Cargando...

Fútbol > MERCADO DE PASES

De Brindisi a D’Alessandro: el gusto de Nacional por el talento argentino

Arsenio Luzardo recordó la llegada de Brindisi en 1983: "Por respeto a su trayectoria le di la camiseta 10 y yo jugué con la 13", dijo

Tiempo de lectura: -'

06 de enero de 2021 a las 05:00

Nacional anunció el lunes la contratación del volante argentino Andrés D’Alessandro. A sus 39 años, casi 40 (los cumple el 15 de abril), exhibe una trayectoria que ilusiona a los hinchas tricolores a pesar del extenso camino transcurrido. Una contratación que sorprendió después de días turbulentos por las bajas decididas en comisión directiva de dos ídolos contemporáneos: Gonzalo Castro y Sebastián Fernández, entre otros ocho futbolistas. La llegada de D’Alessandro renueva el buen gusto que siempre tuvo Nacional por el talento argentino, respaldado en los últimos 40 años por la contratación de jugadores como Miguel Brindisi, Ángel Morales o Marcelo Gallardo.

La actual dirigencia espera también, romper con la mala racha de contrataciones extranjeras de los últimos dos años.

Brindisi, crack de Boca

Brindisi tenía 32 años en 1983. Crack en Huracán y en Boca Juniors, donde formó una dupla perfecta con Diego Armando Maradona en 1981. Además, jugador de la selección argentina. Nacional quería armar un equipo para ganar la Copa Libertadores, porque en 1982 la había conseguido Peñarol. Así que el flamante presidente Rodolfo Sienra nombró como director técnico al argentino Miguel Ángel Basílico y éste pidió, entre otros refuerzos, un número 10: “En el Uruguay hay uno solo y es Francescoli. Si no se puede, hay que mirar hacia la Argentina”, le dijo el técnico al presidente, y sugirió el nombre de Brindisi, quien estaba en conflicto con Boca.

Los pormenores de la contratación los contó el propio Sienra en su libro Entre el cielo y el infierno. La comisión directiva votó entre Brindisi y Juan Ramón Carrasco, quien había regresado de México y fue postulado por un dirigente. Por 6 a 5 ganó el argentino y Nacional cerró su incorporación a cambio de un pago de US$ 40.000 en dos cuotas. Se integró así al que se llamó “Equipo de las Estrellas” con Carlos Berrueta, Carlos Aguilera, Juan Ferrari, Antonio Alzamendi y Pedro Pedrucci.

Arsenio Luzardo, integrante de aquel equipo tricolor, recordó la llegada de Brindisi: “Cuando Miguel llegó yo usaba la camiseta 10 y por respeto a su trayectoria se la di y me quedé con la 13. Adentro de la cancha interpretábamos el fútbol de una manera espectacular; yo fui goleador del Campeonato Uruguayo con 13 goles y goleador de la Copa Libertadores con ocho, sin ser delantero”, dijo el olimareño a Referí.

“Era un tipo fenomenal para el grupo” señaló y un referente para los jóvenes, ya que Nacional había perdido a futbolistas experimentados como Víctor Espárrago: “Teníamos 23, 24 años y en la concentración nos pasábamos charlando con Miguel. Era su última etapa como jugador, el año anterior había salido campeón con Boca y particularmente aprendí un montón con él. Siempre estaba desmarcado, la forma en que se movía en la cancha. La verdad que lo disfruté a full. De mitad de cancha hacia adelante teníamos al Pato Aguilera, Miguel, Berrueta, nos juntábamos y era difícil para los rivales”.

Nacional salió campeón Uruguayo con nueve puntos de ventaja sobre Danubio, que terminó segundo, y le sacó 16 a Peñarol. Cuando el tricolor ganó el clásico, su eterno rival quedó último en la tabla de posiciones. En la Copa Libertadores Nacional fue eliminado en semifinales.

Brindisi rescindió el contrato a mitad de temporada, cuando asumió Espárrago como DT: “Tenía problemas familiares, entonces no se concentraba mucho. Fue una pena, porque Nacional había armado un muy buen equipo”, indicó Luzardo. En el final de su carrera defendió a Racing de Avellaneda en la B.

El talento de Matute Morales

Después de aquel fulgor de clase, pasaron varios argentinos por Nacional. Algunos desconocidos que dejaron huella como Antonio Vidal González; Raúl Cardozo, un lateral que llegó en 2001 a los 33 años tras ganar la Copa Libertadores e Intercontinental con Vélez Sarsfield en la década de 1990, y en 2008 arribó Ángel “Matute” Morales, un jugador fundamental para el crecimiento de Nicolás Lodeiro, una promesa de la cantera. Tenía 33 años y una carrera impresionante en Argentina, Italia, España y México

“Matute es un jugador sensacional. Tiene una calidad superior a la de todos nosotros y es un placer jugar con él. También convivir. Es una clase de jugador que no llega todos los días a Uruguay y por eso trato de aprender todo lo posible con él”, dijo Lodeiro a El Observador en aquella época.

Nacional fue campeón uruguayo venciendo a Defensor Sporting en cinco finales y avanzó a semifinales de la Copa Libertadores 2009. Lodeiro terminó la temporada con ocho goles y luego fue transferido a Ajax. Matute jugó un año más en Huracán y luego colgó los zapatos.

La huella de Gallardo

En 2010 el club contrató a otro 10 de enorme categoría y trayectoria: Marcelo Gallardo. Tenía 34 años y había jugado en River Plate, Mónaco, PSG, DC United y la selección argentina. El presidente Ricardo Alarcón quiso dar un golpe de efecto marquetinero con su contratación, aprovechando que el jugador había quedado libre de los millonarios. Al segundo partido, el futbolista sufrió una grave lesión: rotura del tendón rotuliano.

Volvió a jugar cinco meses después. El técnico era Juan Ramón Carrasco y durante el Clausura y la Libertadores de 2011 lo utilizó desde el banco de suplentes. Marcó tres goles. Nacional se coronó campeón uruguayo, venciendo en la final a Defensor Sporting. Su profesionalismo fue un ejemplo para los juveniles que integraban el plantel.

Al año siguiente comenzó en Nacional su exitosa trayectoria como entrenador y contó dentro de la cancha con el talento a cuentagotas de Álvaro Recoba, que resultó clave para la obtención del título local. "Lo bueno es que Gallardo dejó una huella en Nacional como jugador y como técnico", expresó Luzardo desde su Treinta y Tres natal.

El Tola también se refirió a la llegada de D’Alessandro: “Hay que ver en qué estado viene, pero la calidad que tiene es innegable. Con los años uno se pone un poquito más lento, pero suma otras cosas. Ojalá que los más chicos lo sepan interpretar. A nivel local va a hacer la diferencia, no tengo dudas”, tiró con seguridad, como cuando le pegaba a la pelota.

La historia de D'Alessandro en Nacional está aún por escribirse.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...