Básquetbol > EL JUGADOR EN LLAMAS

Dominique Morrison, de hacer pretemporada con Anthony Davis a ser el goleador de Nacional

El alero de Nacional fue un crack universitario, llegó a hacer una pretemporada en la NBA junto a Anthony Davis y quiere ser campeón con el bolso

Tiempo de lectura: -'

14 de febrero de 2020 a las 05:01

Su figura no pasa inadvertida cuando baja a la rambla a la Playa Pocitos. Dominique Morrison mide 1,98 metros y lleva el pelo largo con trenzas. No hay día en que algún hincha no le grite “Vamo’ Nacional” que por ahora es de las pocas palabras que comprende en español. Mientras apronta su participación en la Liguilla de la Liga Uruguaya de Básquetbol, el goleador de los tricolores cuenta su historia a Referí y le pasa un anuncio a la hinchada: “Queremos ser campeones”. 

“Me siento muy bien en Nacional, tengo grandes compañeros y un equipo técnico que me hicieron fácil la adaptación. Ya conocía a Kyle Austin e hicimos una gran relación”, cuenta el alero de 30 años.

Sin embargo, Austin fue cortado a fin de año y en su lugar llegó Antwan Space. 

Creo que los hinchas de Nacional son geniales. A donde quiera que vaya caminando los hinchas me paran, me hablan, me dicen 'Vamo' Nacional'. Los amo, nos siguen a todos lados, cuando las cosas no salen en la cancha, gritan más fuerte y nos motivan. A los rivales se les hace difícil anotar con la hinchada. Los amo", dijo Morrison sobre la hinchada de Nacional y el 'Vamo' Nacional' lo dijo en español.

Para entonces, Morrison ya estaba más adaptado e integrado tanto al resto del grupo como a las particularidades de la Liga Uruguaya. 

Contra Macabi

“A los extranjeros hay que tenerles paciencia y esperarlos. Dominique se fue adaptando a los pitazos de los jueces, al trabajo en equipo y se fue soltando; es uno de los jugadores más importantes del equipo. Es muy callado, pero todo lo que se le pide lo intenta hacer. Entiende el juego y es receptivo”, dice a Referí el entrenador del equipo Leonardo Zylbersztein.

Sobre la comunicación con el jugador que no habla español expresa: “En el grupo tenemos a Hatila Passos y Marcel Souberbielle que hablan un inglés fluido y  con el cuerpo técnico no hay problema porque tenemos los conceptos del básquetbol que es lo que entrenamos. Si precisamos ser más profundos el fisioterapeutas también habla inglés. Dominique es inteligente, entiende mucho el basket, es bastante fácil compartir grupo con él porque es divertido, está siempre contento y eso es importante para el clima de trabajo”.  

Morrison llegó a Uruguay tras un pasaje por Hispano Americano de Argentina: “Queremos ganar el campeonato y estamos dando los pasos correctos para eso. Nuestro primer objetivo era terminar en el top 6 y lo logramos. Ahora tenemos que mejorar para llegar en nuestra mejor versión a los playoffs. Tenemos un parate de dos semanas y vamos a aprovecharlo para entrenar y mejorar”. 

Las vueltas de la vida esconden destinos inexplicables. Morrison fue una estrella universitaria en la división Summit de la NCAA jugando para las Águilas Doradas de la Oral Roberts University. 

En 2010, 2011 y 2012 fue elegido en el quinteto ideal de la Summit League y en su último año, el senior, fue elegido como el mejor jugador de toda esa liga.

Contra Atenas

Consultado por cuál fue la distinción más especial que recibió dice: “Creo que a nivel personal es haber hecho anotado más de 2.000 puntos en la universidad, que es mucho. Cuando llegué a la Oral Roberts todos me hablaban de Caleb Green que llegó a anotar casi 3.000 puntos y que aún juega en Corea del Sur y eso me hizo trabajar duro”.

"En ofensiva es nuestro goleador; me gusta jugar con un 3  grande que juegue en el poste y que defienda y ayude en el rebote", Leonardo Zylbersztein, entrenador de Nacional

Morrison se fue como el quinto mejor anotador histórico de la universidad con 2.080 puntos en 129 partidos jugados, 128 de ellos como starter (titular). Un promedio de 16,1 tantos por juego. 

“Cuando tenía 18 años, quería ser un gran jugador, un all-american, fui bendecido por lograr las cosas que alcancé como los 2.000 puntos. Lo único que no pude lograr fue ganar el torneo, pero fue una etapa hermosa de mi vida”, recuerda. 

“A nivel colectivo una vez solo perdimos un partido de temporada regular que es un récord para la Universidad”, agrega. Se refiere a su primer año, 2008-2009, donde el equipo ganó 27 partidos y solo perdió uno. En esa temporada fue elegido en el mejor quinteto de los debutantes (newcomers).  

