Fútbol > ENTREVISTA

Del Campo: "No exagero, es el momento más complicado de Danubio en su historia"

El presidente dijo que el club tiene una coyuntura política, económica y deportiva complicada; quiere evitar un default y está "muy preocupado" por la millonaria deuda que mantiene la institución

Tiempo de lectura: -'

27 de enero de 2020 a las 05:00

En 2010 se alejó de Danubio luego de colocar al club en el mejor lugar de su historia deportiva, y dio un paso al costado para atender cuestiones cotidianas de su vida a las que había renunciado por dedicar su tiempo al fútbol. Una década después volvió como presidente para tomar el control de un club que, entiende, está en la situación más crítica que se haya conocido en los 88 años del club. Problemas económicos, políticos y deportivos tienen en jaque al club que ganó más títulos después de Nacional y Peñarol en el siglo XXI.

Así fue la charla de Referí con Arturo Del Campo, quien en diciembre resultó electo presidente de Danubio por dos años.

¿Por qué regresa a la presidencia de Danubio?

Cuando me fui en 2010, sabía que un día iba a volver. En ese momento, hace ya una década, me fui cansado después de 12 años en la dirigencia. Habíamos logrado, junto a mi hermano Héctor y una directiva muy eficiente, muchas cosas. El club había crecido sustancialmente, se había consolidado en muchos aspectos. Económicamente acrecentó su patrimonio, se hicieron obras en el estadio, conseguimos ocho campeonatos en ese período, dos Uruguayos, seis torneos cortos, además de tres veces la Tabla Anual. Y de alguna manera había cumplido un ciclo porque mis actividades me demandaban tiempo que no le estaba dando por entregarlo al club.

"En estos últimos 10 años, varias veces estuve por volver. En cada elección estaba mi nombre, y siempre les decía que si no había candidato me presentaba, pero que no era lo que quería en ese momento para mi vida, aunque obligado me acercaría a dar una mano si lo necesitaban. Hoy acepté, pero desde un lugar en el que mis actividades particulares me complican porque desde hace 34 años estoy tres días a la semana en el campo de mi familia, a 250 kilómetros, y no estoy en Montevideo. Esto mismo me sucedió cuando fui presidente en mi anterior etapa".

¿Cuál fue el disparador para volver?

En Danubio sucedieron cosas graves. Primero renunció (Boris) Igelka. Asumió (Leonardo) Goicochea. Hubo elecciones, y se presentó Jorge Lorenzo. Posteriormente surgieron temas que empezaron a enturbiar el andamiaje político del club. Se registró el caso de un jugador del club, Denis Olivera, que pretendieron vender. A raíz de eso realizaron asambleas, me citaron para tratar estos temas, incluidas amenazas al presidente y situaciones que mostraban un club que nada tenía que ver con el Danubio que dejé en 2010. Hace tres meses, en una asamblea, los socios me pidieron que me acercara a dar una mano a partir de la renuncia de varios dirigentes. Allí decidieron mi incorporación, pero solo para dar una mano. Ese fue el punto de partida, que se transformó en asumir la presidencia un mes después.

¿Con qué se encontró en el club?

Con un Danubio muy complicado. Muy complicado. Sí, no exagero si digo que es el momento más complicado del club en su historia.

¿En su historia? Parece mucho escucharlo así.

Lo es, y seguramente lo vas a entender cuando te explique el contexto, porque se juntan tres cosas: 1) la coyuntura política complicada del club; 2) la situación económica seriamente comprometida, y 3) la deportiva afectada porque comenzamos el año en zona de descenso. Sobre la situación política tenemos un club muy dividido, resquebrajado, con la renuncia de los dos últimos presidentes (Igelka y Lorenzo), con muchos problemas. A raíz de eso fue la renuncia de esta directiva. Recuerdo que en la etapa anterior siempre fui presidente sin oposición, en un club unido, algo que había legado de otras épocas, con una línea de oficialismo muy fuerte. Además, la parte económica, que es fundamental y base de todo lo demás, es crítica. Las deudas son muy importantes. En la parte deportiva hicimos un campeonato 2019 en el que estamos en zona de descenso. Entonces, si un club no está bien en esos pilares, estamos hablando de una institución que está comprometida en su futuro. En la medida que no se cambie el rumbo, que no logremos una unidad y que el socio entienda cuál es el camino… ¡estamos muy preocupados!

