Nacional > Coronavirus

Denuncian que presionaron al médico del Greg Mortimer para que minimizara gravedad del brote

Un artículo del diario británico The Guardian revela que el operador del crucero, la compañía de tripulación y un médico quisieron modificar la declaración de salud marítima

Tiempo de lectura: -'

04 de mayo de 2020 a las 13:40

El operador australiano de cruceros Aurora Expeditions, la compañía de tripulación CMI / Sunstone con sede en Miami y un médico de la compañía Fort Lauderdale Vikand instaron al médico colombiano Mauricio Usme, jefe de salud del crucero Greg Mortimer, a minimizar la gravedad del brote antes de que atracara en el puerto de Montevideo, de acuerdo con un artículo del diario británico The Guardian.

El artículo relata que las tensiones a bordo del Greg Mortimer alcanzaron un punto de ruptura por las acusaciones de que los operadores del barco y el capitán presionaron al médico para minimizar el brote.

El barco permanece anclado a unos 20 kilómetros de la costa de Montevideo, y 33 miembros de los 85 integrantes de la tripulación, incluido Usme, han dado positivo por coronavirus, y uno ha muerto de covid-19.

La Armada y la cancillería informaron que el lunes desembarcará un ucraniano de 32 años que dio negativo de coronavirus para ser enviado al Casmu por un “dolor de estómago”.

El sábado, un tripulante polaco de 43 años desembarcó para retornar a su país en un vuelo de Amaszonas. Antes había dado negativo en los tests de coronavirus. El canciller Talvi expresó en Twitter que confiaban en que “más miembros de la tripulación puedan emprender el regreso pronto”. El objetivo es que en cuanto vayan saliendo vuelos a sus destinos, y los tripulantes hayan dado negativo en los tests del virus, puedan retornar.

El Greg Mortimer salió del puerto argentino de Ushuaia el 15 de marzo, cuatro días después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el covid-19 como pandemia internacional.

Después de una semana en el mar, se detectaron síntomas de coronavirus, pero, como Argentina había cerrado sus puertos a cruceros, el buque cambió de rumbo a Uruguay.

Al acercarse a Montevideo, Usme completó una declaración de salud marítima, un formulario estándar que informa sobre la posible existencia de enfermedades infecciosas a bordo. Ya había dividido el barco en zonas rojas, grises y amarillas, para pasajeros en aislamiento, cuarentena u observación. "No teníamos kits de prueba a bordo, así que tuve que suponer que cualquier persona con síntomas era positiva", dijo al medio británico.

En su declaración de salud para Montevideo, Usme señaló: "Tenemos pacientes con fiebre que debemos descartar con la prueba específica Covid-19 / Sars2".

Sin embargo, antes de enviar la declaración, Usme recibió correos electrónicos de CMI / Sunstone y Aurora Expeditions, aparentemente instándolo a cambiar sus respuestas.

"El riesgo que corremos es la protesta pública y los trabajadores del lado del muelle que se niegan a permitir que el barco atraque y que los pasajeros desembarquen", escribió el director de Aurora, Glenn Haifer, en un correo electrónico con fecha del 26 de marzo. “Tenga en cuenta que la forma en que redacte la declaración de salud influirá en la forma en que se ve esto. No sabemos que tenemos covid-19". Haifer agregó: "Brinde información limitada con sinceridad".

Usme respondió: "Para la ética, la moral, la responsabilidad con nosotros mismos y con la salud de los que no se ven afectados, la declaración de salud debe reflejar la realidad que tenemos actualmente".

Al ser consultados por The Guardian, un portavoz de Aurora dijo que estaban "totalmente en desacuerdo con la caracterización de la situación", pero entendían inapropiado hacer más comentarios porque habían iniciado acciones legales en otras partes.

El portavoz de la empresa CMI negó que estuvieran ejerciendo presión y dijo que "se le pidió al médico que completara con precisión y veracidad el formulario de declaración de salud". Agregó que CMI y el buque trabajaron estrechamente con las autoridades uruguayas en todos los aspectos de la llegada del buque. "Esto se hizo con total y completa transparencia en cada paso", dijo.

Sin embargo, al menos otros dos miembros de la tripulación afirmaron que se ejerció presión sobre el oficial médico.

Una grabación de audio escuchada por The Guardian sugiere que, cuando el barco se acercaba a Montevideo, el capitán sueco del barco, Joachim Säterskog, ofreció cambiar la declaración del médico, ya que el barco no había sido puesto en cuarentena por las autoridades.

"La compañía quería desembarcar a los pasajeros, lo cual fue muy irresponsable porque habrían representado un gran riesgo para Uruguay", dijo el guardián del buque Marvin Paz Medina al Guardian en un mensaje de WhatsApp.

Usme se negó a reconsiderar y la declaración sin modificaciones fue enviada a las autoridades portuarias el 28 de marzo, con el resultado de que Uruguay no permitió el desembarco de Greg Mortimer.

No fue sino hasta el 11 de abril que se estableció un "corredor sanitario" para el primer grupo de 132 pasajeros que voló a Australia. Un segundo vuelo salió a Estados Unidos unos días después.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...