe de cabeza heroico de Marcel Novick en tiempo agregado.

Las estadísticas están ahí, pueden calificarse de buenas o malas. Mirando fríamente los números, Munúa no perdió frente a Peñarol: empató tres y ganó uno. Pero también es verdad que los dos oficiales que disputó terminaron igualados cuando por su posición en la tabla estaba obligado a ganar. Igual que ahora, donde también corre de atrás, aunque con mayor recorrido hacia adelante, ya que solo se disputaron tres fechas del torneo.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...