¿Con qué estrategia piensa hacer salir a Danubio de este lugar?

El primer paso que dimos fue crear una comisión de finanzas con gente idónea en ese tema. Comisión que ya fue creada en 2010, antes que dejara el club, con un Danubio que estaba bien, sólido económicamente, y cuando ya teníamos nuestra preocupación de acercar gente especializada en estos asuntos. El problema que se planteó que con el tiempo fueron dejando la comisión de lado, sin más injerencia en el club, por eso ahora lo primero que hicimos fue acercar idóneos en temas financieros y económicos para que estudien y hagan un diagnóstico del club para saber cuál es la situación real del club. Eso lo hicimos hace tres mes, y allí vimos que está complicado. El club tiene muchas deudas. Una alternativa para salir adelante sería poder ir pagando el presupuesto mensual, sin que el club ingrese en un default, y tratando de ir amortizando el déficit que es muy grande. Esto no sucederá en un año ni en dos, ni en tres ni en cuatro, salvo que podamos vender tres o cuatro jugadores, que a la vista no están.

"Esto es una bola de nieve. Cuando el club está bien económicamente, saneado, puede vender a los precios que quiere, y normalmente espera la mejor propuesta. Hace 10 años, vendíamos si queríamos, sino no porque teníamos un colchón financiero que nos respaldaba. Actualmente las urgencias pueden hacer que no esperemos, pero no  podemos caer en ese lugar. Estamos en un momento difícil, pero también con la confianza de sacarlo adelante".

Hace 10 años los jugadores de Danubio se multiplicaban en las divisiones juveniles. Ahora Nacional, Peñarol, Defensor Sporting y Liverpool tomaron ese porcentaje que tenía Danubio. También cambió la cantera.

Sí. Era muy difícil que Danubio no fuera campeón en dos categorías en la misma temporada. El último año, en la tabla general terminamos cuartos o quintos. En su momento, en mi anterior época, nos dieron una copa por ganar cinco veces la tabla general en cinco torneos alternados. Evidentemente Danubio decayó en la formación de jugadores. Creo que no al nivel de decir que esto es irrecuperable. Este aspecto del club no lo veo alarmante, como el económico.

¿A cuánto asciende el presupuesto de Danubio?

Precisamos entre US$ 3.000.000 y US$ 4.000.000 para subsistir. Y no hablamos de inversiones.

¿Cuánto ingresa?

Muchísimo menos. Los clubes como Danubio se sostienen a partir de la venta de jugadores y necesitan tener un colchón financiero que les permita una reserva. Eso había hasta 2010. Actualmente estamos al revés. Pero vuelvo a insistir, porque es importante dejar claro este concepto: en la directiva estamos esperanzados en arreglar la situación. Para ello será necesario que el socio y el hincha entiendan la gravedad de la situación, y que si Danubio no cambia el rumbo, no sale adelante. Porque esto no es un problema que surgió el último año, este ha sido un deterioro paulatino de los últimos años, en donde se fue incrementando la deuda y no crecimos en el activo oculto que tienen los clubes que son los jugadores.

¿Cuál es el pasivo de Danubio?

Es de varios millones de dólares, pero me reservo los números. Es el pasivo más grande de su historia. Por suerte Danubio tiene, gracias a inversiones que se hicieron en otra época, un patrimonio importante. La idea no es desprenderse de nada.

¿De cuánto es ese patrimonio?

Es importante, pero no sé si vendiendo todo podríamos cubrir las deudas. Creo que estaría ahí. Tenemos seis hectáreas en Malvín Norte en el Complejo Del Campo, 12 hectáreas en la ruta 101, dos hectáreas en Osvaldo Cruz, en otro predio en mi última presidencia y la sede. Tenemos una infraestructura importante.

¿Cuáles son las soluciones para el problema?

Pensamos en métodos alternativos para solventar el club. Posibilidad de lograr créditos fáciles, porque tenemos dinero para poco tiempo. Es probable que debamos recurrir a créditos para solventarnos. Lo primero que vamos a buscar es que el club no deje de funcionar. Luego, recuperar a nivel de juveniles e invertir para que el patrimonio que se vaya creando allí dé sus frutos y nos permita reducir la deuda.