Morrison nació en Kansas City, en el estado de Misuri. “Es una hermosa ciudad”, dice e inmediatamente la asocia con sus logros deportivos: “Los Kansas Chiefs acaban de ganar el Super Bowl y los Kansas City Royals ganaron la Serie Mundial de 2015 en béisbol lo cual es fantástico”. Al fútbol americano, que le encanta mirar, jugó en las calles junto a sus primos, pero nunca organizadamente. Un poco más jugó al béisbol, pero desde los 4 años juega al básquetbol y es su pasión: "Me encanta mirar todo tipo de partidos, estudiarlos, me apasiona", dice. 

No se considera un talento nacido en el básquetbol callejero: “Yo jugaba en los parques con mis primos. Con 13 años jugábamos contra tipos de 30. Me dio mucha fortaleza mental jugar contra gente más grande que te fauleaban y te insultaban. Me hizo fuerte y competitivo. Ahí construí mi odio a la derrota: amo ganar”. 

Tras cerrar su brillante etapa universitaria hizo la pretemporada con los New Orleans Hornets en 2012. Llegó a tocar con las manos su sueño de ser un jugador NBA. 

Las palabras que le dedicó Roger Mason, el veterano de aquel grupo con 32 años, las lleva guardadas en un cofre sagrado: “Vas a jugar mucho tiempo por tu forma de lanzar, solo sigue trabajando”. 

“Era el año rookie (novato) de Anthony Davis, lo vi en persona dando sus primeros pasos y ahora es uno de los cinco mejores jugadores de la NBA. Compartí piso con Austin Rivers, Ryan Anderson, Darius Miller”. El periodista le recuerda al venezolano Greivis Vásquez: “Cierto, qué bueno que lo recuerdes, una leyenda de Venezuela”. 

LeBron James y Anthony Davis

Los Hornets no lo contrataron y Morrison fue a jugar a la Liga de Desarrollo de la NBA en Iow Energy donde solo duró 12 partidos: “Tal vez no lo valoré por el hecho de no haber quedado en la NBA. Era joven y lo quería todo rápido. Venía de una etapa exitosa y quería seguir teniendo el mismo éxito. Me enseñó a ser humilde y a apreciar la vida”, confiesa. 

Así empezó su recorrido por el mundo. Pasó por Grecia, Luxemburgo, Bélgica y Turquía antes de volver a cruzar el Atlántico para jugar en Sudamérica. 

Contra Olimpia

“Turquía fue el mejor lugar para vivir y para jugar. Una liga muy fuerte donde en cada partido te enfrentabas a exjugadores NBA o jugadores de Euroliga”. Así recuerda haber enfrentado al ex Los Angeles Lakers Eric Clark o al actual jugador de Sacramento Kings, el serbio Bogdan Bogdanovic, como de los grandes fenómenos con los que le tocó estar enfrente.   

Ahora comparte plantel con un campeón mundial: Carlos Cabezas: "He jugado contra exjugadores de la NBA en Turquía. Cada partido contra ellos o jugadores de Euroliga. Siempre es un placer jugar con basquetbolistas de esa magnitud. 

Además de gritarle “vamo’ arriba Nacional” los hinchas también suelen decirle que es “rasta” por su pelo. Pero Morrison aclara que lo que usa son “dreadlocks”. “Hace 12 años me dejé crecer el pelo en mi primer año de Universidad. No significa nada para mí, pero si me lo cortó va a ser como cortar una parte de mí porque ya lo llevo hace mucho tiempo. Cuando camino en Sudamérica me pasan gritando ‘rasta’, ‘rasta’, pero hay un concepto errado. Estas no son rastas, son dreadlocks. Es diferente, otro estilo de vida, no me dejé el pelo largo por Bob Marley. Me lo dejé largo porque mi padre lo usa así y mi primo también. Nunca quise ser como Bob. Me gusta como queda, es eso”.

Morrison escucha rap. Lil Baby, Moneybag Yo y BabyFace Ray, entre otros. De cumbia y asado nada: “Me gusta el pollo y el pescado”, dice con una sonrisa.  

Las cifras

18,6 puntos promedia Morrison en Nacional además de 5,5 en rebotes siendo alero. Su récord personal fue contra Malvín, 39, superando los 38 que supo hacer a nivel liceal en Raytown High School, en Kansas.  En la universidad su récord fue de 44. Con 409 puntos es el sexto mejor anotador de la Liga Uruguaya. 
68 puntos son los que anotó en la Liga Sudamericana 2019 donde Nacional fue el único equipo uruguayo en avanzar a semifinales. Fue el goleador del equipo junto con Marcel Souberbielle, ambos con un promedio de 11,3. 

* Nacional se clasificó cuarto a la Liguilla tras una campaña de 15 triunfos y 9 derrotas

* La Liga entra en un parate de dos semanas y el tricolor volverá a jugar el 28 de febrero

* Antwan Space sigue siendo parte del plantel y no fue cortado

* El español Carlos Cabezas se practicará en los próximos días una resonancia magnética en la rodilla para evaluar su molestia en esa zona, Contra Biguá solo jugó 7 minutos pero luego sumó más de 20’ ante Sayago y Trouville. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...