Cargando...

Mundo > ESTE DOMINGO

Elecciones en Colombia determinarán una nueva etapa para el país

Si Iván Duque es elegido presidente de Colombia este domingo, el acuerdo de paz con la guerrilla por el que bregó Juan Manuel Santos será revisado, ¿en qué quedará?

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2018 a las 05:00

Por Fabiana Culshaw *

Cantará y bailará en la madrugada del lunes 18 de junio cuando se sepa ganador. Después de todo viene del rock y ya ha demostrado su afición a la trova en otras celebraciones, aunque nada se compara con esta ocasión: ganar la Presidencia de la República.

Seguramente así lo hará Iván Duque de resultar electo mandatario de Colombia por sobre su oponente izquierdista Gustavo Petro. Las encuestas dicen que solo un milagro podría hacer que esa proyección se revirtiera (aunque todo es posible en arenas políticas).

Iván Duque y su partido Centro Democrático –liderado por el expresidente Álvaro Uribe– apuestan por “vencer la amenaza de la izquierda”, por el fortalecimiento del sistema económico de Colombia, por la diversificación de los socios comerciales y de la oferta exportable del país, por el impulso de la ingeniería nacional y la transformación modernizadora de la agroindustria. Y también plantean la revisión del acuerdo de paz logrado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla colombiana.

Lo cierto es que el Nobel de la Paz que se le otorgó al presidente Santos por ese acuerdo no le alcanzará para evitar que el gobierno de Iván Duque ponga en tela de juicio algunas de sus premisas y compromisos. Así lo ha anunciado el propio Duque durante su campaña.

Cuestión de paz

Ya en el plebiscito sobre los acuerdos de paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) del año 2016, Álvaro Uribe e Iván Duque emprendieron una compaña en su contra. Con la convicción de que “con los criminales no se negocia”, se mostraron cerrados ante cualquier diálogo nacional en ese sentido.

Actualmente, el uribismo tampoco está de acuerdo con la justicia transicional a través de la cual los exguerrilleros que confiesen sus delitos ante la Justicia y colaboren en esclarecer los crímenes durante la lucha armada o adelanten reparación a las víctimas puedan ser exonerados de la pena de cárcel. Esto fue establecido en los acuerdos que firmó Santos.

Con relación al Ejército de Liberación Nacional (ELN), Duque comentó en el pasado mes de marzo: “Se podría hablar de una reducción de penas, pero no de la ausencia de las mismas. Eso es lo que necesitamos, no el tire y afloje permanente en el que ellos quieren seguir sometiendo al país”.

El uribismo también discrepa con que el gobierno de Santos haya concedido escaños a los integrantes de las FARC (cinco en el Senado y cinco en la Cámara de Diputados) como parte de los acuerdos. “No creo que el gobierno de Iván Duque tire para atrás todo el acuerdo de paz, pero sí procurará que la Justicia sea más severa y que al menos algunos líderes de la guerrilla paguen sus crímenes con cárcel”, opinó para El Observador Mauro Casa, politólogo, profesor e investigador sobre América Latina de la Universidad de la República de Uruguay.

A su entender, a Duque no le será fácil cambiar las condiciones del acuerdo de paz porque se decretaron leyes en el Parlamento colombiano que le dieron validez al documento e incluso lo “blindaron” bastante con solidez jurídica. De todas formas, el tema levantará polémica y podría generar ciertos retrocesos a lo logrado por Santos.

“También se prevé la reacción de parte de la sociedad y de los partidos políticos que están a favor de dicho acuerdo, que son todos menos el uribismo. Hasta hace algunos años la sociedad colombiana estaba poco integrada, pero ahora tiene voz y está en la calle”, observó Casa.
Lo cierto es que el problema está planteado, aun antes de conocerse los resultados electorales del próximo domingo.