¿Pensó en una Sociedad Anónima Deportiva para Danubio?

No creo que sea propio para Danubio. No lo descartaría en el futuro, pero en un principio diría que no. En lo que pensé fue en reflotar una vieja idea que tuvimos en la anterior presidencia: una asociación con un club que sea la vidriera en Europa y que ellos potencien a Danubio. De esa manera lograríamos, con el know how de captación de jugadores, ser los proveedores de materia prima para un equipo grande de Europa. Hace más de 12 o 13 años tuvimos conversaciones con Napoli y Reggina, y estuvimos a punto de cerrar los acuerdos. Entiendo que puede ser una alternativa porque nosotros somos los que sabemos producir, y los clubes están en el medio en donde el producto vale mucho. ¿Por qué no vienen a buscarlos antes y no los pagan caros? Eso es lo que está haciendo Torque hoy, por ejemplo. En todo esto no podemos dejar de ser es Danubio.

Se fue en 2010 tras cumplir un ciclo, ahora que lo ve con perspectiva histórica, ¿puede interpretarse que dejó al abandono al club hace 10 años?

Algunos hinchas me lo dijeron y me echaron en cara que los abandoné. En la calle me preguntaban cuándo iba a volver. Esa presión siempre la sentí. Una vez, a Juan Lazaroff, fundador de Danubio, le hice una promesa luego de pedirme que me presentara a una elección: ‘Juan, me queda complicado volver al fútbol, pero te prometo que si algún día veo al club en una posición realmente complicada, vuelvo’. Y eso hoy jugó mucho para regresar, más allá de la figura de mi padre, lo que quiero al club y lo que hice en mi anterior etapa.

Las instituciones no pueden depender de una persona, como sucedió con su gestión durante 12 años. ¿Por qué Danubio no tuvo la capacidad de formar a otros Del Campo?

Hay una realidad: en Danubio no sobran dirigentes.

¿Por qué?

Porque no es fácil formar dirigentes. No encontrás gente que por amor al club deje horas de su vida y de su familia para dedicarla a una institución. Y te pongo mi ejemplo: ¿Por qué me alejé en 2010? Porque había momentos que veía a mis hijos dos días a la semana. De miércoles a viernes estaba en el campo, y lunes y martes tenía actividad en Danubio y llegaba a las 11 de la noche. El tiempo que saca el fútbol es muy importante. Las horas que pasás con el teléfono para resolver los temas, son muchísimas. Tenés que tener tiempo libre. Y yo estuve 12 años. Me encanta el fútbol, soy una pasión, crecí acá, pero estaba cansado. Llegó un momento que tenía que ir a directiva y salía sin ganas. Recuerdo que avisé dos años antes que me iba porque estaba estresado.

Pero, ¿en 10 años no pudieron formar dirigentes?

Antes de irme se formaron dos comisiones, la de notables, con la que acercamos a un montón de gente que estaba alejada como Nodar, Salhon, Coco García, Juan Lazaroff, Nelson Chiapessoni, Samuel Jacobian, entre otros. La idea era acercarlos para ver si en el día de mañana se podían sacar buenos dirigentes. La otra comisión fue la de finanzas, porque para mí es un tema clave en cualquier organización, y se acercaron personas como Luis Porto, que fue subsecretario del Ministerio de Economía, Tabaré Fierro, Daniel Reboredo, Eduado Corrales, Jorge Sapelli, Eduardo Manta, Walter Morales y mi hermano Fernando. Esas dos comisiones las creé dos años antes de irme para apuntarla a los que quedaran. Luego de 2010 las hicieron desaparecer. Ahora volvemos a empezar.

Hacia dónde va Danubio en la cancha

¿Cuál es el objetivo deportivo para 2020?

Vamos a apuntar a lo más alto. Tenemos jugadores de nivel. Contratamos a un buen entrenador como Tato Martín García, quien es un líder de grupo que le hará muy bien a Danubio con tantos jóvenes. Contratamos a Sergio Markarian como asesor deportivo pensando en todo, desde preséptima a primera. Nos enfocamos en el Danubio del futuro y vamos a cuidar las bases que nos darán el dinero en el día de mañana. También Sergio asesora en Primera porque tiene una gran relación con Tato.

