Cargando...
Luis Suárez y Federico Valverde celebran el 2-0 de Uruguay ante Chile

Selección > EL ANÁLISIS

El escape perfecto de Uruguay ante Chile: Diego Alonso le sacó la tapa a los sueños y hace volar la imaginación

Uruguay venció a Chile, terminó tercero en las Eliminatorias e irá a Catar 2022 dispuesto a todo

Tiempo de lectura: -'

30 de marzo de 2022 a las 00:23

La expresión contenida de la selección uruguaya encontró en el cierre de las Eliminatorias el escape perfecto, y permitió redescubrir en el combinado facetas anímicas y futbolísticas que llevaron a los celestes a cerrar de manera ideal su recorrido por Conmebol hacia el Mundial de Catar 2022.

Desde las estadísticas (los 12 puntos en 12 de Diego Alonso con 100% de efectividad, ganar en Chile por Eliminatorias después de 21 años, recibir un gol en contra en cuatro partidos y el debut de seis jugadores en cuatro encuentros) hasta en la expresión futbolística, con Federico Valverde brillante, Sergio Rochet seguro y Luis Suárez implacable en la red, Uruguay construyó desde que asumió el nuevo entrenador una versión a la altura de las mejores demostraciones.

Los goles de Luis Suárez

En una movida estratégica de Ignacio Alonso, presidente de la AUF, y la ejecución del entrenador Diego Alonso, Uruguay protagonizó en los tres primeros meses del año el escape perfecto, le quitó la tapa a los sueños y dejó volar la imaginación de quienes juegan dentro del campo y de un pueblo que con angustia observaba cómo se apagaba la celeste.

El triunfo 2-0 ante Chile dice por el resultado, pero más por su contenido, en el que Uruguay hizo del golero Brayan Cortés figura del partido y quien evitó que los celestes establecieran una diferencia mayor.

Este martes en Santiago, Uruguay jugó un partido en el que reafirmó sus fortalezas en todos los niveles, desde el arco al ataque, y rindió un nuevo homenaje al puente de generaciones que termina de construir entre los históricos futbolistas y los nuevos que asoman con una calidad superlativa.

Definitivamente Valverde se transformó en el líder futbolístico de la nueva generación. Bentancur en su socio perfecto para estos emprendimientos. Los dos, cada uno con sus formas, sembraron en el mediocampo todo lo que necesita un equipo. Construyeron fútbol y le dieron a Uruguay una serie de alternativas que le permitieron estar tan despegado de Chile, que los trasandinos, más allá de que ganó Perú (y con ese resultado perdían toda chance de ir al repechaje), se resignaron frente a la avasallante propuesta de los celestes.

El volante de Real Madrid confirmó la madurez futbolística que recorre y la influencia con su juego en la propuesta del planteamiento de Diego Alonso. Fue el líder con la pelota, lanzando con precisión, y rematando desde afuera del área.

Y como siempre, estaba la bestia Luis Suárez, que comenzó desde el banco porque Alonso le dio la titularidad a Edinson Cavani. Una lesión del jugador de Manchester United abrió las puertas para que el Pistolero hiciera de las suyas y como una fiera enjaulada saltar al campo a buscar el gol que lo dejara líder en la tabla histórica de las Eliminatorias de Conmebol.

Chile cayó otra vez y se quedó sin Mundial por segunda edición consecutiva, pero dio pelea. Una pelea tan desigual frente a un rival del calibre de los celestes, que terminó ensalzando las capacidad de los celestes y minimizando la de los chilenos.

Diego Alonso

Diego Alonso confirmó en cuatro partidos su capacidad para liderar a una generación histórica de Uruguay, por calidad futbolística y por respuestas anímicas que potencian lo primero y dan un brillo único a esta selección que avanzan en un nivel superlativo.

En el campo de juego Uruguay plasmó una expresión futbolística que invita a soñar en el Mundial de noviembre-diciembre, lugar al que la selección vuelve por cuarta vez consecutiva, con una madurez futbolística e intelectual por el legado que dejó Tabárez y los nuevos niveles de fútbol que incorporó Alonso, para que la selección vuele, libre y soñadora, en busca de un cierre de año a la altura de lo que todos los uruguayos esperan cada vez que un combinado celeste disputa un Mundial.

Sin tapa ni techo, encomendado a Valverde y Bentancur, y aprovechando los últimos destellos de Suárez, Uruguay vuela alto y la imaginación no tiene límites, cuando desde el corazón de un equipo saca a borbotones fútbol y una fortaleza emocional que hacen de ese combo una topadora.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...