Fútbol > PEÑAROL

El espíritu de supervivencia de Diego López

Diego López sacó un triunfo que le permitió extender su tiempo al frente del equipo

Tiempo de lectura: -'

21 de octubre de 2019 a las 05:03

Por estas horas no es sencillo estar en la piel de Diego López. El técnico de Peñarol está siendo sometido a un verdadero curso de supervicencia. Hay datos de la realidad. Como que López pasó de ser el entrenador ideal, al cual los dirigentes de Peñarol le querían extender el contrato hasta 2020, a ser juzgado en el partido a partido.

La realidad marca que por estos tiempos López sale a la cancha con la cuerda en el cuello. Con la sensación de que, del resultado, depende su continuidad.

El entrenador llegó al Campeón del Siglo para enfrentar a Boston River con la presión del empate sufrido ante Racing, entre semana, en Las Piedras.

Aquel resultado, contra el equipo de Sayago jugando con un jugador menos, volvió a dejar secuelas en el conjunto aurinegro.

La proximidad del encuentro contra Boston River no dio tiempo para que la directiva se pudiera reunir para analizar el rendimiento del equipo.

A la salida del juego contra Racing el silencio gobernó la escena en filas mirasoles.
López no habló en caliente a la salida de Las Piedras. Se tomó su tiempo. En el viaje a Los Aromos, donde se convocó a los medios, le sirvió para pensar y analizar.

Una declaración que no fuera acorde con el trámite del juego podía llegar a ser tomada por los dirigentes como elemento para tomar medidas. 
Lo cierto es que, declaraciones al margen, el entrenador tomó medidas de un partido a otro.
Apeló a cambios. Modificó la defensa para jugar contra Boston River provocando el retorno de Abascal, además de incluir a Giovanni González tras su paso por la selección nacional.

Y así salió el carbonero a su estadio Campeón del Siglo. 
López llegó al banco de suplentes sabiendo que los dirigentes habían llamado a Diego Alonso para preguntarle si estaría dispuesto a asumir la conducción del equipo.

Las versiones de prensa que apuntaron a otros técnicos se multiplicaron. El argentino Ariel Holan y del medio local sonó fuerte el nombre de Mario Saralegui. Si no los escuchó, seguro se lo hicieron saber al conductor mirasol. 

Lo cierto es que López afrontó el partido en medio de un mar revuelto. Sabía que el único resultado con el que salvaba su continuidad era la victoria.
Peñarol volvió a padecer problemas. Le costó una enormidad vencer a un Boston River que está en zona de descenso. 

En el primer tiempo apenas generó una chance de gol. En el segundo ocurrió otro tanto hasta que el Cebolla Rodríguez encontró una pelota perdida y la colgó del ángulo para dar un poco de alivio.

¿Qué ganó López con el triunfo de su equipo ante Boston River? Tiempo. Porque de eso parece que se trata de ahora en más esta historia. Mientras gane, extenderá su tiempo al frente del equipo, lo que redunda en seguir trabajando en procura de revertir la imagen que deja en cancha.

El viernes Peñarol va a Jardines. Es cierto que enfrentará a un Danubio en baja, como nunca en sus últimos tiempos, pero si el carbonero pierde, ¿qué pasa?El problema volverá a estar nuevamente sobre la mesa de directiva. 
Así juega el Peñarol de López. Al día. Brindando pruebas de supervivencia. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...