¿La urgencia de salvarse del descenso es lo primero?

No queremos hablar del descenso porque si hacemos una buena campaña, que es a lo que apuntamos, no hay que enfocarse en la tabla de abajo. No vamos a iniciar el año pensando en salvarnos del descenso.

Los temas políticos que marcaron a Del Campo

¿Qué le dejaron los problemas políticos y judiciales que vivió en 2018 en la AUF?

Un sinsabor de un tema que nunca pensé que me iba a tocar vivir. Me pareció injusto, porque si uno entiende la situación se dará cuenta que todos los pasos que se dieron estuvieron bien dados. Una de las situaciones que más me molestó fue la idoneidad que me negó Conmebol, ¡con argumentos tan falsos! Por esa razón ahora le estoy haciendo juicio a Conmebol. Y si lo hago es porque estoy muy seguro de los pasos que doy. Te puedo asegurar que estoy tan tranquilo con mi proceder en ese momento, que esto que te voy a decir muy pocos los saben: me presenté al tribunal de ética de la AUF hace tres meses para decirle: ‘Señores, acá se habló mucho en la prensa sobre el tema, pero quiero que el fútbol sepa la verdad de esto y me gustaría que investiguen todo lo que sucedió. Me gustaría que me pidan pruebas, que no solo se queden con mis palabras. Y luego quiero que me juzguen’. Después, si el tribunal de ética, que conozco como gente de bien y de honor, entiende que actué mal, pediré disculpas porque actué mal. Porque uno se puede equivocar, y si entendiera que me equivoqué, ¿sabés que haría ahora? Dejaría todo quieto, que pase el tiempo y se olvide todo, sin embargo, quiero que me juzguen un tribunal de ética del fútbol. Preguntame lo que quieras. ¿Qué sucedió en tal situación? Y te doy una explicación y las pruebas. Porque en seis meses la Justicia declaró que no hubo nada.

Volvamos a 2018.

Frente a un hecho grave, de supuesta corrupción en el cargo más alto del fútbol, entiendo que hice lo que debía hacerse, lo que me dictaba mi conciencia, lo que me recomendaron dos prestigiosos abogados y lo que exige el código de Ética de Conmebol.  Hoy volvería a actuar de la misma manera, no correspondería hacer otra cosa.

"Voluntariamente me presenté ante la AUF para que me juzguen. Como en el nuevo estatuto no existe la figura en que una persona se puede presentar para que sea juzgada, estamos viendo de qué forma se puede encaminar esa situación, que puede ser a través de una denuncia de Danubio, por ejemplo. Yo estoy absolutamente tranquilo".

¿Sigue adelante en el juicio a Conmebol?

Sí, porque actué de la manera que Conmebol me dijo que debía actuar. Debía haber avisado a las autoridades de la AUF. Lo hice. Lo de Conmebol me dolió porque nunca tuve antecedentes de ningún tipo, económicos ni legales, y vienen tres personas a Uruguay que no me conocían y en una hora juzgan mi actuación. Cuando resuelven que no era idóneo e íntegro pido explicaciones, pero no me responden. A los 10 días envían las razones y entre ellas expresan que en la conversación con este tribunal, supuestamente les dije que no les había avisado a las autoridades de la AUF o que estaba arrepentido de no haberlo hecho. Frente a esa afirmación les pido los audios, y me dicen que no hay audios de mi instancia frente a ellos, aunque cuando fui me pidieron permiso para grabar. Entonces pido las actas de mi comparecencia, y tampoco hay actas. No hay ninguna prueba. Todo lo que ellos dicen es rebatile y se interpreta como un atropello. Conmebol me tiene que explicar por qué no me dieron el certificado de idoneidad. Si las explicaciones que me dieron hubiesen estado de acuerdo a la realidad hubiera dicho: ‘Señores, disculpen, la macanee’. Pero como no es el caso, quiero cerrar estos temas, y aunque no quería llegar a una instancia superior, me obligaron a hacer un juicio y recorrer este camino. Hay cosas a las que quiero darle un cierre.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...