Uno y otro

No será fácil gobernar en la tierra del café, de las rosas, de la guerrilla, de Pablo Escobar, de Botero, de García Márquez, de Shakira, de los vallenatos y hasta de la industria de la moda. Así de variopinta y prolífera es esta controversial Colombia, a la que últimamente se le ha agregado la problemática de la migración venezolana, sobre todo en las ciudades y pueblos de frontera.

En ese marco, los electores se encuentran frente a dos proyectos antagónicos de país, definidos por Iván Duque por un lado y Gustavo Petro por otro.

Duque es abogado y fue senador de Colombia. También fue gobernador del departamento de Antioquia y ministro de Minas y Energía. Se desempeñó como asesor internacional de Álvaro Uribe y representante de Colombia ante el BID. Como senador fue autor de cuatro leyes de la República sobre mejoras en las áreas de salud, laboral, educación y cultura.

Su compañera de fórmula es Marta Lucía Ramírez, senadora y exministra de Defensa de Colombia (primera y única mujer en ocupar ese cargo en Colombia), con quien Duque ganó la primera vuelta presidencial del pasado 27 de mayo con 39% de los votos; la votación más alta en la historia de una primera vuelta presidencial en su país.

La dupla plantea “combatir la miseria que trae el socialismo del siglo XXI”, fortalecer la seguridad, reforzar las relaciones con el sector privado, crear un Fondo Nacional para el Desarrollo de la Economía Naranja (aquella que involucra a la industria creativa y cultural), profundizar los mercados de capitales, impulsar la tecnología y la innovación.

Analistas han señalado que estos enunciados resultan sólidos, pero que la candidatura arrastra la sombra del lado oscuro del uribismo (asociado a la intransigencia y con un historial de acusaciones de haber organizado grupos paramilitares de gatillo fácil, entre otros crímenes contra los derechos humanos durante el combate a las guerrillas).

Del otro lado del mostrador está Gustavo Petro, el candidato presidencial del Movimiento Colombia Humana, con su compañera de fórmula Ángela Robledo, representante en la Cámara por Bogotá del Partido Verde (quien en dos ocasiones fue elegida la mejor congresista mujer del país).

Petro es economista y ocupó diversos cargos públicos, entre ellos senador por el Polo Democrático Alternativo y alcalde Mayor de Bogotá. En sus inicios formó parte del grupo guerrillero M-19.

En su haber, Petro denunció casos que relacionaban a algunos políticos (incluyendo a Álvaro Uribe) con grupos paramilitares, lo que destapó el escándalo de lo que se dio en llamar “la parapolítica”.

Las propuestas destacadas de Petro tienen que ver con la prohibición del porte de armas de fuego, la política pública de ampliación de agua potable, la creación de comedores comunitarios, el desarrollo de la salud pública en relación con los indigentes, los subsidios a los necesitados, la educación gratuita, la igualdad de la mujer, el Centro de Ciudadanía Lgbti (lesbianas, gays, transexuales e intersexuales).

De ganar la Presidencia de Colombia, anunció que se enfocará en tres bloques temáticos: superar la segregación y la discriminación, fortalecer lo público y enfrentar el cambio climático.

“Petro carga con la etiqueta del castro-chavismo. Si ganara estas elecciones, se presentarían dificultades en términos de gobernabilidad. Habría conflicto de intereses, por ejemplo, con el Poder Legislativo y el Judicial, que están en manos conservadoras. A Petro le resultaría difícil avanzar con reformas sociales de izquierda”, proyectó Casa.

También se prevé que podría darse cierta fuga de capitales durante su mandato. Por otro lado, los colombianos tendrían asegurados los acuerdos de paz, ya que Petro fue un gran defender de estos.
Según Casa, la probable victoria de Iván Duque también sería preocupante, porque significaría el retorno del uribismo al gobierno. “Se corre el riesgo de una posible vuelta a tiempos de intolerancia y autoritarismo”, arriesgó el analista.

Otro escenario posible es que Iván Duque, una vez en el poder, modere la posición más extrema de su partido. En todo caso, las cartas están echadas.


Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...